Martes, 24 de julio de 2007

Alejandro Dolina
(fragmento de nota de Leila Guerriero, diario La Naci?n Line , 1996).


Estoy pensando m?s de la mitad de mi tiempo en el amor. Se lo juro. Del amor m?o y del amor en general. Las penas de amor son lo que m?s se parece a la muerte. El desencuentro amoroso, el abandono, es una sensaci?n parecida a morirse. Creo que si hubiera una medalla en una de cuyas caras estuviese la muerte, en la otra no estar?a la vida sino el amor.
El amor es lo contrario de la muerte. Yo he sido muy feliz y tambi?n muy desdichado. Porque ?se es el precio. Macedonio dec?a que a placeres de jugueter?a corresponden dolores de jugueter?a, y por el contrario, cuando los dolores son de herrer?a, entonces los placeres tambi?n son de herrer?a. He tenido grandes felicidades, pero el precio ha sido vivir tambi?n grandes tristezas. Lo prefiero as?. Lo prefiero as?. La praxis indica que efectivamente las relaciones duran poco. Pero yo creo que hay grietas por donde se puede vencer esa fatalidad. Mi idea es que efectivamente los amores duran eso que usted ha dicho. Pero a veces no. Y yo creo que lo que uno debe hacer es creer que todo amor es ?se que va a durar siempre. Y es posible que exista el amor definitivo y que valga la pena buscarlo. Y hasta es posible que yo lo haya encontrado. Pero no me pregunte m?s.

Articulo publcado en el grupo:Amarse con los ojos abiertos Por PILAR


Tags: Alejandro Dolina, El amor y la muerte

Publicado por carmenlobo @ 15:17  | Dolina, Alejandro
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios