S?bado, 19 de septiembre de 2009
Si no nos gusta que nos mientan, todos estamos dispuestos a escuchar la verdad?
Nada es menos seguro ... Inseparable de la historia del hombre, la mentira obtiene el cuadro de honor de la ambiguedad. Tiene muchas caras, y un sinnúmero de razones. Si es considerado como un pecado grave, una simple falta, o un medio legítimo de protección o incluso el ejercicio alegre de una gran imaginación, no obstante, es innegable que tenemos con la mentira una relación inquietante. Por lo tanto, en lugar de juzgar la legitimidad o no mentir, ¿no sería más honesto reconocer humildemente que no podemos prescindir, y luego tratar de entender por qué? La mentira es propia a los hombres? Que trata, ¿es realmente mentir a los otros o a sí mismo? La vida en sociedad sería posible sin la mentira? Por último, no sera que el hombre encuentra en la mentira el unico refugio para soportar la dolorosa verdad ?

La sinceridad de la mentira

Diálogo con Boris Cyrulnik, Paul Lombard, André Bercoff Christian Delorme
María de la Solemne
Dervy, 1999

"Solo podemos vivir en sociedad que, manipuleando la realidad". Boris Cyrulnik

Tags: Boris Cyrulnik

Publicado por carmenlobo @ 22:10  | Psico - Filo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios