S?bado, 10 de diciembre de 2005


MANUEL VICENT
EL PA?S - ?ltima - 04-12-2005

El martes pasado, 29 de noviembre, despu?s de atravesar toda Barcelona, a la hora convenida me present? en los estudios de TV3, en Esplugues, para ser entrevistado en el programa que dirige Josep Cun?. Una chica de producci?n me llev? a maquillaje para ser convenientemente restaurado y a continuaci?n me hizo pasar a una sala de espera donde hab?a caf?, refrescos y un monitor en cuya pantalla aparec?a el presentador departiendo con dos invitadas. Eran las once y media de la ma?ana. Metido en el trabajo de promocionar el ?ltimo libro yo iba a hablar de literatura, de fantasmas, de sue?os, de palabras que se lleva el viento, pero en ese momento la realidad pura y dura penetr? a machete en el televisor y el mundo de la ficci?n, incluyendome yo mismo con el rostro pintado, qued? reducido a la nada. Dos atracadores acababan de acuchillar alevosamente a los due?os de una peque?a joyer?a de Castelldefels y el presentador excitado por aquella crueldad comenz? a dar la noticia en directo como quien sirve al p?blico una tarta de sangre. En pantalla aparecieron las camillas que conten?an los cad?veres aun calientes acompa?ados por los comentarios de los vecinos que glosaban las cuchilladas ante las c?maras con todo detalle, una en el coraz?n, otra en la yugular, la tercera en el h?gado, todas expeditivas. Las im?genes parec?an m?s vivas cuanto m?s se ce??an a la muerte real y ante esta terrible evidencia tuve la sensaci?n de que la literatura s?lo era una vejiga de pato. Comenc? sentirme rid?culo con cara embadurnada. Por fortuna la chica de producci?n vino a la sala de espera a decirme que mi intervenci?n hab?a sido suspendida. Frente a cualquier ficci?n los asesinos de carne y hueso siempre se abren paso, pens?, y puesto que la ma?ana se hab?a adentrado en cuchilladas, cruc? de nuevo Barcelona y me fui a ver la exposici?n de Caravaggio, en el Museu Nacional d?Art de Catalunya. All? la belleza tambi?n sangraba : Salom? exhib?a la cabeza del Bautista en una bandeja, David degollaba a Goliat. La escuela realista de este pintor llenaba varias salas con cuadros ensangrentados y otras carnicer?as; el propio Caravaggio fue un asesino, pero en los ?leos sus cuchillos eran s?lo pinceladas que extra?an todo su fulgor de la est?tica. El verdadero realismo no se hallaba en la pintura de Caravaggio, repleta de cr?menes convertidos en obras de arte, sino en la matanza de la joyer?a de Castelldefels, porque all? lo mismo la sangre que los machetes eran aut?nticos.

Tags: Manuel Vicent

Publicado por carmenlobo @ 8:29  | Vincent, Manuel
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios