Jueves, 01 de diciembre de 2005
FERNANDO NEIRA
EL VIAJERO - 26-11-2005

Imagen

Un bandoneonista en el barrio porte?o de La Boca, uno de los m?s antiguos de la capital, con sus coloristas fachadas. (H. SITTON)

Recorrido por los locales donde la m?sica y el baile no cesan
Acompa?ados por la pareja tanguera La Chicana (Dolores Sol? y Acho Estol), recorremos los rincones m?ticos de la noche porte?a para disfrutar de este g?nero pasional: el bar Sur, La Viruta, el Bustamante...




Imagen

El bar Sur (calle de Estados Unidos, 299), un cl?sico de Buenos Aires donde se ambienta 'Happy together' (1997), la pel?cula del cineasta chino Wong Kar-Wai. (KEVIN MOLONEY)


GU?A PR?CTICA
Acompa?ados por la pareja tanguera La Chicana (Dolores Sol? y Acho Estol), recorremos los rincones m?ticos de la noche porte?a para disfrutar de este g?nero pasional: el bar Sur, La Viruta, el Bustamante..."La Viruta siempre la recordaremos como el local donde actu? La Chicana por vez primera"El tango, ya se sabe, trasciende la condici?n de g?nero musical. Buenos Aires lo concibe como una religi?n, una actitud ?ntegra para afrontar los avatares de la existencia. El asunto es serio, qui?n lo duda, as? que se impone desenmascarar el Buenos Aires tanguero en compa??a de alg?n cicerone cualificado que discierna bien entre los rincones bananas (sobresalientes, en jerga lunfarda) y los caladeros de ese turismo que piensa en d?lares. Y nadie mejor para esta tutor?a que La Chicana, la pareja sentimental y art?stica que integran Dolores Sol? y Acho Estol. Sus discos (Canci?n llorada, el maravilloso Tango agazapado) han asombrado en Argentina y Europa por su actualizaci?n del legado de Gardel y la profundidad burlesca, canalla, casi surrealista de unas letras, las de Acho, que ya se estudian en las escuelas de psicoan?lisis del pa?s ("Despu?s de mear las plantas se pir? por la ventana, / te dej? por otra diva tu perrito pequin?s"). La pareja, adem?s, protagoniza una preciosa pel?cula documental, Tango, un giro extra?o, de Mercedes Garc?a Guevara, que se acaba de estrenar con buenas cr?ticas en los cines porte?os.

Sobre Dolores recae la delicada responsabilidad de sortear el tradicional bacheado bonaerense a los mandos de su Peugeot 205. Los primeros litros de nafta los consumimos en supervisar aquellos establecimientos que no deber?a pisar el curioso avispado, ese agujero negro entre las calles Balcarce, Defensa, Chile y Humberto Chino que representa al tango lo mismo que el lolailo al flamenco. Seg?n ellos, de ah? se salvar?an La Trastienda (Balcarce, 460) y Michelangelo (Balcarce, 433), una especie de catacumba tanguera cuyo encanto se disipa a la vista de las altas tarifas.

La primera parada estrat?gica tendr? lugar en Defensa, 1575, frente a ese parque Lezama que sirve de frontera natural entre los m?gicos barrios de San Telmo y La Boca. All? eleva su encanto decadente el centro cultural Torquato Tasso, un edificio decimon?nico por el que han desfilado los mejores tangueros de toda la provincia. De ello se encarga desde hace 11 a?os su gerente, Hern?n Greco, un joven irremediablemente contagiado por el virus de esta m?sica. ?l se encarga en persona de recorrer las tumultuosas cantinas de La Boca, en la calle de Su?rez, o milongas de fama discontinua, como La Casona de Fernando (en la avenida de Garay con la calle de Pichincha), a la b?squeda de diamantes en bruto.

Pero hoy no es noche de tangueros imberbes, sino de dos veteranos ante los que s?lo procede la reverencia. A la izquierda, con 89 a?os y un gesto ?spero y hura?o que jam?s le abandona, los dedos de An?bal Arias acarician el m?stil de la guitarra con la agilidad de un chaval. A la derecha, la mirada azul y bondadosa de Osvaldo Montes, El Marinero, se ilumina a cada llanto de ese mismo bandone?n que flanque? durante 15 a?os al maestro An?bal Troilo. La experiencia, acompa?ada por una cena suculenta -picada, pasta y asado y un buen tinto del pa?s-, se antoja algo m?s que satisfactoria. Y todo por un precio (60 pesos, unos 18 euros) muy razonable.

Chinos tangueros

Aprovechando que queda a s?lo seis manzanas o cuadras, se impone la opci?n de echar un sorbo en el bar Sur (calle de Estados Unidos, 299). Rinc?n abigarrado, prieto y bohemio donde los haya, sus paredes son las mismas entre las que charlan y se enamoran los dos chinos tangueros de Happy together, la pel?cula del director Wong Kar-Wai (1997). Aqu? se escucha tango y otras m?sicas esenciales (jazz, blues) al calor del vino argentino o el whisky, las bebidas por excelencia de la noche canalla bonaerense. "El escoc?s es el licor que loaba Troilo en El desencuentro o La ?ltima curda, a veces salpicado con alusiones m?s o menos sobrentendidas a la coca?na", anota Acho Estol mientras envenena un poco m?s la densa noche porte?a con el humo de su cigarro.

La medianoche ya es s?lo un vago recuerdo cuando el Peugeot 205 enfila la calle de Sarmiento, en el barrio de Palermo, y estaciona frente a la cochambrosa mole de hormig?n del 4006. All? se levanta La F?brica, un delirante invento del grupo de tango-punk Las Mu?ecas que funcion? hasta 2004 como inmensa milonga (local para bailar tango). A la espera de que recupere su licencia de apertura, merece la pena intentar amigarse con Axel Mastronardi y Mario Bulacio para que franqueen el paso a este inconcebible museo de la mugre, un antiguo molino decorado, en el mejor de los casos, con desechos rescatados del contenedor. Ver?dico: tanguismo underground para delirio compartido de j?venes gambas y honorables padres de familia.

?No se nos estar? yendo la mano con tanta alternatividad? Dolores y Acho optan por enderezar el rumbo con una escala en La Viruta (calle de Armenia, 1366, barrio de Palermo), concurrid?sima milonga en la que ensayan el giro extra?o del tango desde la joven de busto marm?reo hasta el macarra con el peine asomando por la trasera del pantal?n o la pareja de turistas con ojos rasgados. "El Sunderland Club tiene m?s solera y encaja mejor con los patrones cl?sicos", admite La Sol?, "pero La Viruta siempre la recordaremos como el local donde actu? La Chicana por vez primera".

Aqu? se imparten clases elementales de tango a ?ltima hora de la tarde, para luego comer algo de pizza en esas mesas y sillas remotamente blancas de pic-nic dominical. Los bandazos del pinchadiscos no admiten parang?n en toda la ciudad: las r?fagas de tango orquestal se alternan con descansos en clave tecno-discotequera o generosas raciones de cumbia villera, la m?sica favorita de los barrios. El p?blico que se aferraba con Pugliese enloquece ahora con la voz de Gilda, la malograda cantante a la que sus seguidores formulan deseos, como una santa del pueblo, en peregrinaci?n al lugar donde perdi? la vida en accidente de tr?fico en 1996 (en el kil?metro 129 de la ruta 12, en la provincia de Entre R?os).

El Bustamante

Pero lo bueno se acaba, incluso en una ciudad como Buenos Aires, y se impone decidir el cierre del periplo antes de que el sol pasee su reflejo por el r?o de la Plata. El bar Roberto, en Bulnes, 331, es un reducto delicioso de tangueros con solera, pero cierra las noches de s?bados y domingos. As? que apostamos fuerte y encaminamos nuestros pasos hacia el Bustamante, 112, reci?n abierto en esta misma direcci?n.

El Bustamante es una guarida que cuesta trabajo encontrar incluso en la ordenada cuadr?cula del callejero bonaerense. La incursi?n, con todo, bien merece la pena. Este piso bajo de paredes descascarilladas, mobiliario vetusto y una televisi?n que por poco no conoci? a Carlitos Gardel, est? regentado por una hija de gallegos, Estela D?az, cantante del grupo Las del Abasto. Ella se encarga de que no falten chatos de vino y cerveza Quilmes en las mesas.

Estela acaba de sufrir una tr?gica muerte en la familia, pero tiene arrestos para deshacerse el nudo en la garganta, agarrar el micr?fono y cantarle a don Carlos. Es el mejor ep?logo, agridulce como un buen tango, para la agitada noche porte?a.

GU?A PR?CTICA

Datos b?sicos

- Prefijo telef?nico: 00 54

- Poblaci?n de Argentina: 36 millones en 2001; Buenos Aires: 8.700.000.

C?mo llegar

- Aerol?neas Argentinas (900 955 747; www.aerolineas.com.ar) ofrece vuelos ida y vuelta a Buenos Aires, saliendo de Madrid y Barcelona, desde 439 euros, tasas no incluidas.

- Air Madrid (902 515 251; www.airmadrid.com) dispone de ofertas ida y vuelta a Buenos Aires desde 649 euros, tasas no incluidas.

- Iberia (902 400 500; www.iberia.com) tiene ofertas de ida y vuelta a Buenos Aires desde 760 euros, con tasas incluidas.

- Varig (wwwl.varig.com.br) ofrece vuelos ida y vuelta, v?a S?o Paulo, desde 827 euros, con tasas incluidas.

Informaci?n

- Secretar?a de turismo de Argentina (114 312 22 32; www.turismo.gov.ar).

- Oficina de turismo de Buenos Aires (114 313 01 87; www.bue.gov.ar).

- Oficina de turismo de Argentina en Espa?a (91 771 05 00). Pedro de Valdivia 21. Madrid.

- Consulado General de Argentina en Espa?a (914 02 51 15). Pedro de Valdivia 21, bis. Madrid.

Publicado por carmenlobo @ 1:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios