Mi?rcoles, 26 de octubre de 2005

Por NATIVIDAD ROMEU SOLANO
Psic?loga cl?nica



DEFINICI?N DE ESTR?S


El t?rmino estr?s fue utilizado por primera vez dentro de un contexto cient?fico por W. Cannon en 1911. Sus investigaciones junto con las del Dr. Hans Seyle (1907-1981), endocrin?logo vien?s conocido como ?Dr. Stress?, descubrieron que el organismo responde a determinados factores ambientales que considera negativos, con la secreci?n de determinadas sustancias (catecolaminas) como medio para mantener un cierto equilibrio interno. A estos factores desequilibrantes se los llama estr?s. Stress es una palabra inglesa que la Real Academia de la Lengua, la ha espa?olizado por estr?s y que podr?amos traducir tambi?n por tensi?n.

Antes de hablar del estr?s y para comprenderlo mejor veremos lo que no es o lo contrario del estr?s, que ser?a el aburrimiento o la abulia. Lo podr?amos definir como la falta de sentido e inter?s por la vida. La persona aburrida es la que no participa de la lucha, de la competitividad, ni de los ideales materialistas que hay en el mundo, pero que tampoco dispone de otras alternativas que le den sentido a su vida. Sirva de ejemplo, algunos j?venes de hoy en d?a que no quieren estudiar ni trabajar, pues no quieren verse inmersos en la competitiva sociedad industrial; y por otro lado su vida no tiene ninguna meta, ni sentido.



El estr?s ha existido siempre. Nuestros antepasados de la era prehist?rica no ten?an miedo a contraer el sida, a perder su empleo o perder el dinero en la bolsa, pero s? ten?an miedo a los animales salvajes, al fr?o, y por consiguiente el estr?s estaba presente igual que hoy.


Seg?n la Asociaci?n Espa?ola del estudio sobre el estr?s, m?s de la mitad de los adultos han padecido o padecen estr?s. Es un fen?meno fisiol?gico normal, al ser la respuesta que emite nuestro organismo ante est?mulos percibidos como amenazantes.



Sin embargo, cuando rebasa ciertos l?mites, dando lugar al denominado distr?s o estr?s negativo, impide que el organismo se adapte a la situaci?n y que de las respuestas adecuadas a las demandas del entorno. Entonces se produce una activaci?n y ansiedad desmesuradas, acompa?adas por la incapacidad de realizar acertadamente las tareas, incluso las m?s sencillas.



No hemos de tensar la cuerda, puesto que, si la tensi?n a la que nos vemos sometidos es excesiva, podemos reaccionar negativamente, sinti?ndonos incapacitados para responder con normalidad.



Es interesante observar que no existe ning?n ser humano que pueda vivir sin estr?s. Ciertas dosis de tensi?n son inevitables e imprescindibles para la vida. Los problemas son algo cotidiano y, en peque?as cantidades, beneficiosos para que la existencia no sea algo mon?tona ?De d?nde procede entonces el problema originado por el estr?s? Este es un problema de cantidad, ya que el estr?s, en la medida adecuada, es uno de los mecanismos de defensa b?sicos del ser humano. El estr?s se gesta en tres fases. La primera es conocida como fase de alarma, y es el momento de enfrentarnos a una situaci?n dif?cil cuando nuestro cuerpo se prepara para responder. Durante la fase de resistencia el individuo se mantiene activo mientras dura la estimulaci?n y, aunque aparecen los primeros s?ntomas de cansancio, contin?a respondiendo con normalidad. En la ?ltima de las fases, la de agotamiento, la resistencia desaparece, resurgiendo la alarma, y comienzan a surgir problemas de tipo f?sico y ps?quico.



Ejemplo, tenemos un familiar que lo hemos de cuidar de d?a y de noche; no sabemos de donde pero sacamos fuerzas para cuidarle d?a tras d?a, hasta que se pone bien. Mientras se mantiene el est?mulo que produce la tensi?n, dura el estr?s. ?ste estimula unas hormonas que hacen que el organismo se mantenga fuerte mientras dura la tensi?n. Pero cuando cede el est?mulo, cuando ceden las presiones, estas hormonas dejan de ser estimuladas, y el organismo se entrega al cansancio; viniendo luego el agotamiento y la depresi?n. El estr?s es un estado en que la persona siente que ha sobrepasado su capacidad para afrontar problemas.



La depresi?n consecuente del estr?s, no es una verdadera depresi?n, sino que es un estado de agotamiento debido a la tensi?n continua. No se cura con antidepresivos, pues al levantar el ?nimo les crear?a m?s tensi?n.



Por todo ello, el estr?s tiene en s? mismo un valor totalmente positivo; pero puede convertirse en algo negativo cuando se prolonga excesivamente en el tiempo.



S?NTOMAS



En el estr?s podemos distinguir unos s?ntomas f?sicos (afectan al cuerpo) y otros ps?quicos (afectan a la mente)



S?ntomas f?sicos:



- Insomnio, sobre todo cuando no se hab?a padecido antes.



- P?rdida de apetito y peso.



- Ansias de comer y aumento de peso (depende del car?cter de la persona).



- Hipertensi?n sin haber ninguna causa f?sica.



- Tics nerviosos.



- Taquicardia.



- Falta de aliento sin haber realizado ning?n esfuerzo (ahogo)



- La tensi?n muscular aparece en forma de contracturas a distintos niveles (mand?bulas, cuello, espalda, dolores de cabeza).



- El est?mago pasa a segregar m?s ?cidos, por lo que sus paredes se acaban irritando. La sangre se desv?a del est?mago y se altera el proceso digestivo.



- Temblor de manos.



- Falta de reflejos.



- Rigidez en los m?sculos faciales.



- Sudoraci?n excesiva.



- Mareos y v?mitos.



- La fatiga es excesiva, de manera que siempre se halla uno cansado y debido a ello desciende la actividad.



- Pesimismo, temores infundados de enfermedades imaginarias e incluso dolores inespec?ficos.



- Carencia de inter?s sexual o reducci?n de la l?bido.



- Estre?imiento o diarreas.



- Frecuente tristeza, llanto o ganas de llorar.





S?ntomas ps?quicos:



- P?rdida de ilusi?n por las cosas que antes nos la produc?an.

- Olvidos de memoria y dificultades de concentraci?n; est?s leyendo, pero no sabes lo que lees, pues no puedes concentrarte.

- Irritabilidad; tienes los nervios a flor de piel, te enfadas con facilidad.

- Ansiedad, nerviosismo y mal humor constantes. Es frecuente encontrar que una persona que viene a visitarse a causa de sufrir de estr?s, se te ponga derecha para seguir hablando, pues dice que no aguanta mucho rato sentada.

- Frecuente sensaci?n de desamparo e incapacidad de hacer frente a las situaciones.

- Falta de inter?s por la vida y por los dem?s.

- Sensaci?n de fracaso.

- Sensaci?n de culpabilidad o inutilidad, de odio hacia s? misma.

- Dificultad para tomar decisiones.

- Sensaci?n de haber cambiado la apariencia y de que esta m?s fea.

- Dificultad para reir o divertirse.

- Sensaci?n de que no nos quieren y de que los amigos no nos hacen caso, o de que no tenemos a nadie en quien confiar.

- Miedo al futuro y sensaci?n de desamparo.

- Sensaci?n de haber fracasado como c?nyuge o como madre.



La sintomatolog?a la notan los dem?s, que ven a la persona irritable, triste, etc., pues el que lo padece normalmente no se entera.



El estr?s tanto lo puede sentir el hombre como la mujer; en este sentido es unisex. M?s bien depende del trabajo que se realiza, de la forma de vida particular de cada uno y del car?cter mediante el cual se afrontan los problemas y las tensiones.



Aunque hay algunas diferencias entre hombre-mujer. La mujer acude m?s al m?dico cuando tiene dolores de cabeza, de est?mago; y medic?ndose va viviendo. Con lo cual la tasa de mortalidad por estr?s es mucho mayor en el hombre (infarto).



CAUSAS

Hay tres tipos de los que los psic?logos llaman agentes estresores. En primer lugar los de car?cter f?sico que son el ruido, el calor, las luces deslumbrantes, los cambios bruscos de tiempo, la actividad corporal excesiva, las heridas o lesiones traum?ticas, las operaciones quir?rgicas, etc.



En segundo t?rmino se encuentran los estresores mentales. De estos distinguiremos tres sub-apartados:



- Af?n desmesurado por ?ser?, por llegar a ser; que se convierte casi en una ambici?n totalmente patol?gica. Todo esto nos lleva a crear una competitividad exagerada incluso, a veces, con nuestro propio marido. El desmedido af?n por la fama, la gloria. La autoimagen que queremos dar y la superaci?n continua denotan un narcisismo basado en sentimientos de inferioridad. La ambici?n puede ser buena, pero cuando es un fin en s? misma o nos sirve para disimular nuestra inseguridad, entonces se convierte en patol?gica. Aqu? podemos encontrar la falta de aceptaci?n de nosotras mismas con nuestros dones y con nuestros fallos. Es importante que seamos nosotras mismas, y no una imagen falsa a la cual no llegaremos nunca pues no es la nuestra. En todo ello hay bastante orgullo y poca humildad. Recordad que cuando Job se arrepinti? de su orgullo, Dios le restaur? todo lo que hab?a perdido.



- Existe el af?n por tener m?s o, traducido en un lenguaje actual el consumismo. Cada vez tenemos m?s cosas, pero al mismo tiempo necesitamos adquirir otras de nuevas, que muchas veces no son necesarias. Para ello se tiene que ganar m?s y si es posible trabajar m?s horas. La tensi?n es inevitable. La TV nos invita a comprar. En muchos casos nos fijamos en las posibilidades de adquisici?n de algunas amistades, en que siempre las habr? que pueden m?s que nosotros. En Filipenses 4:18, se nos da una aut?ntica lecci?n espiritual: ?Todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy llena... Mi Dios, pues suplir? todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jes?s?.



- Otra causa de estr?s es la incapacidad de perdonar, acumulando rencor y resentimientos ?Cu?ntas familias rotas por esta causa? Muchas ?lceras se deben a la agresividad introyectada hacia adentro y no hacia fuera. ?Sientes rencor hacia tu esposo? A pesar de que las cosas aparentemente entre vosotros vayan bien ?has establecido entre ?l y tu una sutil barrera por algo que no le has perdonado?. Un enfado puede ser la v?lvula de escape para reequilibrar nuestra psique, aunque muchas veces nos dejamos llevar m?s por el coraz?n que por la raz?n. Las palabras son el veh?culo mediante el cual descargamos las emociones. Todos alguna vez sentimos la necesidad de desahogar las tensiones y aliviar los sentimientos de rabia, liberando todas las tensiones de nuestro interior. Esto en s?, no es malo, incluso puede ser bueno. Es importante recordar Efesios 4:23: ?Airaos pero no pequ?is, no se ponga el sol sobre vuestro enojo?. Fijaos que dice: ?airaos?, esto no es malo, ni es pecado, pero luego a?ade: ?no pequ?is, es decir, que al d?a siguiente no continuemos enfadadas ni guardando rencor.



Por ?ltimo aparecen los estresores sociales. La muerte de un familiar o amigo, la separaci?n o el divorcio, una intensa vida social de d?a y de noche, no quedando tiempo para el descanso. En este caso el estr?s resulta de la incapacidad de disipar toda la energ?a despertada por los rigores del medio ambiente en el que se mueve cada persona.



Aqu? nos encontramos especialmente a la mujer que atiende a su casa (ni?os, esposo, colas en la plaza o el supermercado) y que por si acaso esto no supone bastante tensi?n, tambi?n trabaja fuera del hogar con toda la coletilla de problemas y relaciones laborales que ello comporta. Dificultades econ?micas, paro.



Aunque generalmente nos enfrentamos a varios estresores a la vez. Esto origina una saturaci?n de la capacidad de tolerancia y entonces aparecen los primeros s?ntomas de enfermedades psicosom?ticas, como ?lceras o cefaleas.


CONSEJOS PR?CTICOS PARA PREVENIR EL ESTR?S


Como a corto plazo no es previsible un cambio de la competitiva, cambiante y agresiva sociedad actual, ser? m?s inteligente y rentable modificar nuestra actitud frente a ella tratando de adaptarnos y buscando la soluci?n en nosotros mismos. A la hora de plantearnos la potenciaci?n de nuestros mecanismos defensivos contra el estr?s no debemos olvidar que aparte del beneficio individual, una persona tranquila y relajada extrae de la vida todo su sentido positivo y es m?s eficaz en el trabajo, m?s amable socialmente y est? mejor consigo mismo.



Los tratamientos farmacol?gicos suelen ser utilizados como coadyuvantes en las fases agudas, pero ofrecen como inconveniente el que no resuelven el problema y que deben utilizarse a dosis crecientes, existiendo el peligro de la dependencia.



Ser?a bueno para evitar el estr?s tener en cuenta lo siguiente:



- Esforzarnos en amar nuestro trabajo. Ver su lado positivo que lo tendr? aunque tambi?n haya el negativo. (Trabajo que no gusta y compensar).



- Fijarnos un objetivo y tratarlo de alcanzar en funci?n de nuestra capacidad. Con lo que es importante ser nosotras mismas. No esforzarnos por adoptar la personalidad de una amiga o de una persona que admiramos, pues nunca la alcanzaremos sino es la nuestra, y ello nos crear? desasosiego y tensi?n. (Ideal por encima de nuestras posibilidades). Es importante conocer nuestros dones y potenciarlos, as? podremos colaborar en la iglesia y seremos personas aptas en todo lo que hagamos.



- Hacer un inventario de los factores que nos producen estr?s y tratar de eliminar aquellos que nos producen frustraciones y esfuerzos in?tiles.



- Hablar de lo que nos preocupa es otra de las claves para descargar tensi?n.



- Es bueno ser lo que se dice en psicolog?a asertivo. Es decir, saber decir lo que pensamos y sentimos. Siempre con amor y en el momento oportuno, podemos decir lo que pensamos especialmente con nuestra pareja. Si nos lo quedamos dentro, es probable que nos cree agresividad y rencor, y esto no es bueno para nuestro equilibrio ps?quico.



- Es importante intentar resolver nuestros problemas; darles la cara, no taparlos. Y si es necesario dejarnos aconsejar por alguna persona que nosotras creamos oportuna.



- Siempre que tengamos que modificar nuestra vida, hacerlo lentamente. Los cambios bruscos no son aconsejables.



- Tambi?n es recomendable la relajaci?n; esta consiste en unos ejercicios en que se aprende a relajar la musculatura, o sea, es una parte de relajaci?n f?sica, y a continuaci?n viene la relajaci?n de la mente, es la parte ps?quica, combinando con la respiraci?n profunda.



- Organizar bien el tiempo nos ayudar?, as? como aprender a separar la vida personal de la profesional.



- Organizar el descanso del fin de semana es muy importante. En ocasiones, se acumula m?s estr?s si tenemos que soportar enormes caravanas y atascos dominicales en las autopistas. Esto a los creyentes, en general, no nos sucede. Digo en general, porque los hay que caen en el activismo porque no saben decir que no, o porque como Jetro no saben delegar en otros.



- Es muy importante dormir lo necesario.



- Es bueno practicar alg?n deporte. Para las que vais mucho en coche, pensad en lo bueno que es andar.



- Son muy recomendable los hobbies que no propician est?mulos a la competici?n en determinadas personalidades. Es bueno, por ejemplo, cantar en el coro si se tiene buena voz.



- Otro punto a tener en cuenta es la decoraci?n de la casa. Los colores claros son m?s relajantes, y las plantas crean un ambiente m?s agradable.



- Esforzarnos por crear en nuestra familia un ambiente de comunicaci?n. Tener un rato diario para conversar en familia y como pareja. Uno de los enemigos es la TV, sobre todo a la hora de comer, pues es cuando seguro que nos hemos de reunir y podemos hablar. El culto familiar crea un buen clima de comunicaci?n e intimidad.



- Y por ?ltimo en nuestra utilizaci?n del tiempo diario es conveniente introducir alg?n vac?o. Uno de estos vac?os que nos llenan y renuevan podr?a ser nuestro tiempo de oraci?n a solas con Dios, y otro el dedicado a la relajaci?n en la forma que cada uno conozca.





El ser humano est? compuesto de: cuerpo (relajaci?n f?sica), psique (poder compartir nuestras emociones) y esp?ritu (el descanso y la paz interior que encontramos en Dios y en su Palabra). Para evitar la tensi?n debe existir un buen equilibrio entre las tres partes mencionadas.



RESUMEN


Para terminar, quisiera dejaros la idea de que hemos sido creados en serio y no en serie. Con ello quiero deciros que cada persona tiene una personalidad distinta; y las cosas tienen diferentes resultados seg?n la personalidad o el ambiente en que uno se desenvuelve, por lo que he tenido que generalizar bastante al hablaros de los s?ntomas del estr?s y de sus causas. No obstante, en lo referente a posibles soluciones frente al estr?s, si puedo aconsejaros que las empec?is a poner en pr?ctica cuanto antes, pues siempre ?espero que opin?is conmigo que- es mucho mejor prevenir que curar.



Como ilustraci?n, os contar? un hecho que os puede ayudar a la organizaci?n de vuestras prioridades. Los boys-scouts tienen una pr?ctica llamada ?los tres montones?. Consiste en hacer tras su regreso del campamento, tres montones de las cosas que llevaron en sus mochilas. En el primer mont?n colocan las cosas que utilizaron a diario; en el segundo la que utilizaron poco, y en el tercero las que no utilizaron. En su pr?xima salida al campo quedan eliminadas las del tercer mont?n, y del segundo mont?n se llevan s?lo las que les caben y consideran oportunas. Si les imit?ramos, quitar?amos de nuestra vida muchas cosas y agotamientos innecesarios. Reflexionemos sobre el sentido de lo que hacemos. Yo os propongo hacer una lista dividida en:



1 Los compromisos ineludibles: Nuestro trabajo, nuestra familia, Dios, la iglesia, y nuestro descanso. Teniendo en cuenta que en un orden de prioridades primero es la familia y luego la iglesia.



2 Los compromisos adquiridos: Donde muchas veces entran aquellos que mencion?bamos antes del activismo, quiz?s por no saber delegar o decir que no. Es muy instructivo el ejemplo que nos da la Biblia acerca de Mois?s y su suegro Jetro.



3 La mala organizaci?n y planificaci?n del tiempo, como ver la TV por inercia, y luego nos falta tiempo para otras cosas m?s importantes. Hay personas que llegan a casa y encienden el televisor hagan lo que hagan y quedan embobados. Es mucho m?s pr?ctico programar lo que queremos ver durante el d?a de hoy. Y de esta manera no nos faltar? luego tiempo para leer la Biblia y orar.



DIAGN?STICO DIFERENCIAL

ENTRE LA NEUROSIS DE ANGUSTIA Y DEPRESI?N END?GENA



Neurosis de angustia

Personalidad: Neur?tica



Cl?nica:

Angustia

Actitud expectante

Irritabilidad, mal humor

Sobresalto

Labilidad emocional

Llanto (alivio por descargar tensi?n)

Astenia (por sobretensi?n)

Ideaci?n r?pida

Contenido ideacional: agobio

Inquietud psicomotriz

Exceso de preocupaci?n

Sensaci?n de cat?strofe

Necesidad de los dem?s

Temor a la muerte

Empeoramiento vespertino

Pesadillas frecuentes

Insomnio

S?ntomas f?bicos

Crisis de angustia

Cefalea localizada

S?ntomas cardiovasculares

Diarrea-estre?imiento



Depresi?n end?gena

Personalidad: Melanc?lica o c?clica


Cl?nica:
Tristeza

Actitud indiferente

P?rdida de humor, apat?a

Abatimiento

Tristeza permanente

Llanto (sin alivio)

Astenia (por falta de impulso)

Ideaci?n lenta

Contenido ideacional: negativo

Inhibici?n psicomotriz

Desinter?s

Sensaci?n de impotencia

Desconexi?n del ambiente

Deseo de muerte

Mejor?a vespertina

Pesadillas ocasionales

Despertar precoz

S?ntomas obsesivoides

Ausencia de crisis de angustia

Cefalea difusa

S?ntomas digestivos

Estre?imiento pertinaz









Publicado por carmenlobo @ 11:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios