Mi?rcoles, 29 de marzo de 2006

JUAN JOS? MILL?S
EL PA?S - ?ltima - 10-03-2006



Un chico y una chica, en la mesa de al lado, discut?an acaloradamente. ?l dec?a que la vida era una mierda y ella que no, que era un milagro. "T? mismo", a?ad?a, "eres la demostraci?n de ese milagro". "Y t?", respond?a ?l, "la de esa mierda". Al principio, pens? que eran hermanos. Quiz? hermanos de la misma madre y de distinto padre, pues en alg?n momento aludieron a los apellidos como una fuente de conflicto. Pero no: hab?an sido novios y ahora se repart?an el ajuar verbal acumulado a lo largo de los ?ltimos a?os. Yo estaba alternativamente de acuerdo con uno o con otro, pues ambos defend?an muy bien sus posiciones. A ratos, me daban ganas de decirles que los dos llevaban raz?n. No os pele?is, muchachos, las dos cosas son verdad y mentira a la vez. Intu? que a ella le habr?a gustado escuchar que eran verdad, y a ?l, que eran mentira.

Como si me hubieran o?do, empezaron a cambiar los papeles. La joven, con expresi?n de derrota, dijo: "Me rindo, la vida es una mierda, s?, y t? eres el ejemplo palpable". El chico recibi? sus palabras como un golpe en el h?gado. Perdi? el color, se qued? mudo, y enseguida implor?: "No digas eso, por favor; si t? dices eso, me hundo. Necesito que creas que la vida es un milagro. De hecho, lo es. No hay m?s que estar un rato contigo para darse cuenta. C?mo he podido ser tan burro. Rep?teme que la vida es un milagro, por favor, rep?temelo". La chica se resisti?, pero finalmente volvi? a sus posiciones iniciales, lo que permiti? al joven regresar poco a poco a las suyas. Estuvieron media hora cambiando de lugar.

De s?bito, ella abandon? la cuesti?n de la vida. Dijo que, ?ltimamente, en el coche, cuando quer?a girar a la derecha giraba a la izquierda. "Un d?a voy a tener un accidente", a?adi?. "Pues no conduzcas", respondi? ?l. "Lo har?a", replic? ella, "pero es que cuando no quiero conducir conduzco". El muchacho volvi? a quedarse p?lido. No soportaba ninguna debilidad en su novia. Las quer?a todas para ?l. Quiz? por eso estaban a punto de romper. Al llegar a casa, telefone? a un m?dico amigo y le coment?, preocupado, el s?ntoma de la chica. Tem? que fuera un tumor cerebral, pero me dijo que no y sent? un alivio inexplicable. La vida es un milagro.





Publicado por carmenlobo @ 8:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios