Mi?rcoles, 03 de noviembre de 2010

Jaime S?enz Krup?

La Paz,?1921- 1986. Fue un?poeta?y narrador?boliviano.?La ciudad de La Paz fue su espacio vital y el permanente trasfondo de su obra. Reconocido como uno de los autores m?s importantes de la?literatura boliviana, tanto su vida como su obra marcaron profundamente el espacio cultural boliviano del siglo XX.

A ti

?Al calor de tu forma progresa mi sangre, en el aire

de sue?o
el clima para lo solo eres t?
-una sombra canta para ti en el fondo del agua al
comp?s de mi coraz?n
y en tu mirar mis ojos est?n silenciosos por la m?sica
al soplo de la luz,
en el cielo y en la oscuridad.

Esta noche reuno tu forma,
el eco de tu boca en medio de una olvidada canci?n
-y te doy un abrazo.

?

Como una luz

Llegada la hora en que el astro se apague,

quedar?n mis ojos en los?aires?que contigo fulguraban
Silenciosamente y como una luz
reposa en mi camino
la transparencia del olvido.

Tu aliento me devuelve a la espera y a la tristeza de la tierra,
no te apartes del caer de la tarde
-no me dejes descubrir sino detr?s de ti
lo que tengo todav?a que morir.

?

Eres visible


?Permaneces todo el tiempo en el olor de las monta?as

cuando el sol se retira,
y me parece escuchar tu respiraci?n en la frescura de la sombra
como un adi?s pensativo.

De tu partida, que es como una lumbre, se condoler?n
estas claras im?genes
por el viento de la tarde mecidas aqu? y a lo lejos;
yo te acompa?o con el rumor de las hojas, miro por
ti las cosas que amabas
-el alba no borrar? tu paso, eres visible.

?

Ven

Ven; yo vivo de tu dibujo

y de tu perfumada melod?a,
so?? en la estrella a que con un canto se podr?a llegar
-te vi aparecer y no pude asirte, a turbadora distancia
te llevaba el canto
y era mucha lejan?a y poco tu aliento para alcanzar
a tiempo un fulgor de mi coraz?n
-el que ahora estalla ahogado por alguna lluvia compasiva.

Ven, sin embargo; deja que mi mano imprima
inolvidable fuerza a tu olvido,
ac?rcate a mirar mi sombra en la pared,
ven una vez; quiero cumplir mis deseos de adi?s.


Espacio y silencio

?

Mirando la ciudad apoyado sobre una pe?a?
escucho el ruido con toda atenci?n?
cada lamento cada grito cada rumor?
miro en la altura m?s all? de las luces?
me detengo en el sendero con mis pasos?
tiemblan las sombras?
un h?lito se desprende a ratos del cielo?
me inclino sobre el abismo busco entre las bre?as?
entre los arbustos con calma y paciencia?
escudri?o el silencio en el horizonte?
alzo los ojos en pos del crep?sculo?
con el soplo del viento azotando mi cara?
ning?n sacrificio ninguna muerte ninguna m?sica?
ninguna conjunci?n de los astros mis votos?
mis promesas mis plegarias?
el j?bilo el llanto la ira la meditaci?n la agon?a?
nada ha servido de nada?
s? que no existes pero est?s aqu??
pens? encontrarte en alguna cara en alguna mirada en medio del gent?o?
en la quietud del campo en el curso del r?o en el vuelo del moscard?n?
trat? de inventarte de alguna manera trat? de so?arte trat? de escribirte?
donde t? est?s me encuentro yo mismo a ti te sucede lo mismo.

?

En la ventana?
A Nelly Villanueva?

?

Sabe Dios lo que yo buscaba, quer?a encontrar?
no s? qu?,?
una tarde,?
sent?a el antiguo momento del encanto, las cosas?
olvidadas en el tiempo?
-los objetos sin forma dentro de m?,?
un rastro de ceniza y un pedazo del acre,?
esos nombres inmortales en la memoria.?
El ancla, en los botones dorados, y los papeles,?
el polvo en el vaci?
- el olor,?
en unas ropas de ni?o, unos restos, unas migas?
de hace a?os?
-y desde muy lejos, al soplo del aire en la ven-?
tana,?
pens? en ti:?
en las nubes, un presagio de lluvia era el echarte?
de menos,?
con tus ojos inexplicables,?
y la tarde mor?a.?
Era un color, la ansiedad de los presentimientos:?
era una sombra: el adi?s,?
la noche profunda en la ventana.

?

Vsisitante profundo

4.?

Nadie ama y las cosas son las que aman,
cuando miro el mundo y los vientos late suntuoso mi coraz?n en la congoja
?veo los seres solos y ajenos al mundo, exploro y me aventuro por ellos al nacer
y no aman ni se quieren estar, transitan y yo soy su solo amigo.
Desde la soledad me aman las cosas, en este p?ramo yo me lamento por no escuchar tu suspiro
y no ser agua para mirar el sonido,
y me lamento por lo caviloso que me pone el amor que me tienen las cosas;
escucho el murmullo con que ellas se aman
y se pierde en los huecos que dejaste a tu paso.
En la inmovilidad me escondo
y te aferras a m?, y me muevo y te vas
?y se sonr?en las cosas, el corno y la trompa, y cantan canciones
y me aman con una gran hambre:
no es necesario vivir, pero es necesaria la vida
?digo.

?

Entre las obras de Jaime S?enz se pueden citar:

  • El escalpelo (1955).
  • Aniversario de una visi?n (1960).
  • Visitante profundo (1964).
  • Muerte por el tacto (1967).
  • Recorrer esta distancia (1973).
  • Bruckner. Las tinieblas (1978).
  • Im?genes pace?as (1979).
  • Al pasar un cometa (1982).
  • La noche (1984).
  • Los cuartos (1985).
  • Vidas y Muertes (1986).
  • La piedra im?n (1989).
  • Felipe Delgado -novela- (1989).
  • Los papeles de Narciso Lima Acha (1991).
  • Obras in?ditas (1996).
  • Obra dram?tica (2005).
  • La bodega de Jaime S?enz (2005).
  • Tocnolencias (2009)

Encuentranos en Facebook:

?http://www.facebook.com/Articulosparapensar



Tags: Jaime Saenz

Publicado por carmenlobo @ 12:54  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios