Mi?rcoles, 22 de marzo de 2006

JOSEP MARIA ESPIN?S


Cuando escribo estas l?neas, se est? produciendo una revuelta de estudiantes en Francia. No s? c?mo habr? terminado, si es que ha terminado. Pero s? s? c?mo ha empezado. Mejor dicho: por qu?. Porque el primer ministro Villepin propone una reforma laboral que afecta al llamado primer contrato juvenil. De acuerdo con esta reforma, los j?venes trabajadores podr?an ver rescindidos sus contratos durante los dos primeros a?os de vigencia sin justificaci?n alguna del despido.

Los estudiantes, agrupados en sindicatos, se manifiestan masivamente, seg?n parece, en varias ciudades francesas, reclamando que no se implante este derecho de despido libre. La famosa Sorbona ha cerrado. El bulevar de Saint-Michel y, en general, el Barrio Latino han sido ocupados por los manifestantes. Y yo me digo que esa universidad, ese bulevar y ese barrio me suenan mucho de otra manifestaci?n de estudiantes. Claro, como que fueron el escenario m?s conocido de los famosos hechos de Mayo del 68.

Los estudiantes reclamaban entonces "la imaginaci?n al poder", que estuviese prohibido prohibir, que se descubriera la playa que hab?a bajo los adoquines de las calles. Mayo del 68 fue muy rico en met?foras. Y la generaci?n del 68 entr? en la historia del siglo pasado como un vendaval de aire renovador, su esp?ritu se propag? por varios pa?ses y en Catalunya todav?a puede decirse de alguien que es un t?pico representante de aquel 68 que quer?a desmitificar muchas cosas y acab? mitificando otras.
Y ahora resulta que una nueva generaci?n de estudiantes franceses sale a la calle, y se enfrenta con la polic?a y ataca a un Gobierno porque una reforma laboral puede que haga inseguro su primer puesto de trabajo. ?C?mo han cambiado los tiempos! Y los estudiantes, claro. Se han acabado las met?foras l?ricamente revolucionarias. Lo que importa es tener trabajo. Y seguro. Los estudiantes saben ahora que sin trabajo es bastante dif?cil ser realmente libre. Son la primera generaci?n del siglo XXI.

Las protestas acorralan a Villepin

Cientos de miles de franceses vuelven a rechazar en las calles la reforma laboral
El Gobierno franc?s se resiste a retirar el CPE

La contestaci?n social a su reforma laboral ha colocado a Dominique de Villepin en un callej?n sin salida. La jornada de movilizaci?n de ayer reuni? a entre 500.000 y 1.500.000 manifestantes en todo el pa?s, lo que ha reforzado la reclamaci?n de los sindicatos de que el contrato para los j?venes sea retirado.

Los sindicatos amenazan con huelga general si el Gobierno mantiene su contrato para j?venes
ROBERT PRATTA / REUTERS
Un joven protesta en Lyon contra el contrato para j?venes del Gobierno Villepin

LLU?S UR?A - 19/03/2006
Corresponsal. PAR?S

Si el Gobierno franc?s esperaba un milagro, ?ste no se produjo. La jornada de protesta convocada para ayer por los sindicatos, organizaciones estudiantiles y partidos de izquierda contra la reforma laboral impulsada por Dominique de Villepin moviliz? a cientos de miles de franceses, que expresaron en la calle su rechazo al nuevo contrato de primer empleo (CPE), destinado a los j?venes menores de 26 a?os. Entre 503.000 y 1.500.000 personas se sumaron - seg?n las cifras divergentes del Ministerio del Interior y de los organizadores- a las manifestaciones celebradas en unas 160 ciudades de todo el pa?s, que superaron de nuevo el eco de las ?ltimas convocatorias y demostraron as? que el movimiento contra el Gobierno, lejos de perder fuelle, crece en amplitud y potencia.

La manifestaci?n m?s numerosa fue la que recorri? ayer tarde las calles de Par?s, que reuni? a entre 80.000 y 350.000 personas, seg?n las fuentes. Tambi?n hubo marchas nutridas en Marsella (130.000), Burdeos (60.000), Toulouse (45.000) o Rennes (35.000), seg?n datos sindicales. Grupos de j?venes encapuchados provocaron incidentes al t?rmino de las manifestaciones de Par?s, Rennes, Lille y Marsella. En la capital francesa, los violentos acosaron a los antidisturbios en la plaza de la Naci?n lanzando proyectiles, quemando un coche y rompiendo escaparates. La polic?a los dispers? con gases lacrim?genos y practic? 28 detenciones. Cinco agentes y 11 manifestantes resultaron heridos.

Los disturbios, sin embargo, no empa?aron una protesta que fue pac?fica y muy amplia. No eran s?lo j?venes estudiantes y bregados sindicalistas los que ayer ocuparon las calles.

Hab?a personas de todas las edades, familias enteras, sobre todo de clase media, la misma clase media que vot? masivamente contra la Constituci?n europea en el refer?ndum del 29 de mayo del 2005. Lo cual da una idea de la dimensi?n de la contestaci?n que el proyecto de Villepin ha despertado y de la magnitud del problema que el primer ministro - cada vez m?s impopular- tiene ante s?.

Un sondeo del instituto de opini?n IFOP que publica hoy el Journal du Dimanche constata una ca?da en picado del nivel de confianza de los franceses en Dominique de Villepin: seg?n la encuesta, un 61% de los ciudadanos se muestra descontento con la gesti?n del primer ministro, frente a un 54% el pasado mes de febrero. Paralelamente, otros sondeos recientes indican que una gran mayor?a de la poblaci?n (un 70%) est? contra el CPE y considera que el Gobierno deber?a retirarlo.

Las organizaciones sindicales y estudiantiles, reforzadas por el ?xito de la jornada de protesta de ayer, se encastillaron a?n m?s si cabe en su exigencia de que el Gobierno retire o suspenda el CPE - aprobado ya por el parlamento- como condici?n previa e innegociable para abrir un proceso de di?logo. Si no, amenazan con acrecentar las movilizaciones e incluso convocar una huelga general.

"La situaci?n es explosiva; el primer ministro s?lo tiene una soluci?n: retirar el CPE y negociar", afirm? el l?der del sindicato CFDT, Fran?ois Ch?r?que. Mientras Bruno Julliard, presidente del principal sindicato estudiantil, Unef, dec?a: "O el Gobierno entra en raz?n y retira el CPE desde hoy o ser? obligado a havcerlo la semana que viene". Por su parte, el primer secretario del Partido Socialista, Fran?ois Hollande, pidi? a Villepin que suspenda hasta las elecciones del 2007 el pol?mico contrato.

Villepin tiene cada vez m?s dif?cil salir del callej?n en que est? metido. Decidido a aprobar el CPE contra viento y marea, aun en contra de la opini?n de algunos miembros de su Gabinete, el primer ministro obvi? la concertaci?n previa con los sindicatos y aceler? al m?ximo la tramitaci?n parlamentaria del proyecto. Ahora, sus ofertas de di?logo a los interlocutores sociales para negociar "mejoras" en el CPE, pero sin retirarlo, han sido reiteradamente rechazadas. Ayer lo fueron de nuevo y con m?s fuerza. Pese a ello, los primeros mensajes lanzados desde el Gobierno tras las manifestaciones no indicaban cambio alguno.

El portavoz del Gabinete y ministro del Presupuesto, Jean-Fran?ois Cop?, insisti? en que el CPE es un instrumento positivo para combatir el paro juvenil y reiter? la disposici?n del Gobierno a negociar, pero sin retitrarlo. No est? claro, sin embargo, que Villepin pueda mantener mucho tiempo este inmovilismo, sobre todo despu?s de los reiterados llamamientos del presidente de la Rep?blica, Jacques Chirac, a iniciar al di?logo de forma urgente.

Los rectores de universidad reunidos el viernes por la noche con el primer ministro en el palacio de Matignon creyeron ver en su actitud que estaba dispuesto a hacer "un gesto significativo", en palabras de uno de los asistentes a la reuni?n, Yannick Vall?e. Los rectores pidieron a Villepin la suspensi?n del CPE, para recobrar la normalidad en las universidades, dos tercios de las cuales est?n bloqueadas o en huelga. La Sorbona sigue cerrada y rodeada por la polic?a.

Publicado por carmenlobo @ 8:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios