Mi?rcoles, 10 de agosto de 2011

CHILE

Guillermo Orsi

El cuerpo doctrinario que, en materia educativa, despleg? la derecha argentina durante toda la d?cada de los ?90 ?y con el cual sigui? batiendo el parche hasta hace una semana-, ilustraba sus devaneos elitistas con ?el ejemplo chileno?. Un sistema que arranca en escuelas primarias y secundarias ?competitivas?, ?gerenciadas? como unidades aut?nomas y cuyo rendimiento debe ser observado por una suerte de agencias calificadoras de riesgo, hasta una universidad paga, de acceso restrictivo basado, m?s que en exigencias acad?micas, en la posibilidad de ?restituir la inversi?n? que en cada estudiante hace el estado, pagando cuotas o accediendo a becas que comprometen al futuro graduado. Todo esto, presentado como un ejercicio de la responsabilidad individual, en una sociedad que para aceptar en los ?70 la transformaci?n capitalista debi? soportar fusilamientos, tortura, confinamientos, censura de prensa, estado de sitio, retroceso cultural y hasta un amago de guerra con la Argentina dictatorial.

?
Tan retr?grado sistema fue insistentemente presentado como ejemplo, reivindicado en congresos de educadores y presentado como emprendimiento virtuoso en cuanto encuentro de economistas satur? el continente. Mientras tanto, el sistema educativo argentino ?que permiti? a hijos y nietos y bisnietos de inmigrantes pobres, y a miles de hermanos de la devastada Am?rica latina, acceder gratuitamente a la universidad p?blica- fue perversamente atacado, no s?lo en el plano te?rico sino en avanzadas militares como la ?noche de los bastones largos? que, en 1966 y en reci?n estrenada dictadura- expuls? a garrotazos a decenas de cient?ficos de la Universidad de Buenos Aires.


Golpeado, humillado, empobrecido por asfixias financieras y amenazado por los te?ricos de la derecha conservadora ?que ve?an en las universidades p?blica ?nidos de marxistas?-, el sistema educativo argentino fue nuevamente atacado durante la gesti?n de Carlos Sa?l Menem, quien siguiendo los dictados de un liberalismo decimon?nico desmantel? la educaci?n p?blica primaria al dejarla librado a la suerte ?mala, por lo general- de la capacidad econ?mica de las provincias, en un pa?s centralista donde muchas provincias fueron y son a?n gobernadas por poderes cuasi feudales.


Pese a tanto agobio, la educaci?n p?blica argentina sigue en pie. Maltrecha, por cierto, con graves carencias de rendimiento y hasta de infraestructura, pero sigue en pie y de a poco, muy trabajosamente, se reconstruye, a partir de la sanci?n de una ley, la de financiamiento educativo, por la cual debe recibir no menos del 6% de los recursos contenidos en el PBI nacional.
No todo es cuesti?n de plata. Pero sin plata poco y nada puede hacerse y las luces de la educaci?n se apagan inexorablemente para los m?s pobres, releg?ndolos a la condici?n de mano de obra barata y disponible para lo que venga.


Las universidades p?blicas argentinas reciben a cientos de estudiantes bolivianos, peruanos, colombianos, venezolanos y? chilenos.
Hoy los estudiantes se han alzado en Chile con sus armas naturales: la protesta pac?fica, la movilizaci?n, la inteligencia en las calles. Y poco importa si el actual gobierno no es responsable directo de sus penurias, ya que varios de sus miembros provienen de aquel ?cuerpo doctrinario? que nos present? a la infamia como ejemplo.
Viva Chile, mierda.

?

http://guillermoorsi.blogspot.com/


Tags: Guillermo Orsi, chile estudiantes protest

Publicado por carmenlobo @ 13:03  | Latinoamerica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios