Domingo, 06 de abril de 2008
El aumento excesivo de los precios del arroz inquieta los países de la región  
 
ASIA Sud-este. En CamboyaFilipinas y Vietnam, la prensa multiplica los artículos sobre los riesgos de penuria de este cereal que constituye el alimento de base de la población.  
 
  
  
Una vendedora de arroz espera sus clientes a Manilla, el 19 de marzo de 2008,
AFP  
  
  
"Es la guerra del arroz", se conmueve una comerciante de Phnom Penh, citada en Camboya Tarde Hebdo. "Los más pobres mueren de hambre.El kilo de arroz ha subido de 1 300 a 2 000 riels, de 20 a 30 céntimos de euros, en algunas semanas, y el gobierno ha desbloqueado la emergencia 200 toneladas de las reservas del estado, vendidas al precio fijo de 1 800 riels el kilo. 
Además, las exportaciones son prohibidas a lo largo de dos meses. "El reino exporta habitualmente muy poco de arroz, pero cuando la pregunta internacional aumenta, los países extranjeros vienen abastecer" se, relata el semanal camboyano. Rodeado por Vietnam y Tailandia, los dos primero exportadores mundiales, Camboya ve a menudo su producción partir fraudulentamente hacia sus vecinos. "El tráfico se eleva a más de 1,5 millones de toneladas por año", nota el periódico. 
Para su parte, la presidenta de las Filipinas, Gloria Arroyo, ha pedido a Vietnam entregarle 1,5 millones de toneladas. "Una medida excepcional, que subraya la inquietud de las autoridades" frente a una eventual penuria, observación el diario Filipinas Daily Inquirer. De tanto que, paralelamente a esta demanda, el ministro de la agricultura ha recomendado a la población de "reducir su consumición de un tazón a una medio-tazón por comida y por nadie." 
"Si el país conoce una penuria, el gobierno debe francamente el juicio al pueblo e informarla de las medidas que toma para atenuar de ello los efectos", persigue el periódico. "El arroz, del que los filipinos gastan 32 000 toneladas por día, es un producto estratégico. También el dictador Ferdinand Marcos lo había comprendido. Éste es por qué, cuando una grave penuria era sobrevenida a lo largo de los años 1970, había hecho entregar a las regiones las gusté tocadas gravemente de los cargamentos de arroz por los convoyes de camiones escoltados por el ejército.
"Los miedos de una eventual penuria de arroz deberían incitar el gobierno a racionalizar la producción y a acelerar la reforma agraria, para permitir a los cultivadores disponer de más de tierras para cultivar este cereal", estima el periódico de Manilla. 
Mismo a Vietnam quien en veinte años ha pasado del estatuto de país importador de arroz al de segundo exportador mundial, la pregunta de la reducción de las superficies disponibles para esta cultura interroga. "El país no debe descansar en sus laureles", alerta el diario Thanh Nien. "Desde ocho años, las superficies cultivadas no han parado de disminuir. "La producción por habitante tiene también reducida, pasando de 441 kilos en 2004 a 421 en 2007, entre otro a causa por el hecho de que de los arroceros se han readaptado en la ganadería, una actividad más rentable.El diario lista una serie de medidas destinadas a incitar los agricultores a no abandonar esta cultura esencial. 
Única nota positiva en este concierto de artículos alarmistas, el alza de los precios sobre los mercados mundiales booste las ventas a la exportación de la variedad de arroz cultivada en terraza a Ifugao y Kalinga, dos sitios filipinos clasificados al patrimonio mundial. "
Eso debería alentar los jóvenes agricultores a volver trabajar sobre las terrazas", lo que es el mejor medio de entretener estos sitios en peligro, concluyen las Filipinas Daily Inquirer.  

Tags: Asia; arroz

Publicado por carmenlobo @ 9:24  | ART
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios