Martes, 24 de octubre de 2006

Rosa Solbes
EL PA?S 06-10-2006


Vivir de prestado es el signo de los tiempos, y por eso se endeudan las familias, las finanzas auton?micas (sobre todo las nuestras), las empresas privadas, las radio televisiones p?blicas y hasta los becarios precarios. Por eso el Ayuntamiento de Valencia, siempre atento a la ciudadan?a necesitada, promueve unas hipotecas que dan carta de naturaleza de ser humano a la gente joven: debo, luego existo, y cuanto m?s cr?dito me otorgan, m?s VIP me puedo considerar. O sea: mala barraca si no te entrampas por 40 o 50 a?os, ya que puede ser se?al tanto de ausencia de aspiraciones como de falta de fe en pod?rtelas permitir.


Hace mucho que se compra a plazos, pero es que ahora los hogares espa?oles son los m?s endeudados del continente, y subiendo. Desde luego, la parte del le?n se la lleva la compra de vivienda (ya explicaba aquel ex ministro que el disparatado precio de los pisos significaba que la econom?a iba de lo m?s boyante). En este cap?tulo todo son r?cords hist?ricos: en el ?ltimo a?o hemos obtenido 100.000 millones m?s en pr?stamos hipotecarios, alcanzando los 534.000. La Comisi?n Europea alerta del riesgo que implica que las mensualidades, entre devoluci?n e intereses, supongan la mitad de la renta familiar. Lo cierto es que arramblan con el sueldo entero de una persona, as? que no resulta extra?o que adem?s, muchas veces, haya que recurrir a los cr?ditos personales para sobrevivir o para alg?n que otro capricho o imprevisto. Pero tranquis, que todo tiene arreglo.


Consultando los ?ndices Euribor en Internet, ya con telescopio de lo mucho que suben, r?pidamente nos asaltan anuncios relacionados: unos instan a "refinanciar y ahorrar ya", o a consolidar, unificar y agrupar deudas. Otros, muy "cucos" ofrecen dinero express, hasta 5.000 o 6.000 euros (directo, confidencial, mediando pocas preguntas). Estas tentaciones se intensifican en fechas se?aladas por el aumento de las "necesidades" de liquidez como son la cercan?a del verano, el inicio de curso o las Navidades: p?danos dinero para lo que quiera usted gastar. Lo que no dicen los reclamos es lo caro que nos va a costar ese cambio de coche, o esa transformaci?n en una horrible "chica de moda". Y no duden que lo pagaremos con creces. No s?lo a los siniestros prestamistas como de cine negro, sino tambi?n a la aparentemente seria banca tradicional, e incluso a los hipermercados. Porque esto de "sacar de apurillos" parece ser un fil?n, aunque una dir?a que se parece bastante a la usura (?o c?mo llamar a un negocio que obtiene el 20% de intereses?)


Este oto?o los prestadores se ponen las botas con los y las inmigrantes que tras la regularizaci?n pueden visitar sus pa?ses despu?s de muchos a?os. Estas personas aspiran a llegar con las manos cargadas de euros y de regalos, con la ilusi?n de compensar el quebranto a sus familias "abandonadas". Y necesitan comprar unos billetes de avi?n cuyos precios, por cierto, tambi?n parecen bastante abusivos. As? que solicitan este tipo de cr?ditos r?pidos que luego estar?n devolviendo durante a?os: otro ara?azo a sus menguados salarios.


Hace unos d?as nos enter?bamos de que una familia de Barcelona ha logrado ser declarada "en quiebra" y ha podido suspender algunos pagos, como si fuera Terra M?tica. Se ve que ha sido un procedimiento largo, costoso e incierto, as? que debemos alegrarnos de que a alguien que se endeud? por una enfermedad no le hayan subastado la casa donde vive. Si no la justicia social (que evidentemente hab?a fallado) al menos ha prevalecido el sentido com?n que dice que de donde no hay, no se puede sacar.


Esto de los pasivos ha producido sesudos tratados y cap?tulos enteros del refranero. William Shakespeare sosten?a que "el que muere paga todas sus deudas", y creo que en cierto modo sigue siendo as?. Otro poeta recomendaba tener acreedores para que al menos alguien te recuerde cuando deudos y amigos te hayan olvidado. Y est? la escuela hedonista de pensamiento tipo abuelo calavera, de la que participan gobiernos y particulares. En castizo se resumir?a como "que me quiten lo bailao". Tambi?n hay un mutis muy valenciano que dice que el que venga detr?s, que arree.





Publicado por carmenlobo @ 10:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios