Mi?rcoles, 03 de septiembre de 2008

CERCANA A LOS OJOS
Pier Paolo Pasolini


Cercana a los ojos y a los cabellos sueltos
sobre la frente, tú, pequeña luz,
absorta enrojeces mis papeles.
De adolescente ardía hasta el anochecer
junto a tu demacrada claridad, y eran extraños
los rumores del viento y el canto de los grillos solitarios.
Entonces en las estancias sin memoria
dormían los parientes, y mi hermano,
tras un delgado muro, estaba inmóvil.
Ahora tú, luz rojiza, no nos dices en dónde está
y, sin embargo, iluminas y suspira
el grillo en los campos desiertos;
mi madre se peina ante el espejo,
con un gesto tan antiguo como tu luz,
y piensa en aquel hijo ya sin vida.


Pier Paolo Pasolini

Pier Paolo Pasolini (Bolonia, 5 de marzo de 1922 - Ostia, 2 de noviembre de 1975) es un escritor, poeta y director de cine italiano Pasolini nació en Bolonia, ciudad de tradición
política izquierdista.

Era hijo de un soldado que se hizo famoso por salvar la vida de Benito Mussolini. Pasolini empezó a escribir poemas a los siete años de edad y publicó por primera vez a los 19 mientras se encontraba estudiando en la Universidad de Bolonia. Fue reclutado durante la Segunda Guerra Mundial; capturado por alemanes, logró escapar. Luego de la guerra, se unió al Partido Comunista Italiano en Ferrara pero se fue dos años después .

Obra literaria
En 1957 publica los poemas de "Le ceneri di Gramsci" (Las cenizas de Gramsci) y al año siguiente "L'usignolo della Chiesa cattolica" (El ruiseñor de la Iglesia católica). En 1960 publica los ensayos "Passione e ideologia", y en 1961 otro libro de versos, "La religione del mio tempo".
Se destacan los ensayos Sobre la poesía dialectal (1947) y La poesía popular
italiana (1960); las antologías Poesía dialectal del siglo XX (1955) y Antología
de la poesía popular (1955); sus obras poéticas La mejor juventud (1954), Las
cenizas de Gramsci (1957), La religión de mi tiempo (1961) y Poesía en forma de
rosa (1961-1964); sus novelas Muchachos de la calle (1955), Una vida violenta
(1959) y Mujeres de Roma (1960), y los dramas Orgía (1969) y Calderón (1973).
Su obra poética, igual que su obra ensayística y periodística, polemiza con el
marxismo oficial y el catolicismo, a los que llamaba "las dos iglesias" y les
reprochaba no entender la cultura de sus propias bases proletarias y campesinas.
Juzgaba asimismo que el sistema cultural dominante, sobre todo a través de la
televisión, creaba un modelo unificador que destruía las culturas nacionales.

Obra cinematográfica
Como director (se inició en 1961) ha creado una suerte de segundo Neorrealismo, explorando los aspectos de la vida cotidiana, en un tono cercano al de la commedia dell'arte, centrando su mirada en los personajes marginales, la delincuencia y la pobreza que arrastra Italia desde la posguerra, y estableciendo un estilo narrativo y visual en el que priman el patetismo y la ironia sobre el humor grueso y a veces sórdido de sus historias.
Debuta en 1961 con una película en clave neorrelista pero que abarca mucho más y
sorprende a la crítica: Accattone, en la que inicia su relación personal y
profesional con uno de sus actores fetiche (Franco Citti).
Su segunda película, Mamma Roma (1962), es una obra ya plenamente neorrealista que se convierte casi desde su estreno en una de las cumbres del cine italiano de los 60, y que cuenta con una de las interpretaciones más aplaudidas de la memorable actriz Anna
Magnani. Con El Evangelio según San Mateo (1964), Pasolini rompe con su
trayectoria anterior, aunque no traiciona sus obsesiones personales ni las
constantes de su cine, al presentar el pasaje bíblico en una lectura marxista
(consecuentemente con su ideología de izquierda), y lo chocante es que el propio
Vaticano en el año 1999 declarará ésta como una de las mejores películas del
siglo XX en su retrato de las escrituras y de la figura de Jesús. Pajaritos y
pajarracos (1966), es una de sus mejores obras (pese a las ya magníficas dos
anteriores). Parábola política y humanística, inmortalizó al entrañable actor
cómico Totó en una inolvidable creación, y es un film donde la música se hace
protagonista de un modo único. Edipo Rey (1967), fue la primera cinta con guión
ajeno, la famosa obra teatral de Sófocles, llevada al cine ese mismo año en una
versión inglesa de menor repercusión comercial que ésta, que contaba entre su
reparto con la maravillosa Silvana Mangano y uno de los actores favoritos del
director, Laurent Terzieff. Teorema, estrenada en 1968, supone la consagración
internacional de Pasolini, dotándole de un prestigio que incluso atrapó al
público mayoritario. En ésta, sobresalen los trabajos de Terence Stamp y Laura
Betti enmarcados ambos en una atmósfera sórdido-sensual que levantó algunas
ampollas an su tiempo. Pocilga (1969), fue una de sus obras más crudas y
realistas, de enorme polémica en su momento, se la consideró degradante,
provocadora y obscena, lo que no evitó bastante éxito en los cines europeos.
Medea (1970), con la diva Maria Callas entre el reparto, supone su segunda y
mejor actualización-revisión-adaptación de una obra teatral de la Grecia clásica
-de nuevo de Eurípides-. Los años 70 se inician con la llamada Trilogía de la
vida (integrada por El Decamerón, 1971; Los Cuentos de Canterbury, 1972; y Las
mil y una noches, 1974). Pasaron por los festivales de cine de Cannes, Berlín o
Venecia con éxito crítico-comercial y definieron la deriva del último Pasolini
hacia propuestas más libres y menos narcisitas (pese a que esta trilogía enseña
prácticamente lo contrario de cara al espectador).
En 1971 aparece un curioso film con el título de "Los cuentos de Pasolini", dirigida por Sergio Citti, que aprovecha el tirón comercial del italiano y de Ninetto Davoli (su otro actor fetiche) de cara a la taquilla. Un poco antes, en 1970, habia aparecido otro
film que "copiaba" el estilo pasoliniano y  a alguno de sus actores:
"Ostia".
La carrera del cineasta se trunca cuando, en 1975, se estrena en los cines un film que convulsiona a toda la sociedad italiana y hace que el autor sea objeto de multitud de amenazas de muerte y presiones incluso políticas: Salò o los 120 días de Sodoma, en la que Pier Paolo adopta un tono autocrítico hacia algunos pasajes de su obra anterior y en la que adapta al Marqués de Sade con toda crudeza y con la mayor libertad con la que un creador se haya dotado a sí mismo nunca, desdibujando los límites convencionales y cinematográficos que encierran el erotismo, pornografía, expresión, sadismo, provocación y degradación humanas.
No apta para todos los estómagos, la cinta hipnotiza a cualquier cinéfilo avezado y sin prejuicios, que entienda realmente el universo
de Pasolini y los contornos (o aristas) de su lenguaje, y la película rebosa
calidad artística.


Tags: Pier Paolo Pasolini

Publicado por carmenlobo @ 10:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios