Domingo, 14 de mayo de 2006
El protagonismo de Tupac Amaru en la gesta por la emancipaci?n
Imagen
El Tribuno - Katia Gibaja - Salta, Argentina - (Posted on May-12-2006)

Aseguran que el ?ltimo inca inspir? el ideario de Belgrano y San Mart?n

Katia Gibaja corrige algunas fechas de la historia oficial, que ignora el proyecto de la "Gran Naci?n Americana". Seg?n su investigaci?n, Tupac Amaru estuvo en Argentina cuando se fortaleci? la lucha contra los realistas.

Para la investigadora Katia Gibaja (peruana de nacimiento y salte?a por adopci?n) Juan Bautista Condorcanqui Tupac Amaru fue mucho m?s que la figura elegida por Manuel Belgrano para el "Plan del Inca", un proyecto que impulsaba la restauraci?n de un descendiente de la casa de los Incas en el "trono de las Provincias Unidas de Sudam?rica". Un anhelo en el que tambi?n se hab?a embarcado Jos? de San Mart?n.

Para Gibaja, el ?ltimo inca vivo arribado a Buenos Aires casi por casualidad fue en realidad uno de los principales ide?logos del primer proyecto de integraci?n sudamericana surgido all? por el 1.800. Este episodio de nuestra historia, omitido casi por completo en los libros de texto estudiantiles, comenz? a salir a la luz no hace mucho gracias al trabajo de investigadores interesados en que se conozca la "verdadera identidad" de sudam?rica.

La historia de Juan Bautista Tupac Amaru es un rompecabezas que poco a poco fue tomando forma. Hab?a nacido en Tungasuca, provincia de Tinta (Cuzco) y era el hermano menor de Jos? Gabriel Condorcanqui Tupac Amaru, l?der de la mayor sublevaci?n indoamericana hasta su posterior asesinato.

"Su muerte fue muy cruel. Le arrancaron la lengua y despu?s lo descuartizaron y enviaron sus miembros a Surimana, Pampamarca, Cheqakupe y Tinta, para que todo el mundo aprendiera la lecci?n", cont? Gibaja.

Ese 4 de noviembre de 1781 toda la familia Tupac Amaru corri? la misma suerte, pero hubo alguien que se salv? de pura casualidad.

"Juan Bautista fue confundido con un reo com?n y se salv? del descuartizamiento. Fue apresado y encerrado en Cuzco; y el 22 de noviembre de 1783 fue enviado a un calabozo del Callao. De ah? fue embarcado rumbo a C?diz", prosigui? Gibaja.

Las pruebas de que el menor de los Tupac Amaru sali? vivo de Cuzco est?n en manos de Katia Gibaja, quien hace poco visit? el Museo Inka de la Universidad Nacional de San Antonio Abad de Cusco. All? encontr? actas donde figuran las listas de los reos deportados a Espa?a. Entre los nombres figura el de Juan Bautista y el de un t?o suyo de 125 a?os, que tambi?n hab?a sobrevivido a la matanza.

Gibaja es presidenta de la Fundaci?n Ecos de la Patria Grande y responsable del Centro de Informaci?n Andina del Museo de Arqueolog?a de Alta Monta?a.

Despu?s de pasar cuatro meses en condiciones infrahumanas en R?o de Janeiro, los prisioneros partieron rumbo a C?diz, donde desembarcaron en 1785. De all?, Tupac Amaru fue conducido al Castillo de San Sebasti?n, donde estuvo 3 a?os. Luego fue enviado a Ceuta (Africa), donde estuvo encerrado 35 a?os.

"En 1813 lleg? all? el padre Marcos Dur?n Martel, religioso agustino y revolucionario peruano, que lo ayud? a conseguir su libertad y lo embarc? rumbo a Buenos Aires", narra la investigadora.

Memorias olvidadas

En este punto, Gibaja corrige un dato clave acerca de la historia del ?ltimo Tupac Amaru. Mientras algunos libros fechan la llegada del inca a la Argentina en el a?o 1823, ella sostiene que el arribo se produje en realidad el mismo a?o de su liberaci?n: 1813. Su fuente: las propias memorias escritas por Tupac Amaru, un impunable que muy pocos pudieron consultar.

Los pocos libros que rescatan la figura del ?ltimo inca dicen simplemente que lleg? y que se dedic? a escribir su autobiograf?a, subsidiado por el Gobierno, pero no se menciona su participaci?n en el ideario revolucionario de la ?poca.

"Establecer como fecha de arribo a Buenos Aires el a?o 1823 lo deja afuera de hitos important?simos como el 9 de julio de 1816. Pero sabiendo que estuvo aqu? desde 1813, se aclaran muchas cosas", se?al? la licenciada en psicolog?a e investigadora.

"Aunque la historia oficial no lo mencione, probablemente Tupac Amaru, el inca que Belgrano quer?a en el trono de la Monarqu?a Sudamericana, fue uno de los principales ide?logos del proyecto libertario que se gest? en Argentina. El 8 de julio de 1816, en Tucum?n, Belgrano propuso su Plan Inca y sugiri? que la capital del reino deb?a ser el Cuzco", precis? Gibaja.

Sostuvo tambi?n que cuando Tupac Amaru lleg? a Buenos Aires conoci? en persona a Belgrano, San Mart?n e "incluso -arriesga- debi? conocer a G?emes". La amistad con los dos primeros no figura en los libros, pero s? est? documentada en las memorias que escribi? el inca bajo el t?tulo "Cuarenta a?os de cautiverio" (editada en 1824).

Seg?n Gibaja, la idea de Belgrano no prosper? no porque no tuviera consenso entre el grueso del pueblo y las tropas, sino porque "tuvimos hombres en nuestra historia que eran probrit?nicos, proitalianos, profranceses. Lo que menos quer?an era una monarqu?a inca. Es m?s, en muchas actas figura que a los morochos de esta tierra les llamaban despectivamente 'los chocolates'".

Un dato importante que habla de la fuerte influencia que debi? tener Tupac Amaru en el proyecto libertario es el hecho de que el acta redactada el 9 de julio de 1816 est? escrita en aimara, en quechua "y hasta en jerogl?ficos del Tiahuanaco".

Gibaja afirm? tambi?n que Mart?n Miguel de G?emes en el Norte argentino y Juana Azurduy de Padilla en Chuquisaca (Bolivia) "sab?an de la existencia del inca y apoyaban el proyecto de la integraci?n sudamericana bajo su potestad. En sus ej?rcitos, adem?s, hab?a muchos descendientes de familias cuzque?as que hab?an huido al Sur y que luego poblaron los Valles Calchaqu?es", precis?.

Al rescate de la identidad

Hoy se sabe feasientemente que Juan Bautista Condorcanqui Tupac Amaru, descendiente en s?ptima generaci?n de los reyes incas, muri? en Buenos Aires el 2 de setiembre de 1827, a los 88 a?os. Sus restos fueron encontrados hace unos meses en el cementerio de Recoleta. En las actas de entierro figura claramente su nombre.

La historia de este personaje incre?ble se va armando poco a poco, pero m?s all? del relato puntual de sus periplos, lo valioso es que su vida sirva "para probar que el proyecto de la unidad sudamericana estuvo presente ya desde nuestro pasado amerindio".

"Ese pensamiento que luego enarbolaron h?roes mestizos como San Mart?n y Bol?var es lo que ayudar? al pueblo a seguir adelante", expres? Gibaja. "Adem?s es importante saber que G?emes conoc?a perfectamente la identidad amerindia y que, bajo ?rdenes de San Mart?n, luch? por este movimiento de integraci?n nacido en el Cuzco".

"En estos tiempos que nos tocan vivir hay dos sucesos important?simos para la revisi?n de nuestra identidad. En el Norte, tres ni?os de Llullaillaco, de ascendencia inca del siglo XV, aparecen para mostrar qui?nes fueron realmente los famosos 'indios' (palabra globalizada por la colonia). Y en el coraz?n de Buenos Aires aparece un inca de s?ptima generaci?n que fue protagonista de nuestra emancipaci?n y nuestra historia", concluy? la investigadora.
Dos mensajes atrapados en el tiempo c?clico. Para reflexionar.




http://www.eltribunosalta.com.ar/edicion-salta/sup_agenda_cultural/20060501_101122.php

Publicado por carmenlobo @ 11:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios