S?bado, 28 de julio de 2007
La sand?a
Manuel Vicent
El pais 15/07/2007


Vota Resultado 2 votos
Cuando un grupo de amigos decide ir de excursi?n a pie, con las viandas a cuestas, a la famosa fuente de la teja, antes de partir, siempre hay uno que formula la gran pregunta: ? quien llevar? la sand?a? Unos y otros tratan de escurrir el bulto. Al final, el jefe mira al grandull?n, el m?s ingenuo de la pandilla, y antes de que este abra la boca, sin esperar consenso alguno, se ve con la sand?a en brazos, monte arriba. Cualquiera que haya probado a cargar con una sand?a sabe que no es una tarea f?cil. Para empezar el encargado de comprarla siempre se decide por la m?s gorda, la de 20 kilos, como en este caso. Hay que imaginar al grandull?n caminando abrazado a ella durante el primer tramo del camino. Al poco rato comprueba que la sand?a , cuya piel es muy resbaladiza, comienza a escurr?rsele por la tripa. El hombre la cambia de posici?n: primero la coloca sobre el hombro derecho y despu?s sobre el izquierdo. El volumen de la sand?a le obliga a caminar con la cabeza torcida y cuando ya tiene ambas clav?culas machacadas vuelve a bajarla hasta la barriga. La fuente de la teja est? muy lejos todav?a. Mientras lleva la sand?a en brazos, los amigos caminan pastue?os realizando escarceos con las compa?eras en su presencia, pero ?l tiene la manos ocupadas y no puede participar de la fiesta, cosa que le genera un cabreo sordo por dentro. El d?a en que Aznar tuvo que nombrar a su sucesor, se?al? con el dedo a Rajoy y le dijo: tu llevar?s la sand?a. A continuaci?n le dio una palmada en la espalda para animar a este grandull?n y todo hac?a suponer que la excursi?n ser?a placentera, pero se cruz? un mal fario y el camino se puso muy cuesta arriba. Desde entonces Rajoy lleva la sand?a en brazos sin saber qu? hacer con ella. La aprieta contra el pecho, la carga en el hombro derecho, la pasa al izquierdo, la vuelve a abrazar, siempre sudado, indeciso y cada d?a m?s cabreado. La gente del com?n, incluso en la propia derecha, cruza apuestas sobre tres salidas: si Rajoy conseguir? llevar la sand?a hasta la fuente de la teja; si en este camino tan abrupto le caer? al suelo y se le partir? en dos; o si, finalmente , cansado de cargar con ese peso muerto, un d?a lo soltar? en plena cuesta y echar? a correr hasta perderse monte abajo. En el debate del Estado de la Naci?n se vio que Rajoy ya no pod?a con la sand?a de Aznar. Y aunque en lo alto de la tribuna para consolarse exclamaba: oigan, esta es de las que no tienen pepitas y la palmeaba para demostrar que estaba madura, el sonido a hueco retumbaba por todo el hemiciclo.


Publicado por carmenlobo @ 10:26  | Vincent, Manuel
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por [email protected]
Domingo, 13 de febrero de 2011 | 13:46

Habiendo vislumbado la Fuente de la Teja, y ante tamaño esfuerzo, Rajoy ha atado la sandia con una soga y se la ha colgado al cuello.¿Conseguirá llegar a la Teja sin romperse el cuello?