Domingo, 10 de octubre de 2010

por el Maestro Tibetano:?Djwhal Khul?*

dictados a Alice A. Bailey

?

La muerte para el hombre medio es un fin desastroso, pues implica la terminaci?n de todas las relaciones hu manas, la cesaci?n de toda actividad f?sica, la ruptura de todos los signos de amor y afecto y el tr?nsito (involun tario y disconforme) a lo desconocido y temido. Es lo mismo que salir de una habitaci?n iluminada y agrada ble, cordial y familiar, donde est?n reunidos nuestros seres queridos, y pasar a la noche fr?a y oscura, solo y aterrorizado, esperando lo que vendr? y sin ninguna se guridad.

?

Pero las personas olvidan por lo general que todas las noches, durante las horas de sue?o, morimos en lo que respecta al plano f?sico y vivimos y actuamos en otro lugar. Olvidan tambi?n que han adquirido ya la facilidad de dejar el cuerpo f?sico, porque a?n no pueden conservar en la conciencia del cerebro f?sico los recuerdos de esa muerte y el consiguiente intervalo de vida activa, y no relacionan la muerte con el sue?o. Despu?s de todo, la muerte es s?lo un intervalo m?s extenso en la vida de acci?n en el plano f?sico; nos vamos ?al exterior? por un periodo m?s largo. Pero el proceso del sue?o diario y el proceso de la muerte ocasional son id?nticos, con la ?nica diferencia que en el sue?o el hilo magn?tico o corriente de energ?a, a trav?s de la cual corren las fuerzas vitales, se mantiene intacto, y constituye el ca mino de retorno al cuerpo. Con la muerte, este hilo de vida se rompe o corta. Cuando esto ha acontecido, la entidad consciente no puede volver al cuerpo f?sico den so, y al faltarle a ese cuerpo el principio de coherencia, se desintegra. (4-358/9)

?

(2) 1.?Temor a la muerte.?Est? basado en:

a.???????????????????????????????????????????????????????????????????El terror, en el proceso final del desgarra miento en el acto de la muerte.

?

b.??????????????????????????????????????????????????????????????????El horror a lo desconocido y a lo indefinido.

?

c.???????????????????????????????????????????????????????????????????La duda respecto a la Inmortalidad.

?

d.??????????????????????????????????????????????????????????????????El pesar por tener que abandonar a los seres queridos o ser abandonado por ellos.

?

e.???????????????????????????????????????????????????????????????????Las antiguas reacciones a las pasadas muer tes violentas, arraigadas profundamente en el subconsciente.

?

f.????????????????????????????????????????????????????????????????????El aferrarse a la vida de la forma, por estar principalmente identificados con ella en la conciencia.

?

g.???????????????????????????????????????????????????????????????????Las viejas y err?neas ense?anzas referentes al cielo y al infierno, siendo ambas, perspec tivas desagradables para cierto tipo de personas.

?

Como conozco el tema, tanto por la experiencia en el mundo externo como por la expresi?n de la vida interna, dir? que: La muerte no existe. Como bien saben, hay una entrada en una vida m?s plena. Hay liberaci?n de los obst?culos del veh?culo carnal. El tan temido proceso de desgarramiento no existe, excepto en los casos de muerte violenta o repentina, entonces lo ?nico desagra dable es la sensaci?n instant?nea y abrumadora de pe ligro y destrucci?n inminente, y algo que se parece a un shock el?ctrico. Nada m?s. Para los no evoluciona dos, la muerte es un sue?o y un olvido, porque la mente no est? bastante despierta para reaccionar, y el archivo de la memoria est? pr?cticamente vac?o. Para el ciuda dano com?n y bueno, la muerte es la continuidad en su conciencia del proceso de la vida, y lleva a cabo los in tereses y tendencias de esa vida. Su conciencia y sen tido de percepci?n son los mismos e invariables. No percibe mucha diferencia, est? bien cuidado, y a menu do no se da cuenta que ha pasado por la muerte. Para el perverso y cruel ego?sta, el criminal y esos pocos que viven ?nicamente para el aspecto material, se pro duce esa situaci?n denominada ?atados a la tierra?. Los v?nculos, que han forjado con la tierra, y la atracci?n hacia ella, de todos sus deseos, los obliga a permane cer cerca de la misma y de su ?ltimo medio ambiente terreno. Tratan desesperadamente por todos los medios posibles, de ponerse en contacto y volver a penetrar en ?l. En contados casos, un gran amor personal por quie nes han dejado, o el incumplimiento de un deber reco nocido y urgente, mantienen a quienes poseen bondad y belleza, en semejante situaci?n. Para el aspirante, la muerte es la entrada inmediata en una esfera de ser vicio y de expresi?n a que est? muy acostumbrado, per cibiendo enseguida que no es nueva. En las horas de sue?o ha desarrollado un campo de servicio activo y de aprendizaje. Ahora sencillamente funciona en ?l duran te las veinticuatro horas (hablando en t?rminos de tiem po del plano f?sico) en vez de las breves horas de sue?o en la tierra. (4-218/9)

?

(3) Otro temor que induce a la humanidad a consi derar la muerte como una calamidad es el que ha in culcado la religi?n teol?gica, particularmente los Protestantes fundamentalistas y la Iglesia Cat?lica Roma na: el temor al infierno, la imposici?n de castigos, co m?nmente fuera de toda proporci?n a los errores cometidos durante una vida, y el terror impuesto por un Dios iracundo. Le dicen al hombre que debe someterse y que no hay escapatoria posible, excepto por medio de la expiaci?n vicaria. Como bien saben, no existe un Dios iracundo, un infierno ni tampoco la expiaci?n vicaria. S?lo existe un gran principio de amor que anima a todo el universo; existe la Presencia de Cristo, indicando a la humanidad la realidad del alma y que somos salvados por la vivencia de esa alma, y que el ?nico infierno que existe es la tierra misma, donde aprendemos a trabajar por nuestra propia salvaci?n, impulsados por el prin cipio de amor y de luz e impelidos por el ejemplo de Cristo y el anhelo interno de nuestra propia alma. Esta ense?anza acerca del infierno nos recuerda el giro s?dico que la Iglesia Cristiana, en la Edad. Media, dio al pen samiento y a las err?neas ense?anzas establecidas en El Antiguo Testamento, acerca de Jehov?, el Dios tribal de los Jud?os. Jehov?no es?Dios, ni el Logos planetario, ni el Eterno Coraz?n de Amor que Cristo revel?. A medida que estas err?neas ideas vayan desapareciendo, ser? eliminado, de la mente del hombre, el concepto del in fierno y reemplazado por la comprensi?n de la ley que hace al hombre lograr su propia salvaci?n en el plano f?sico, lo cual conducir? a corregir los males cometidos durante sus vidas en la tierra y que oportunamente le permitir? ?limpiar su propia pizarra?.

??

?

Djwhal Khul?*:?http://es.wikipedia.org/wiki/Djwhal_Khul

Articulo publicado en el grupo: Pensamientos del corazon?





Tags: Djwhal Khul, Alice A. Bailey, New Age, Sociedad Teosófica, maestro tibetano

Publicado por carmenlobo @ 17:52  | Psico - Filo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios