Viernes, 26 de febrero de 2010

TAN GRACIOSA…

”Tan graciosa y gentil se manifiesta 
la amada mía si serena pasa 
que las lenguas temblando quedan mudas 
y que los ojos ni a mirar se atreven.

”Ella se aleja, oyéndose alabada, 
benignante de humildad vestida, 
y da la sensación de haber venido 
desde el cielo, a manera de un milagro.

”Muéstrase tan graciosa a quien la mira 
que, al verla, nos produce una dulzura
que no puede entender quien no la prueba.

” Y parece que exhale de sus labios 
un espíritu suave, de amor lleno,
que al alma va diciéndole: Suspira.” 

(Dante a Beatriz)


Puede ser una paradoja, como destacó Alicia Misrahi, el que Dante (1265-1321) y su amada Beatriz Portinari (1265-1290), que fue su musa, no cruzaron más de una docena de palabras. Beatriz era la hija de un vecino de los Alighieri, Bice Portinati. Dante amó a Beatriz con una pasión casi mística durante años. Las posibilidades de materializar su amor, del que ella nunca tuvo noticia, se truncaron cuando Beatriz se casó con Simón de Bradi y murió prematuramente con 25 años de edad.

En la primera obra de Dante, Vida Nueva, una especie de diario íntimo en verso y prosa, el autor afirmaba que se prendó de Beatriz, en 1274, con nueve años. Cuando la volvió a ver por casualidad al cabo de nueve años y ella le saludó, empezó la redacción de Vida Nueva, que terminó en 1294, cuando ella ya había muerto.  El amor por Beatriz no le impidió vivir otros amores con muchachas como Lisetta y Pietra. También hizo ver que amaba a otras mujeres para no dañar la reputación de Beatriz, pero lo único que consiguió fue que ella dejara de saludarle.

Vida Nueva, está compuesta de 25 sonetos, 4 cantos o canzoni, y un comentario en prosa en el cual explica el poeta sus intenciones. Entre otros pasajes, Dante narra un sueño en que la vio muerta y, luego, la muerte real de ella. El escritor florentino contaba que estuvo sumido en la desesperación durante dos años (1290-1292), y que no encontró la esperanza de nuevo hasta que le erigió este monumento literario.

Beatriz, símbolo de la perfección, la gracia divina, la belleza y la virtud, desempeñaba un papel clave en la Divina Comedia y es el personaje encargado de guiar a Dante durante la segunda etapa de su viaje.

Dante ”rehizo su vida” y en 1292 se casó con Gemma de Manetto Donati, perteneciente a una destacada familia güelfa florentina. Tuvieron cuatro hijos.

Además de con la literatura, Dante estuvo comprometido con la política. Hijo de una familia de la burguesía güelfa (partidarios del papado romano), formó parte del ejército güelfo de la ciudad de Florencia que combatió en la batalla de Campaldino (1289), en la que los güelfos vencieron a los gibelinos. A consecuencia de sus actividades políticas terminó desengañado y en el exilio: Verona, Padua, Rímini, Lucca, Ravena, París…

 

LOS AMANTES DANTESCOS

Dante, acompañado de Virgilio, visitó el círculo segundo del infierno, donde se encuentran los amantes lujuriosos, entre ellos, Paolo y Francesca, que se hallaban estrechamente abrazados. La historia de ambos no puede ser más trágica: Francesca fue escogida como esposa del primer hijo de Malatesta de Verruchio, tirano de Rímini: Giovanni, tan inteligente y valiente como feo e iracundo. Cuando Paolo, el segundo hijo, ya casado, fue a Rávena a pedir la mano de Francesca para su hermano, ambos se enamoraron.

Los dos amantes lucharon con todas sus fuerzas por no caer en la tentación. Se distraían de su amor leyendo, peor no escogieron muy bien la lectura: los amores de Lancelot y Ginebra, de los que hablamos también en este blog. Cuando llegaron al punto en que Lancelot besa a la reina, Paolo, tembloroso, besó la boca de Fancesca, con tan mala suerte que les sorprendió Giovanni, que les mató con su espada. Como no tuvieron tiempo de arrepentirse, fueron al infierno…

Tanto gentil e tanto onesta pare
la donna mia quand'ella altrui saluta,
ch'ogne lingua deven tremando muta,...
e li occhi no l'ardiscon di guardare.

Ella si va, sentendosi laudare,
benignamente d'umilta' vestuta;

" e par che sia una cosa venuta
da cielo in terra a miracol mostrare."

Mostrasi si' piacente a chi la mira,
che da' per li occhi una dolcezza al core,
che 'ntender non la puo' chi no la prova;

e par che de la sua labbia si mova
uno spirito soave pien d'amore,
che va dicendo a l'anima: Sospira.

 


Tags: Dante Alighieri, Beatriz, Tanto gentil

Publicado por carmenlobo @ 10:38  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios