S?bado, 13 de enero de 2007

Juan Jose Millas
EL PA?S 05-01-2007

Sadam Husein fue ejecutado mientras George Bush dorm?a, de modo que el cuerpo del s?trapa (todos sus esf?nteres a punto de reventar) cay? dentro del sue?o del presidente de EE UU con la violencia de un cad?ver arrojado desde el s?ptimo piso. Cuando Bush despert? ten?a en la conciencia un despojo largamente anhelado, lo que quiz? le produjo la deflaci?n caracter?stica del apetito satisfecho, o quiz? no, nunca se sabe. El asesino muri? en la horca, un artefacto mec?nico de dos pisos que evocan la divisi?n entre el mundo consciente e inconsciente. Cuando se abre la trampilla, el reo se precipita con todas sus v?sceras al caj?n del subconsciente, donde, ya muerto, se mea, se caga y, seg?n algunos, eyacula.

No queremos ni imaginarnos c?mo estar? el subconsciente de Bush estos d?as de enero. Tanta pasi?n puesta en la llegada de ese instante para que al final d? la impresi?n de que el malo era ?l. No ser?a raro que al contemplar el v?deo se haya visto a s? mismo colgando de la soga. ?Pero por qu? no le quitaron el abrigo sabiendo que tengo uno parecido? ?Y por qu? esa insistencia de la prensa libre en recordar que los cr?menes por los que hemos acabado con ?l son calderilla comparados con los que cometi? cuando ?ramos sus c?mplices? ?Las mentiras masivas, los soldados rotos, los civiles muertos, torturados o troceados s?lo han servido para que todo se resuelva en un ruido de v?rtebras quebradas que en los primeros instantes ni siquiera sab?a si eran las suyas o las m?as? ?Qui?n grab? esas im?genes tremendas? ?Qui?n orden? su difusi?n?

?Y por qu? los servicios secretos no nos advirtieron de que al borde mismo de la muerte podr?a actuar como un personaje de John Wayne, exigiendo a sus verdugos que se portaran como hombres? ?Pero qui?n era aqu? el vaquero aguerrido, el sheriff justiciero, la pistola m?s r?pida del Oeste? Laura todav?a asegura que yo, pero en voz baja, si he de decirlo todo. ?Por qu? le permitieron esa serenidad, esas ?ltimas frases? ?Por qu? no implor? clemencia ni gimote? como un marica, que era lo previsto en el gui?n que me pasaron a la firma? ?Qui?n da las ?rdenes aqu?, qui?n manda? ?Qui?n dirig?a esta pel?cula? ?O acaso no era una pel?cula?


Publicado por carmenlobo @ 10:26  | Millas, Juan Jose
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios