Jueves, 14 de octubre de 2010


QU? RUIDO TAN TRISTE

Qu? ruido tan triste el que hacen dos cuerpos cuando se aman,
parece como el viento que se mece en oto?o
sobre adolescentes mutilados,
mientras las manos llueven,
manos ligeras, manos ego?stas, manos obscenas,
cataratas de manos que fueron un d?a
flores en el jard?n de un diminuto bolsillo.

Las flores son arena y los ni?os son hojas,
y su leve ruido es amable al o?do
cuando r?en, cuando aman, cuando besan,
cuando besan el fondo
de un hombre joven y cansado
porque anta?o so?? mucho d?a y noche.

Mas los ni?os no saben,
ni tampoco las manos llueven como dicen;
as? el hombre, cansado de estar solo con sus sue?os,
invoca los bolsillos que abandonan arena,
arena de las flores,
para que un d?a decoren su semblante de muerto.

?

SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR
Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo, dejando s?lo la verdad de su amor,
la verdad de s? mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambici?n,
sino amor o deseo,
yo ser?a aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo o?r sin escalofr?o;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina,
por quien el d?a y la noche son para m? lo que quiera,
y mi cuerpo y esp?ritu flotan en su cuerpo y esp?ritu
como le?os perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la ?nica libertad que me exalta,
la ?nica libertad por la que muero.

T? justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.


TE QUIERO
Te quiero.

Te lo he dicho con el viento,
jugueteando como animalillo en la arena
o iracundo como ?rgano tempestuoso;

Te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonr?e en todas las cosas inocentes;

Te lo he dicho con las nubes,
frentes melanc?licas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;

Te lo he dicho con las plantas,
leves criaturas transparentes
que se cubren de rubor repentino;

Te lo he dicho con el agua,
vida luminosa que vela un fondo de sombra;

Te lo he dicho con el miedo,
te lo he dicho con la alegr?a,
con el hast?o, con las terribles palabras.

Pero as? no me basta:
m?s all? de la vida,
quiero dec?rtelo con la muerte;
m?s all? del amor,
quiero dec?rtelo con el olvido.

Luis Cernuda
De?Los placeres prohibidos, 1931

Imagen:?Ingres. Paolo et Francesca

?



Luis Cernuda Bid?n?(Sevilla,?21 de septiembre?de?1902???M?xico, D.F.,?5 de noviembre?de?1963) fue un destacado?poeta?y?cr?tico literarioespa?ol, miembro de la llamada?Generaci?n del 27.



Tags: Los placeres prohibidos, Luis Cernuda, Ingres. Paolo et Francesc

Publicado por carmenlobo @ 20:07  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios