Viernes, 22 de octubre de 2010



Los de la academia sueca logran su objetivo: que discutamos si est? bien o mal otorgado el premio que lleva el nombre del inventor de la dinamita. La conducta pol?tica del Vargas Llosa maduro y geronte dan verg?enza ajena, pero cuando yo ten?a veintipico de a?os me deslumbr? ?La ciudad y los perros?, que el peruano hab?a escrito a los veintis?is.

A los poco m?s de mis treinta descubr? ?La guerra del fin del mundo?, que varias d?cadas m?s tarde redescubrir?a la entra?able y talentosa (y muy joven) Gabriela Cabez?n C?mara.

Ni qu? decir de ?Conversaci?n en?La Catedral?, libro sobre el que hoy cabeceo de sue?o cuando intento releerlo pero que me apasion? en su tiempo, tal vez porque volv?a sobre las taras de un pa?s y de un continente que por esa ?poca ensayaba su minu? revolucionario a las puertas del infierno.

Am?rica latina cambi? y cambi? aquel tipo. No creo, como se sugiere, que en su andar sobre las brasas de un crudo liberalismo econ?mico haya borrado las huellas de su talento literario. Una y otra cosa van, lamentablemente, por sendas divorciadas que a veces ensayan reconciliaciones y acaban tir?ndose a la cabeza platos de mayor calibre que los iniciales.

No reivindico a los f?siles de Estocolmo, que fueron capaces de dar el Nobel a Dario Fo y Franca Rame, mientras dejaban de a pie a Borges y a Cort?zar, entre otros. Y por no recordar el Nobel de la paz a Kissinger o a Obama. Me aburren los policiales suecos, me aburre Henning Mankel a quien le aburre la novela negra que no sea la propia, me aburre la monoton?a y la soberbia de creerse faros de la civilizaci?n cuando son lo que son, espasmos de una cultura congelada y lejana en la que la noche, dicen, cae demasiado temprano.

Pero Mario Vargas Llosa es lo que fue antes de sus poses para el fascismo vergonzante del FMI, de su declarada desconfianza hacia lo que los europeos llaman despectivamente ?populismo?, o sea, los gobiernos populares. Vargas Llosa es lo que fue antes de los enjuagues editoriales que le arrancaron textos prescindibles, de las caricias de una derecha cavernaria, de tanta descomposici?n operada en cl?nicas suizas para lucir rozagante o menos putrefacta.

Vargas Llosa, el de ?La casa verde? y el de ?La t?a Julia y el escribidor? merec?a que nos tomemos algo de nuestro tan a menudo malgastado tiempo hablando, aunque sea mal, de un gran escritor.

http://guillermoorsi.blogspot.com/2010/10/pesar-de-los-suecos.html

?

GUILLERMO ORSI
Nacido en Buenos Aires, en 1946. Libros publicados: "El vag?n de los locos", Emec? (premio Emec?), "Cuerpo de mujer", "Tripulantes de un viejo bolero", "Sue?os de perro" (premio Umbriel/Semana Negra 2004), "Buscadores de oro", "Nadie ama a un polic?a" (premio Carmona de novela negra). "Noches de Pelayo", cuento, segundo premio UNED. "Ciudad santa", que Almuzara acaba de distribuir.


Tags: A pesar de los Suecos, Guillermo Orsi:, Vargas Llosa, critica

Publicado por carmenlobo @ 9:59  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios