Martes, 26 de junio de 2012

Antonio Porchia (13 de noviembre de 1885 - 9 de noviembre de 1968) fue un poeta argentino. Nació en Conflenti (Calabria -Italia) pero, luego de la muerte de su padre en 1900, se muda a la Argentina. Escribió en castellano Voces, su única obra, un libro de aforismos.

Ha sido traducido al inglés por W.S. Merwin), al francés, al alemán. Fue un escritor en extremo sucinto, autor de culto para renombradas figuras de la literatura contemporánea como André Breton, Jorge Luis Borges, Roberto Juarroz y Henry Miller.

Algunos críticos marcan un paralelismo de su obra con los haikus japoneses, y han encontrado afinidades con algunas escuelas del pensamiento Zen.

www.antonioporchia.com.ar

Han dejado de engañarte, no de quererte.
Y te parece que han dejado de quererte.

***

Tenemos un mundo para cada uno, pero no tenemos un mundo para todos.

***

Durmiendo sueño lo que despierto sueño.
Y mi soñar es continuo.

***

A veces hallo tan grande a la miseria que temo necesitar de ella.

***

Y si llegaras a hombre, ¿ a qué más podrías llegar ?

***

Nada no es solamente nada. Es también nuestra cárcel.

***

He llegado a un paso de todo.
Y aquí me quedo, lejos de todo,
un paso.

***

El dolor no nos sigue: camina adelante.

***

En plena luz no somos ni una sombra.

***

Mueren cien años en un instante, lo mismo que un instante en un instante.

***

La confesión de uno humilla a todos.

Sí, me apartaré.
Prefiero lamentarme de tu ausencia que de ti.

***

Cuando me hiciste otro, te dejé conmigo.

***


He visto que lo posible es el mundo de las miserias.
Por ello casi no me ocupo más de lo posible.

***

Y si respiras en el hombre, en el pequeñísimo hombre, todo,
¿cómo no te ahogas?

***

Ha sido correcto conmigo todo el universo, menos el hombre, mi semejante.

***

Te llevaré flores donde ellos saben que estás y donde yo sé que estás;
en ambos lugares distintos.

***


Sin un porqué, todo parece desequilibrado; y con un porqué,
todo parece un porqué.

***

Todos pueden matarme, pero no todos pueden herirme.


Publicado por carmenlobo @ 19:00  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios