Mi?rcoles, 23 de septiembre de 2009


El Choclo
Con este tango que es burlon y compadrito,
se ato dos alas la emocion de mi suburbio.
Con este tango nacio el tango y como un grito
salio del sordido barrial buscando el cielo.
Conjuro extrano de un amor hecho cadencia
que abrio caminos sin mas ley que su esperanza,
mezclas de rabia, de dolor, de fe, de ausencia,
llorando en la inocencia de un ritmo jugueton.
Por tu milagro de notas agoreras,
nacieron sin pensarlo las paicas y las grelas,
luna en los charcos, canyengue en las caderas
y un ansia fiera en la manera de querer...
Al evocarte...
tango querido...
siento que tiemblan las baldosas de un bailongo
y oigo el rezongo de mi pasado.
Hoy que no tengo...
mas a mi madre...
siento que llega en punta 'e piie para besarme
cuando tu canto nace al son de un bandoneon.
Carancanfunfa se hizo al mar con tu bandera
y en un perno mezclo Paris con Puente Alsina.
Fuiste compadre del gavion y de la mina,
y hasta comadre del bacan y la pebeta.
Por vos susheta, cana, reo y mishiadura,
se hicieron voces al nacer con tu destino,
misa de faldas, kerosen, tajo y cuchillo
que ardio en los conventillos y ardio en mi corazon.

tango querido...tango argentino
siento que tiemblan las baldosas de un bailongo
y oigo el rezongo de mi pasado.
tango querido...tango argentino
siento que llega en punta 'e pie para besarme
cuando tu canto nace al son de un bandoneon.


El choclo es un tango «criollo» con música de Ángel Villoldo, estrenado en 1903 y cuya partitura fue publicada en 1905. Es considerado uno de los tangos más populares, se cuenta que llegó a ser tomado por el himno nacional argentino.

La melodía del tango, característica de la llamada «Guardia Vieja» del tango, fue compuesta probablemente hacia 1898. Su estreno fue el 3 de noviembre de 1903 por la orquesta de José Luis Roncallo, quien había transcrito la partitura, en El Americano, un restorán de categoría del centro de Buenos Aires. Para evitar conflictos con el dueño del local en una época en la que el tango era asociado a las clases marginales, Roncallo presentó la obra como una «danza criolla».

Diríase que sin atardeceres y noches de Buenos Aires no puede hacerse un tango
y que en el cielo nos espera a los argentinos la idea platónica del tango,
su forma universal (esa forma que apenas deletrean La Tablada o El Choclo),
y que esa especie venturosa tiene, aunque humilde, su lugar en el universo.
Fragmento de Evaristo Carriego, de Jorge Luis Borges

El 19 de marzo de 1955, Louis Armstrong grabó Kiss of Fire , en cuya ocasión se citó explícitamente como autores a Villoldo, Marambio Catán y Santos Discépolo

Tags: Louis Armstrong, kiss of fire

Publicado por carmenlobo @ 22:58  | Musica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios