Mi?rcoles, 10 de noviembre de 2010

Cecilia?Meireles

?

07/11/1901 ? 09/11/1964

Poetisa, profesora y periodista. En la d?cada del 30, rompi? con todos los tab?es de la sociedad con su defensa de una pol?tica menos moralista y una educaci?n moderna. Como periodista, fue defensora de la idea universal de democracia en medio de un per?odo de autoritarismo nacional.

Su poes?a l?rica y de gran interioridad, de simplicidad en la forma pero de im?genes y s?mbolos complejos, es de gran relevancia para la literatura brasile?a del siglo XX.??

Cecilia Meireles naci? en Rio de Janeiro, hija de un empleado del Banco do Brasil y de una profesora municipal. La muerte estuvo presente desde el comienzo en su familia, con??el nacimiento de tres hijos que no sobrevivieron y que Cecilia no lleg? a conocer. M?s tarde, su padre fallecer?a tres meses antes de su nacimiento y su madre a los tres a?os. Criada por su abuela, Cecilia desarrollo una profunda consciencia y sensibilidad desde ni?a, habituada a la soledad y rodeada de libros. Comenz? a escribir a los 9 a?os y se incorpor? a la docencia como profesora p?blica a los 16.??

Dos a?os m?s tarde iniciaba su carrera literaria con la publicaci?n de la colecci?n de sonetos simbolistas?Espectros?en 1919. La obra po?tica de Cecilia en la d?cada del 20, revela poca afinidad con las tendencias nacionalistas de moda en libros como?Nunca mas? Poema de los Poemas?(1923).?Crianza, mi amor?(1924) y?Baladas para el rey?(1925)?En 1922 se casa con el pintor portugu?s, Fernando Correia Dias, con quien tiene tres hijas. Su marido se suicida en 1935. Cecilia vuelve a casarse en 1940.?

Cecilia Meireles fue una de las grandes defensoras de la libertad, en una ?poca marcada por la dictadura y la represi?n del llamado ?populismo? de Get?lio Vargas. Esto le signific? la persecuci?n de una serie de enemigos debido a sus convicciones y cr?tica al sistema. Una de sus mayores luchas fue la defensa de una escuela p?blica libre, mixta sin la interferencia arbitraria de la familia ni de la iglesia. Por eso se gan? la ojeriza de la iglesia cat?lica a lo largo de 30 a?os?y a?n hoy, cuando muchas veces se hace una lectura equivocada de su obra.

Cecilia Meireles viaj? extensamente dando conferencias en Am?rica Latina, EE UU y Portugal y recibi? varios premios y honores en varios pa?ses. Luego de su muerte debido al c?ncer, continu? recibiendo honores y premios p?stumos por su obra po?tica y educativa.?

Fuente:?http://mujeresparapensar.wordpress.com/2007/10/15/cecilia-meireles/

?

?

Retrato

Yo no ten?a este rostro de hoy,

tan calmo, tan?triste, tan delgado,
ni estos ojos tan vac?os,
ni este labio amargo.

Yo no ten?a estas manos sin fuerza,
tan detenidas y fr?as y muertas;
yo no ten?a este coraz?n
que ni se muestra.

Yo no advert? este cambio,
tan simple, tan cierto, tan f?cil:
?En qu? espejo se perdi?
mi imagen?


Carta?

Yo, s? -?Pero y la estrella de la tarde, que sub?a y descend?a

de los cielos cansada y olvidada?
?Y los pobres, que golpeaban las puertas, sin resultado, haciendo
vibrar la noche y el d?a con su pu?o seco?
?Y los ni?os, que gritaban con el coraz?n aterrado?: ??por qu?
nadie nos responde??
?Y los caminos, y los caminos vac?os, con sus manos extendidas
in?tilmente?
?Y el santo inm?vil, que deja a las cosas continuar su rumbo?
?Y las m?sicas encerradas en cajas, suspirando con las alas
recogidas?

?Ah! ?Yo, s? ?porque ya lo llor? todo, y desped? mi cuerpo
usado y?triste,
y mis l?grimas lo lavaron, y el silencio de la noche lo enjug?.
Pero los muertos, que enterrados so?aban con palomas ligeras
y flores claras,
y los que en medio del mar pensaban en el mensaje que la playa
desplegar?a r?pidamente hasta sus dedos?
Pero los que se adormecieron, de tan excesiva vigilia ?y que yo
no s? si despertar?n?
y los que murieron de tanta espera? -y que no s? si fueron salvados.

Yo, s?. Pero todo esto, todos estos ojos puestos en ti, en lo alto
de la vida,
no s? si te mirar?n como yo,
renacida y desprovista de venganzas,
el d?a que necesites el perd?n.

?

Nosotros y las sombras

Y alrededor de la mesa, nosotros los vivientes,
com?amos y habl?bamos, en aquella noche extranjera,
y nuestras sombras por las paredes
se mov?an acompa?adas como nosotros,
y gesticulaban, sin voz.

Eramos dobles, ?ramos triples, ?ramos tr?mulos,
a la luz de los mecheros de acetileno,
por las paredes seculares, densas y fr?as,
y vagamente prodigiosas.
M?s que las sombras ?ramos irreales.

Sab?amos que la noche era un jard?n de lobos y de nieve.
Y nos gustaba estar vivos, entre vinos y brasas,
muy lejos del mundo,
de toda presencia vana
envueltos en mantas y ternura.

Hoy todav?a me pregunto por el singular destino?
de las sombras que se movieron juntas, por las mismas paredes.
?Oh!, las sin melancol?as, sin peticiones, sin respuestas...
?Tan evasivas!, enlaz?ndose y perdi?ndose por el aire.
Son ojos para llorar...


El poeta


"No se si las actuales condiciones del mundo permiten el equilibrio de forma y expresi?n, porque ser?an raros los poetas en tal estado de vivencia puramente po?tica, libres del aturdimiento del tiempo, que logren hacer del grito m?sica, esto es, que creen poes?a como se forman los cristales. Pero creo que todos padecen, si son poetas. Porque al final se siente que el grito es grito y la poes?a ya es el grito (con toda su fuerza), pero transfigurado."?

?

Encuentranos en Facebook:

?http://www.facebook.com/Articulosparapensar



Tags: Cecilia Meireles, Poetisa, profesora y peri, Rio de Janeiro, Retrato, carta, Nosotros y las sombras

Publicado por carmenlobo @ 12:16  | Escritoras
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios