Martes, 22 de marzo de 2005
Manual para subir monta?as

A] Escoge la monta?a que deseas subir: no te dejes llevar por los comentarios de los dem?s, que dicen ??sa es m?s bonita?, o ?aqu?lla es m?s f?cil?. Vas a gastar mucha energ?a y entusiasmo en alcanzar tu objetivo, y por lo tanto eres t? el ?nico responsable y debes estar seguro de lo que est?s haciendo.
B] Sabe c?mo llegar frente a ella: muchas veces, vemos la monta?a de lejos, hermosa, interesante, llena de desaf?os. Pero cuando intentamos acercarnos, ?qu? ocurre? Que est? rodeada de carreteras, que entre t? y tu meta se interponen bosques, que lo que parece claro en el mapa es dif?cil en la vida real. Por ello, intenta todos los caminos, todas las sendas, hasta que por fin un d?a te encuentres frente a la cima que pretendes alcanzar.
C] Aprende de quien ya camin? por all?: por m?s que te consideres ?nico, siempre habr? alguien que tuvo el mismo sue?o antes que t?, y dej? marcas que te pueden facilitar el recorrido; lugares donde colocar la cuerda, picadas, ramas quebradas para facilitar la marcha. La caminata es tuya, la responsabilidad tambi?n, pero no olvides que la experiencia ajena ayuda mucho.
D] Los peligros, vistos de cerca, se pueden controlar: cuando empieces a subir la monta?a de tus sue?os, presta atenci?n a lo que te rodea. Hay despe?aderos, claro. Hay hendiduras casi imperceptibles. Hay piedras tan pulidas por las tormentas que se vuelven resbaladizas como el hielo. Pero si sabes d?nde pones el pie, te dar?s cuenta de los peligros y sabr?s evitarlos.
E] El paisaje cambia, as? que aprov?chalo: claro que hay que tener un objetivo en mente: llegar a lo alto. Pero a medida que se va subiendo, se pueden ver m?s cosas, y no cuesta nada detenerse de vez en cuando y disfrutar un poco del panorama alrededor. A cada metro conquistado, puedes ver un poco m?s lejos; aprovecha eso para descubrir cosas de las que hasta ahora no te hab?as dado cuenta.
F] Respeta tu cuerpo: s?lo consigue subir una monta?a aqu?l que presta a su cuerpo la atenci?n que merece. T? tienes todo el tiempo que te da la vida, as? que, al caminar, no te exijas m?s de lo que puedas dar. Si vas demasiado deprisa, te cansar?s y abandonar?s a la mitad. Si lo haces demasiado despacio, caer? la noche y estar?s perdido. Aprovecha el paisaje, disfruta del agua fresca de los manantiales y de los frutos que la naturaleza generosamente te ofrece, pero sigue caminando.
G] Respeta tu alma: no te repitas todo el rato ?voy a conseguirlo.? Tu alma ya lo sabe. Lo que ella necesita es usar la larga caminata para poder crecer, extenderse por el horizonte, alcanzar el cielo. De nada sirve una obsesi?n para la b?squeda de un objetivo, y adem?s termina por echar a perder el placer de la escalada. Pero atenci?n: tampoco te repitas ?es m?s dif?cil de lo que pensaba?, pues eso te har? perder la fuerza interior.
H] Prep?rate para caminar un kil?metro m?s: el recorrido hasta la cima de la monta?a es siempre mayor de lo que pensabas. No te enga?es, ha de llegar el momento en que aquello que parec?a cercano est? a?n muy lejos. Pero como est?s dispuesto a llegar hasta all?, eso no ha de ser un problema.
I] Al?grate cuando llegues a la cumbre: llora, bate palmas, grita a los cuatro vientos que lo has conseguido, deja que el viento all? en lo alto (porque all? en la cima siempre hace viento) purifique tu mente, refresca tus pies sudados y cansados, abre los ojos, limpia el polvo de tu coraz?n. Piensa que lo que antes era apenas un sue?o, una visi?n lejana, es ahora parte de tu vida. Lo conseguiste.
J] Haz una promesa: aprovecha que has descubierto una fuerza que ni siquiera conoc?as, y dite a ti mismo que a partir de ahora, y durante el resto de tus d?as, la vas a utilizar. Y, si es posible, promete tambi?n descubrir otra monta?a, y parte en una nueva aventura.
L] Cuenta tu historia: s?, cuenta tu historia. Ofrece tu ejemplo. Di a todos que es posible, y as? otras personas sentir?n el valor para enfrentarse a sus propias monta?as.


Publicado por carmenlobo @ 23:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios