Mi?rcoles, 10 de diciembre de 2008
Marguerite Yourcenar, Alexis ou le Traité du Vain Combat

"Y fue en ese momento que mis manos se me aparecieron. Mis manos reposaban sobre las teclas, dos manos desnudas, sin sortija, sin anillo -y era como tener bajo mis ojos mi alma dos veces viva. Mis manos (puedo hablar de ellas porque son mis únicas amigas) me parecían de repente extraordinariamente sensitivas; aún inmóbiles, parecían rozar el silencio como para incitarlo a revelarse en acordes. Ellas reposaban, todavía un poco temblorosas a causa del ritmo, y había en ellas todos los gestos futuros, al igual que todos los sonidos posibles dormían en ese teclado. Ellas habían atado alrededor de los cuerpos la breve alegría de los abrazos; ellas habían palpado, sobre los teclados sonoros, la forma de notas invisibles; ellas habían, en las tinieblas, encerrado en una caricia el contorno de los cuerpos dormidos."

Imagen: Egon Schiele

Tags: Marguerite Yourcenar

Publicado por carmenlobo @ 22:16  | Yourcenar, Marguerite
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios