Martes, 18 de enero de 2011

Carlos Gorriarena nació en Buenos Aires el 20 de diciembre de 1925. En 1948 abandono sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes para incorporarse al alumnado de Demetrio Urrichua. A los 17 años de edad ingrese a la Escuela Nacional de Bellas Artes y tuve surte de tener dos grandes maestros, Lucio Fontana - el que luego partiría para Italia - en escultura, y Antonio Berni en dibujo. A los pocos años abandone la escuela y proseguí mis estudios con el pintor Demetrio Urrichua - un ejemplo de vida -, el "anarquista" enrolado en un importante grupo de pintores sociales.
Hizo su primera exposición en 1959 y fue cofundador y participante del Grupo del Plata (1960-64). En 1962 es invitado por la Michael Keroly Memorial, que dirigía Bertrand Russell, a Vance (Francia). Durante los años 1971-72 reside en Madrid. Gorriorena obtuvo el Gran Premio de Honor del Salón Nacional 1986, la máxima distinción a las artes visuales, por su obra Pin, Pan, Punk.
Gorriarena en un destacado exponente de los que hemos denominado Arte Político, cuyo iniciador en la Argentina fue Antonio Berni, en la década del 30. pero no es esta una forma de propaganda realizada en favor de un partido, una ideología o un gobierno, sino un cuestionamiento ético de la realidad social, que constituye por sí sola un fenómeno político.
En la obra de Gorriarena puede discernirse cinco etapas. Entre 1959 y 1963 hace una pintura de tipo naturalista. Pero en una segunda fase (1964-66), bajo el impacto que en el ha producido la Neofiguración, desquicia en sus telas las apariencias humanas para alegar la situación social.


Dos hechos capitales ocurren en la Argentina de 1961: la muestra Otra Figuración, de la que saldrá el grupo formado por Ernesto Deira, Rómulo Maccio, Luis Felipe Noe y Jorge de la Vega, y la presentación de la serie de Juanito Laguna, obra de Anonio Berni, Ambas exposiciones suceden al relámpago informalista, breve y luminoso (1958-60), en el que habían colaborado algunos de los neofigurativos. Berni, al revez de estos últimos, era un pintor consagrado en 1961: Sus grandes oleos de 1934-57, con una estupenda figuración neoexpresionista, son rotundos testimonios de la Argentina pobre y relegada.
En la tercera época (1967-70), el caos el caos empieza a ordenarse y las apariencias a recomponerse, en sus series Las Banderas y Las Bocas y Las Comidas. El cuarto ciclo es el del Arte Político en pleno y se extiende entre 1971 y 1982. Presenta entonces sus series rostro descubierto, relatos basados sobre fotos periodísticas, y Homenaje a los reporteros gráficos de "Time", en que llevaba el análisis de lo que denominaba "La incoherencia del mundo" a ciertas grandes figuras internacionales. Pero en sus telas y dibujos de 1979-82, Gorriarena dio cuenta de la lúgubre Argentina de la represión ilegal y el vaciamiento económico, con imágenes desgarradoras, lacerantes, indignadas. Desde mi retorno a las figuraciones el 70-72 hasta el 83, el objeto elegido, las situaciones, puede decir que son políticas. El "que" es político. Luego eso se va modificando, ha señalado. Después, hacia 1983, pasa a la sátira social. Creo que apartir del 83 se produce un cambio. El sujeto elegido comienza a ser más cotidiano, son simples seres humanos, fundamentalmente diría que es la clase media, observa Gorriarena.



En la ultima década acude a menudo a la ironía y el sarcasmo para abordar los podes oficios: el de los hábitos regimentados, el de las ceremonias, el de las modas sociales, el de los medios electrónicos, el del turismo, el de las leyendas históricas. Son alegorías de un universo tribal, consumista, insensible, de cuya existencia nos alerta con bruscos e inesperados toques de alerta sobre la creciente cosificación humana. Por ello remarca que el show lo tiene todo. Este vomito agridulce nos salpica (...) Hace ya mucho tiempo que en el mundo la extensión ha suplantado a la profundidad.
Si, como se ha dicho, todo artista verdadero es hijo de su tiempo, Gorriarena lo es en plenitud. En los largos años que han mediado desde su primera exposición, dio testimonio en su obra de una Argentina azotada por las convulciones institucionales y las turbulenciassociales.
Los cambios, por lo menos en los últimos años, se han ido dando casi como si yo no me diera cuenta, como las arrugas, las marcas que el tiempo, la vida, van dejando. Las influencias del exterior han sido múltiples.
Desde mis conversaciones con amigos entrañables y no forzosamente pintores, al olor de una época, mas que a influencias puntuales. Los personales avances de la vida, las crisis, los momentos de bonanza y definitivamente como cosa muy importante el transcurrir social y político.


No solo porque la galería de sus personajes integra un submundo en el cual la única manera de existir para ellos es bajo la forma de apariciones (termino medio entre el ser y el no ser), sino también por que la crueldad de sus observaciones agudas y descarnadas, sus arquetipos, son retratos sin piedad y sin censura explicita, un descenso programado a los infiernos personales, a un espacio teatralizado, donde nada es imprescindible, pero si inevitable.Sus telas dan cuenta de una visión muy personal y de una pintura cuyas virtudes no se explicitan en el placer de la materia y el gesto, sino en danzas constitucionales que apoyan las formas, potencian los ritmos y tornan a las superficies en áridas propuestas materiales.
Cultor de una imagen que surge de esta sociedad desenfadadamente violenta, Gorriarena desoculta los mecanismos del neoexpresionismo. Sus figuras emergen como de las tinieblas (muchas de ellas de iridiscente luminosidad), y aparecen tencionadas por una voluntad reiterada, torturada, tal como - ya lo señalamos - en las obras de sus colegas alemanes y escandinavos de los años treinta.
Gorriorena busca su expresión por medio de una exacerbación de la línea, del color, pero lo hace también con la materia, porque esta es la que cumple el rol que lo representa. De esto resulta el fuerte carácter barroco de sus obras, y su carga estilística devuelve vitalidad al instinto, como ya lo hicieran los expresioncitas o los fauves.

Fuente: http://www.paseosimaginarios.com/NOTAS/gorriarena2/notas4.htm


1925 Nace en Buenos Aires el 20 de Diciembre.
1944/47 Estudia en la Escuela Nacional de Bellas Artes, donde tiene como maestros a Lucio Fontana y Antonio Berni.
1948 Se incorpora al alumnado del pintor y muralista Demetrio Urruchua.
1958 Integra como cofundador el Grupo del Plata.
1960 Realiza su primera exposición individual en la S.A.A.P.
1967 Expone parte de la serie del Onganiato en la Galería Arte Nuevo (que entonces estaba ubicada en la Galería del Este.
1970/71 Reside en Madrid, España.
1972 Regresa a la Argentina.
1977 Expone en la Galería Arte Nuevo la muestra de pinturas A rostro descubierto.
1978 Presenta en la Galería Van Riel la exposición homenaje a los reporteros gráficosde“Time”
1984 Obtiene el primer Premio de pintura en el Salón Municipal “Manuel Belgrano”.
1985 Expone 22 años de pintura en el Museo Municipal de Artes Plásticas Eduardo Sivori
1986/87 Recibe el Gran Premio de Honor en el Salón Nacional de Pintura. Se le otorga la Beca John Simon Guggenheim Memorial Foundation, Nueva York, EE.UU.
1989 Recibe el Premio al Artista del Año, en los Premios a las Artes Visuales, de la Asociación Argentina de Críticos de Arte.
1992 Recibe el Primer Premio Pintura, en la Primera Bienal de Arte de la fundación Konex.
1993 Obtiene el Premio Trabuco (ex Palanza), otorgado por la Academia Nacional de Bellas Artes. Realiza la muestra Últimos diez años de pintura, en el Museo de Arte Moderno.
1995 Recibe el Primer Premio de Pintura Banco Ciudad, Premio Marechal.
1996 Se le otorga el Primer Premio de Pintura Banco Provincia de Buenos Aires. Participa en la exposición Variantes de la Figuración en la Argentina, Museo Cuevas, México.
1997 Expone en Maison de la Cultura Cote-des-Neiges, Montreal, Canadá.
1999 Participa, junto a los pintores Jorge Demirjian y Luis Felipe Noe, en la exposición del Museo Briggens, Canadá.
2000 Interviene como invitado de Honor en la Feria de Arte ArteBA. Expone en la Galería Lilian Rodríguez, Montreal, Canadá. Participa en la Primera Bienal Internacional de Arte de Buenos Aires, Museo Nacional de Bellas Artes. 

2001 Presenta su Muestra Antológica - 40 años, en el Museo Nacional de Bellas Artes.

CARLOS GORRIARENA / EDITORIAL EL ATENEO / JORGE GLUSBERG



Tags: Carlos Gorriarena

Publicado por carmenlobo @ 23:12  | ART
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios