Viernes, 11 de marzo de 2011

El 18 de mayo de 1975 Astor Piazzolla estaba en Roma cuando se enter? de la muerte de Anibal Troilo. El dolor de la noticia lo hizo sentarse al piano y componer un homenaje para su amigo. Se llam? ?Suite Troileana? y se grab? ese mismo a?o con cuatro movimientos, que representaban los cuatro grandes amores de Troilo: ?Bandone?n?, ?Zita? (su mujer), ?Whisky? y ?Escolazo?. La relaci?n entre Troilo y Piazzolla comenz? en 1939 cuando Astor ingres? como bandoneonista a la orquesta de Troilo. Piazzolla ten?a 19 a?os y se pasaba todas las noches escuchando tocar la orquesta de Troilo. Para ese entonces hab?a trabado amistad con Hugo Baralis, violinista de la orquesta. Astor le hab?a confesado que se conoc?a el repertorio de la orquesta de memoria y que quer?a integrar la agrupaci?n. Baralis le cont? que a Troilo le gustaban los m?sicos experimentados y que ve?a dificultoso su ingreso por su juventud. Pero la oportunidad lleg?. Un d?a, uno de los bandeonistas, Toto Rodr?guez, se enferm? y la orquesta se ve?a complicada para cumplir las fechas del fin de semana. Astor se present? con la caradurez que lo caracterizaba y comenz? a tocar su bandone?n delante de Pichuco. Fue aprobado, Piazzolla integrar?a por cinco a?os la orquesta.

?

R?pidamente, Troilo, qui?n llamaba Gato a Piazzolla porque iba y ven?a, sin parar nunca, le tom? cari?o a Astor. Al mes que estaba en la orquesta, el padre de Piazzolla se vino a Buenos Aires desde Mar del Plata en motocicleta para ver a su hijo tocar en la orquesta del admirado Troilo. Luego de la actuaci?n y de la cena de rigor, el padre de Astor se despidi? dej?ndole a Troilo las recomendaciones por su hijo debido a los peligros de la noche. Recuerda Piazzolla en el libro de Natalio Gor?n: ?Una noche no ten?amos actuaci?n, entonces yo le dije a la misma persona que hab?a prometido cuidarme de todas las tentaciones de la noche: ?Gordo, ?qu? le parece si nos vamos a ese tugurio que hay en Avellaneda, el Doble Tres, a ver si hacemos una diferencia jugando al pase ingl?s?? Yo no lo tuteaba a Troilo, porque era siete a?os mayor, porque era el patr?n y por la dmiraci?n que le ten?a. ?l s? me tuteaba a m?, pero estaba asombrado. ??D?nde aprendiste a jugar a los dados?? Entonces le cont? que a los 12 a?os me escapaba de mi casa de Nueva York para ir a timbear. El Gordo mov?a la cabeza de un lado para el otro: ?Gato, vos sos el diablo en persona, que Dios te salve?.

?

Volvimos a las cinco de la ma?ana del d?a siguiente, secos los dos.? La audacia y sobre todo, su formaci?n musical, llev? a Piazzolla a suplantar por momentos el primer bandone?n de Troilo y m?s tarde, comenz? a arreglar algunos de los tangos de la orquesta. En ese momento Piazzolla estaba estudiando con Alberto Ginastera y escuchaba constantemente m?sicos de la talla de Stravisnky y B?rtok. ?Azabache?, un candombe de los hermanos Exp?sito, fue la primer obra que arregl? para la orquesta; luego seguir?an ?Inspiraci?n?, ?Chiqu? y otros. Pero la orquesta de Pichuco era una orquesta para bailar y no para escuchar m?sica, es por eso que Troilo simplificaba los arreglos de Piazzolla por este motivo, adem?s por no querer perder su sello personal. Fueron cinco a?os intensos y ricos para Piazzolla pero el continuaba sus estudios y segu?a creciendo musicalmente. Si bien algunos m?sicos de la orquesta lo alentaban y admiraban, otros le ten?an recelo a sus innovaciones. Piazzolla dej? la orquesta de Troilo en 1944, a sus 23 a?os, para transitar nuevos horizontes.

?

?

?Mi afecto por el Gordo nunca se modific? - recuerda Piazzolla - Quiz?s hubo una discusi?n, alg?n enojo pasajero cuando me fui de su orquesta, pero siempre nos quisimos mucho. Nunca decreci? mi admiraci?n por ?l, al contrario.

?

El paso de los a?os me hizo valorar todo lo que hizo. No escribi? una gran obra, por ah? son 25 o 30 temas, pero son todas joyas, una mejor que la otra. Yo agarro un bandone?n, toco ?La ?ltima curda? y se me caen las medias. Si Troilo hubiera tenido una cultura musical mayor, ni me imagino donde podr?a haber llegado. Es posible que su intuici?n haya cubierto ese bache, incluso para convocar m?sicos y arregladores; siempre se rode? de los mejores. ?l mismo ten?a la mejor partida de nacimiento, empez? de pibe con el Sexteto de Elvino Vardaro y Osvaldo Pugliese ?Casi nada!?

Dos a?os m?s tarde, Piazzolla debuta con su propia orquesta en el Caf? Marzotto, ubicado en la calle Corrientes, entre Cerrito y Libertad. En esa ?poca, Piazzolla segu?a estudiando y estaba componiendo sonatas y piezas sinf?nicas. Un profundo dilema surcaba por su mente, quer?a ser un compositor serio, renegaba del bandone?ny del tango, porque cre?a que era una m?sica menor. Lo encandilaban las composiciones de Stranvinsky y de Hindemith, quer?a ser como ellos. Escuchaba los grandes m?sicos de jazz, Stan Kenton, Oscar Peterson, le fascinaba su libertad y su capacidad de improvisaci?n. Reci?n en 1955, en Par?s, Piazzolla se da cuenta de su papel en la m?sica argentina cuando Nadia Boulanger le revela su destino: sus obras cl?sicas eran irreprochables pero carec?an de sentimiento, de substancia. Su coraz?n y su obra estaban en los tangos que hab?a compuesto y en su bandone?n, que era la prolongaci?n de su persona. A partir de ese momento, si bien todo continu? siendo dif?cil, Astor Piazzolla allan? su camino para erigirse en un innovador y dejar una huella inolvidable en el tango y en la m?sica argentina. Luego de que Piazzolla dejara la orquesta de Troilo, se comenz? a hablar de una rivalidad entre los dos. Pero los dos se quer?an e intimamente nunca estuvieron distanciados.

En una oportunidad, Troilo le mand? la siguiente esquela a Piazzolla: ?Querido Gato: Siempre me he honrado con tu amistad. Mucho m?s ahora que ha pasado tanta agua debajo del puente. Ahora, repito, s?lo me queda pedirle a Dios que te d? tranquilidad, y a m? que no me desampare. Algo hemos hecho para merecerlo. Te abraza, Pichuco. 19/6/67?. Tiempo despu?s, Piazzolla compone la m?sica para que Horacio Ferrer le ponga letra a ?El Gordo triste?.

?

?

?


Tags: Anibal Troilo y Astor Pia, Piazzolla, EL gordo y gato

Publicado por carmenlobo @ 13:13  | Piazzolla, Astor
Comentarios (0)
Comentarios