Domingo, 21 de noviembre de 2010

Dino Campana

(20 Agosto1885 ? 1 Marzo 1932)

BUENOS AIRES

El buque avanza lentamente
Entre la niebla gris de la ma?ana
Sobre el agua amarilla de un mar fluvial
Aparece la ciudad gris y velada.
Se entra en un puerto extra?o. Los emigrantes
Enloquecen y se enfurecen agolp?ndose
En la ?spera ebriedad de la inminente lucha.
Desde un grupo de italianos vestido
De manera rid?cula, a la moda
Bonaerense, arrojan naranjas
A los paisanos alterados y vociferantes.
Un muchacho de porte liger?simo
Prole de libertad, pronto a lanzarse
Los mira con las manos en la faja
Multicolor y esboza un saludo.
Pero gru?en feroces los italianos.

?

Il bastimento avanza lentamente
nel grigio del mattino tra la nebbia
sull?acqua gialla d?un mare fluviale
appare la citt? grigia e vela.
?
Si entra in un porto strano.
Gli emigranti
impazzano e inferocian accalcandosi
nell?aspra ebbrezza d?imminente lotta.
?
Da un gruppo d?italiani ch?? vestito
in un modo ridicolo alla moda
bonearense si gettano arance
ai paesani stralunati e urlanti.
?
Un ragazzo del porto leggerissimo
prole di libert?, pronto allo slancio
li guarda colle mani nella fascia
variopinta ed accenna ad un saluto.
Ma ringhiano feroci gli italiani.
?
ENV?O

El agua tiene la melena de plata
El amor es sin retorno
Blanca yegua de amor
Tu vell?n dorado
Amor sin retorno.



JARD?N OTO?AL


?Al jard?n espectral, al lauro mudo
de las verdes guirnaldas,
a la tierra oto?al
un ?ltimo saludo!
A las ?ridas cuestas,
?speras, rojas por el sol extremo,
confusa de sonidos
roncos, grita la lejana vida;
grita al muriente sol
que ensangrienta canteros.
Se escucha una fanfarria
que dolorosa sube: el r?o se esfuma
en la arena dorada; en el silencio,
vueltas, blancas estatuas ornamentan
los puentes, y ya las cosas no son m?s.
Y del hondo silencio como un coro
tierno y grandioso
surge y anhela junto a mi balc?n:
y en olor de laurel,
en olor de laurel, acre, muriente,
entre las inmortales estatuas del crep?sculo
ella surge, presente.



LA VIDRIERA


La noche humosa de verano
por la vidriera alta escancia brillos en la sombra
y deja en mi coraz?n un sello ardiente.
Pero ?qui?n (en la terraza sobre el r?o se enciende una l?mpara),
(quien
a la Virgencita del Puente, qui?n es, qui?n es que le ha encendido
(la l?mpara. Hay
en el cuarto un olor de podredumbre: hay
en el cuarto una roja llaga desfalleciente.
Las estrellas son botones de madreperla y la noche se viste de
[terciopelo
y tiembla la noche fatua; es fatua la noche y tiembla, pero hay,
en el coraz?n de la noche, hay
siempre una roja llaga desfalleciente.



FLORENCIA

(Ufizii)

Dentro de tus puentes multicolores
el Arno augur tranquilo se enarena
y en reflejos serenos quiebra apenas
graves arcos entre un morir de flores.
???????????????.
Azul el arco del intercolumnio,
tiembla rayado entre excelsos palacios:
c?ndidas rayas en lo azul, extraviados
vuelos, sobre blanca juventud en columnas.


Tags: Dino Campana, Cantos Orficos

Publicado por carmenlobo @ 12:00  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios