Martes, 16 de febrero de 2010

JUAN JOS? MILL?S

Pregunt? a un psiquiatra si el Papa, habida cuenta de que se cree el representante de Dios en la Tierra, era un delirante y me dijo que no, pues los delirios compartidos son, t?cnicamente hablando, otra cosa. Total, que si a usted se le aparece la Virgen es muy probable que lo ingresen y lo sometan a una o dos sesiones de electroshock. Pero si se le aparece en compa??a de unos amigos o de unos pastorcillos no pasa nada. Se me olvid? preguntar cu?ntas personas deben participar de un delirio para que deje de serlo, as? que lo siento, pero no puedo proporcionar en estos momentos esa informaci?n. En cualquier caso, mucho me temo que su cu?ado de usted y usted no son suficientes para legitimar una quimera.

    ?
    ?
Provoca asombro que los delirios consensuados adquieran de inmediato el estatus de realidad. Si el Gobierno, los consumidores, los bancos y los notarios se ponen de acuerdo, por ejemplo, en que un piso de 90 metros cuadrados vale un mill?n de euros, el piso valdr? un mill?n de euros, aunque su valor real sea muy inferior. Al a?o siguiente, si alguien no detiene la bola, costar? un mill?n cien mil, y as? de forma sucesiva, hasta que el espejismo reviente como una pompa de jab?n. Lo de los pisos no es un supuesto te?rico, ha ocurrido en Espa?a, junto a otras alucinaciones de car?cter econ?mico. El delirio y la lucidez se trenzan de tal forma en la vida diaria que no hay forma de distinguir el uno de la otra. De modo que cuando en la faja de una novela se incluye la leyenda "basada en hechos reales", deber?amos tener en cuenta que los llamados "hechos reales" son producidos a su vez, en gran medida, por sucesos completamente imaginarios. En otras palabras: que cuando los te?ricos hablan del descr?dito de la ficci?n deber?an aclarar si piensan que una ficci?n compartida deviene en una realidad homologable.


12/02/2010
El Pais


Tags: Juan José Millas, delirio, lucidez

Publicado por carmenlobo @ 10:05  | Millas, Juan Jose
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios