Lunes, 07 de marzo de 2005
La creatividad de genios y artistas se asocia al riesgo de sufrir enfermedades mentales
02/11/2004 09:51:40


Van Gogh, Marilyn Monroe, Ernest Hemmingway o Kurt Kobain son algunos artistas que optaron por la v?a del suicidio.

Bilbao, octubre de 2004. Estos artistas est?n locos. La frase hecha de la calle adquiere, enmarcada en la celebraci?n del VIII Congreso Nacional de Psiquiatr?a, un rango cient?fico, al tratarse en la mesa presidida por Jes?s de la G?ndara Mart?n, jefe del Servicio de Psiquiatr?a del Hospital General Yag?e, de Burgos. Van Gogh, Marilyn Monroe, Ernest Hemmingway o Kurt Kobain entre otros cientos pertenecen a la l?gubre lista de artistas que decidieron suicidarse en su esplendor. Aunque a?n se desconoce si existe una mec?nica secreta que activa el hecho de que el arte propicie la aparici?n de la locura, algunas evidencias cient?ficas indican que ?los artistas y los genios tienen un riesgo mayor de sufrir enfermedades mentales, sobre todo depresiones y trastornos bipolares. Ciertas investigaciones indican que el 30 por ciento de estas personas sufren depresiones?, indica Jes?s de la G?ndara.

No se detiene ah? la reflexi?n. La gravedad de estos trastornos var?a en virtud de la actividad art?stica que se realiza, seg?n se deduce de los estudios impulsados por F?lix Post, investigador del Maudsley Hospital de Londres. En ellos se afirman que los poetas son los que tienen un mayor riesgo de sufrir depresi?n y cometer actos suicidas. Este peligro tambi?n es compartido por las personas que se dedican a ?varias actividades art?sticas al mismo tiempo; fundamentalmente los dramaturgos. Los m?sicos, por su parte, casi no tienen riesgo de suicidio en comparaci?n con los literatos?, puntualiza De la G?ndara.

?Eliminan la creatividad los tratamientos psiqui?tricos? Esa es una cuesti?n a debate. Post relaciona la herencia de una enfermedad mental y de las capacidades art?sticas en un estudio en el que afirma que el 67 por ciento de los escritores tiene antecedentes familiares de creatividad, pero un 75 por ciento tambi?n cuenta con antecedentes de enfermedades psiqui?tricas. ?Parece que hay una clara relaci?n hereditaria. Si un artista tiene un familiar que comparte las mismas inquietudes creativas y adem?s sufre una enfermedad mental, es muy probable que el primero tambi?n la sufra?, explica De la G?ndara.

La comunidad cient?fica se divide entre quienes piensan que hay que tratar a los genios con enfermedades mentales aunque esto suponga la p?rdida de su genialidad, y quienes creen que las actividades creativas tienen un papel terap?utico, de manera que si se administran tratamientos que anulan la capacidad art?stica empeora el estado del enfermo y se complica su vida emocional. Sin embargo, no es un asunto claro el discernir si las terapias, especialmente las farmacol?gicas, mejoran o empeoran la capacidad art?stica. ?Se sabe que las enfermedades mentales afectan gravemente a las facultades creativas del individuo. Los tratamientos farmacol?gicos pueden actuar como agentes liberadores, aunque con frecuencia tienen una funci?n opuesta y favorecen la contenci?n, lo que impide la expresi?n art?stica?, asegura el experto, con lo que queda la sombra de la duda

Las nuevas generaciones de antidepresivos y antipsic?ticos permiten ?mejorar los s?ntomas y conservar el esp?ritu creativo de estas personas. El tratamiento con antipsic?ticos at?picos, ha demostrado mejorar la patolog?a en muchos casos, sin los efectos secundarios propios de los f?rmacos convencionales, que deterioran la capacidad creativa. Incluso llegan a mejorar y potenciar la actividad art?stica?. Hasta la fecha, ning?n estudio ha sido capaz de determinar hasta qu? punto los psicof?rmacos afectan a la creatividad art?stica, y las investigaciones ofrecen resultados dispares. Tampoco existen pruebas de que las terapias con f?rmacos modifiquen m?s los aspectos creativos que otros tratamientos como la psicoterapia.

S? es probable que los psicof?rmacos aten?en un ?rasgo t?pico de las personas creativas denominado desasosiego mental, que consiste en una inquietud que les impulsa a generar constantemente nuevos proyectos. Cuando este desasosiego desaparece disminuye la creatividad?, apunta el especialista. En definitiva, si Van Gogh o Gauguin hubieran tenido un buen tratamiento, adem?s de ser genios, hubieran sufrido menos y hubieran alcanzado cotas a?n mayores de excelencia art?stica.




Fuente: www.buscasalud.com/boletin/noticias/2004

Publicado por carmenlobo @ 0:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios