Domingo, 03 de junio de 2007

El diario, un medio legitimador de la desigualdad
Mar?a Celia Allende Nores *



Imagen

Introducci?n


En la cultura de la globalizaci?n y la heterogeneidad, el discurso p?blico de los medios de comunicaci?n masiva se constituye en un mecanismo privilegiado que reproduce la cosmovisi?n ideol?gica dominante en la sociedad en la que se inserta. "Al difundir informaci?n y reproducir eventos y conflictos desde un marco ?aparentemente? objetivo, la prensa orienta la lectura del consumidor e impone patrones de pensamiento y matrices de conducta social. A?n sin propon?rselo, afecta las opiniones e incide en las actitudes del p?blico que lo consume." (Massi Mar?a Palmira 2001:62)

Es este contexto nos proponemos abordar un corpus de noticias en torno al g?nero, determinar sus formas discursivas y la posible influencia sobre la conformaci?n de modelos mentales en los lectores.

Los medios masivos de comunicaci?n tienen un rol preponderante en la representaci?n e interpretaci?n de la realidad. El an?lisis cr?tico del discurso se ocupa de determinadas formas de la desigualdad social y explora las estrategias discursivas de control, los modos de representaci?n, legitimaci?n y reproducci?n de tales situaciones. El an?lisis aborda los diferentes niveles y dimensiones del discurso. La investigaci?n, con elementos de este tipo de an?lisis, intenta ver la presentaci?n y el abordaje del tema g?nero en los medios masivos de comunicaci?n, espec?ficamente diarios de circulaci?n nacional.

Intentaremos analizar procedimientos ling??sticos a trav?s de los cuales la prensa construye una relaci?n desigual hombre?mujer que es totalmente desventajosa para la mujer.

Imagen

Relaciones de g?nero

Es importante definir claramente qu? entendemos por g?nero. Existe un consenso en considerar al g?nero una construcci?n social. "La variaci?n de los comportamientos sociales est? m?s all? de las diferencias biol?gicas, porque entre los seres humanos hasta la satisfacci?n de las necesidades m?s elementales ?alimentaci?n, vivienda, vestuario, etc.? de la sobrevivencia est?n determinadas por construcciones sociales". (De Barbieri, 1993Corazon

G?nero se refiere a la construcci?n social de la identidad sexual, construcci?n que asigna a las personas diferentes roles, derechos y oportunidades de acuerdo a su sexo. Mientras que el sexo se refiere a las diferencias biol?gicas entre hombres y mujeres.

Esta construcci?n social tiene caracter?sticas fundamentales:

se construye jer?rquicamente: los roles masculinos tienen un mayor estatus que las construcciones femeninas
es un t?rmino relacional, donde el estudio de lo femenino conlleva al estudio de lo masculino
Es una categor?a de an?lisis de gran poder para explicar las desigualdades entre las personas. Sin embargo, eso s?lo parte de una construcci?n social compleja de identidad, jerarqu?a y diferencial. La raza, la etnia, la clase y la sexualidad son otras categor?as socialmente que se intersectan con el g?nero a la hora de determinar la ubicaci?n social de los individuos.
Ya clarificado lo que entendemos por g?nero, en la producci?n te?rica sobre este tema algunas autoras distinguen dos posturas que acompa?an a la investigaci?n sobre las mujeres: Una que centra el objeto de estudio en las mujeres, es decir en generar, acumular y revisar informaci?n e hip?tesis sobre las condiciones de vida y de trabajo, la creaci?n y la cultura producida por las mujeres. Otra que privilegiar? a la sociedad como generadora de la subordinaci?n de las mujeres. (De Barbieri, 1993Arcoiris Este trabajo parte de la segunda perspectiva, analizando la sociedad y dentro de ella equidad de g?nero en el tratamiento de la informaci?n desde los medios masivos de comunicaci?n

El g?nero como construcci?n social tiene claramente definidos los diferentes roles asignados a varones y mujeres.

A partir del auge del capitalismo ?basado en la revoluci?n industrial? se define claramente la divisi?n por sexo del trabajo en la unidad econ?mica que es la familia y en la sociedad como si estuviesen biol?gicamente determinadas. El hombre se desempe?a en el mercado, vende su fuerza de trabajo y lleva el salario a la casa para poder adquirir con ?ste lo necesario para satisfacer sus necesidades de la familia. La mujer tiene asignadas las tareas de reproducci?n, y el "trabajo dom?stico" que implica reproducci?n biol?gica, de la fuerza de trabajo y la reproducci?n social, conceptos analizados en profundidad en el pensamiento de la Nueva Econom?a de la Familia.

A partir de los a?os 50, primero a partir de "la ?poca de oro" (Hirshman) y luego con la crisis del capitalismo ?en el ?ltimo cuarto del Siglo XX? modifica toda la estructura de producci?n y esto lleva a que se modifique tambi?n el sistema de relaciones de g?nero. Este es el sistema de relaciones econ?micas, sociales, pol?ticas y culturales entre hombres y mujeres. Estas relaciones contienen dimensiones simb?licas, normativas y subjetivas que configuran las pr?cticas sociales en los distintos espacios de la sociedad.

La mujer ingresa lenta pero de manera creciente en el ?mbito del trabajo remunerado. Esto implica grandes modificaciones en el sistema de relaciones anteriormente definido. Sin embargo, esta modificaci?n no implica necesariamente una situaci?n de igualdad o de equidad de g?nero. En general la mujer suma a toda su responsabilidad dom?stica la del trabajo remunerado. Esto aumenta su desigualdad, ya que por esta doble responsabilidad la mujer se encuentra en una posici?n desventajosa en el trabajo que le obliga a aceptar empleos que muchas veces no tienen seguridad social, en promedio tienen una remuneraci?n m?s baja, etc.

Muestra

Se desarrollar? un an?lisis de tres art?culos publicados en la tercera semana de junio de 2003. Estos tres art?culos trataban espec?ficamente el g?nero y el sistema de relaciones de g?nero planteado en la sociedad. Uno de ellos fue publicado en el diario La Naci?n, de Argentina el d?a 9 de junio, y los otros dos fueron publicados en El Mercurio, de Santiago de Chile. Estos tres art?culos presentan el tema de las mujeres que se ingresan en espacios que fueron tradicionalmente ejercidos por hombres.. Uno de ellos trata el posible ingreso de tres mujeres al Senado de Chile, el segundo es un art?culo sobre una encuesta realizada a 300 empresarias de Chile y el tercero es un art?culo sobre las astr?nomas argentinas.

La Noticia 1 (en adelante, N1) se refiere al posible ingreso de tres mujeres al Senado de Chile. La mayor parte del art?culo se refiere a una de ellas, autodenominada puta. Es un art?culo totalmente ir?nico sobre las implicaciones que puede tener el ingreso de las tres mujeres en dicho ?rgano legislativo. Es verdad que Anita Alvarado se ha hecho famosa en Chile porque se fue a los 18 a?os a Jap?n a prostituirse y volvi? siete a?os m?s tarde casada y con mucho dinero. El tema es que toda la nota, una cr?nica de m?s de media p?gina hace referencia a ella, y de las otras dos s?lo hace una caracterizaci?n en dos de los ?ltimos p?rrafos, de manera sumamente despectiva, a pesar de que las dos son reconocidas entre sus pares. La doctora Cordero es una cient?fica sobresaliente y Raquelita Argando?a es alcaldesa. Sin embargo de ellas s?lo se las nombra al final, donde a una la caracteriza por sus l?grimas y a la otra porque se lucir?a con sus caracterizaciones cient?ficas. Eso es todo lo que el autor comunica de ellas, obviando los posibles aportes que ?stas pudieran hacer desde el Senado. Asume que si hay una candidata que no est? calificada para postularse, ninguna mujer puede llegar a cumplir semejante tarea, que por a?os ha sido ejercida por hombres. Este art?culo es el t?picamente machista, con profundos supuestos androc?ntricos (es decir, el punto de vista en el cual el comportamiento masculino y sus caracter?sticas son centrales. Las sociedades androc?ntricas valoran la competitividad y la agresividad masculinas, mientras que las caracter?sticas femeninas son devaluadas).

La Noticia 2 (N2) se refiere a una encuesta realizada a 300 empresarias. Este art?culo fue publicado en el mismo peri?dico y el mismo d?a que el anterior, pero no tiene un sesgo de g?nero tan importante como el anterior. Tiene en apariencia una neutralidad en el tema g?nero. De todos modos es interesante analizar algunos elementos para ver si realmente es as? o detr?s de esa aparente objetividad se encuentra asentada una postura que acepta la desigualdad y la justifica.

Por ?ltimo trabajaremos sobre un art?culo del diario La Naci?n (N3) que hace referencia al trabajo de las astr?nomas argentinas. Este caracteriza el trabajo de las mismas, compar?ndolas con sus pares de otros pa?ses del mundo. En t?rminos generales, este es similar al anterior en cuanto a que no tiene el sesgo de g?nero tan marcado como el N1.

Al analizar las distintas categor?as, por un lado tomaremos la N1 y, por otro, la N2 y la N3, ya que tienen caracter?sticas semejantes en t?rminos de abordaje y presentaci?n del tema g?nero.

El autor de N1 es var?n y los de N2 y N3 son mujeres. Los tres forman parte de la redacci?n de los diarios que publicaron los textos.

Categor?as:

Analizaremos ciertas categor?as, algunas discursivas y otras est?ticas.

D?a y Ubicaci?n
T?tulo
Ilustraci?n de la nota (infograf?a, fotograf?a, dibujo, etc.)
Definici?n de g?nero. Abordaje de la participaci?n de la mujer en estos espacios antes restringidos a los hombres.
Discriminaci?n
Armonizaci?n del trabajo dom?stico y el trabajo remunerado.
D?a y ubicaci?n:

Noticia 1: D?a de publicaci?n: Domingo 22 de junio. Est? ubicada en la secci?n D, pag. 19. Es una cr?nica y ocupa los 3/5 superiores de la p?gina. El resto de la p?gina tiene publicidad.

Noticia 2: Est? publicada el d?a domingo 22 de junio con una extensi?n de dos hojas. En la primera ocupa todo el cuadrante superior y la mitad izquierda del inferior, el cuadrante libre contiene publicidad. En la hoja siguiente ocupa 2/3 del cuadrante superior. Esta nota est? en la Secci?n B "Econom?a y Negocios", en la p?ginas 3 y 4.

Noticia 3: Este art?culo sali? publicado el lunes 23 de junio. Nota de tapa, en el cuadrante inferior. Contin?a en la secci?n sociedad, en el ? p?gina del cuadrante superior derecho de la p?gina (impar).

La primera tiene una ubicaci?n poco importante, en una secci?n detr?s de la cual ya se inician los avisos. La segunda es importante porque si bien no est? ubicado en el cuerpo central del diario, se encuentra en muy buen lugar de la secci?n econom?a y negocios. Por ?ltimo encontramos una nota de tapa, la ?nica con estas caracter?sticas. Sin embargo, como dice el refr?n popular, "no todo lo que brilla es oro", ya que en el resto de la semana no tiene ning?n art?culo referido al g?nero, menos a?n el d?a domingo (d?a de mayor lectura de los diarios). Si bien figura como nota de tapa, aparece un d?a lunes sin grandes noticias ni de ?ndole pol?tica ni econ?micas.

Titulo, subt?tulo y copete o bajada:

Noticia 1:
Poder Femenino | Terror de los viejos pol?ticos
?Mujeres al Senado!
Anita, Raquel y la doctora Cordero, ?pr?ximas senadoras? Pondr?n a los hombres en vereda.

Noticia 2:
Encuesta | Sondeo a m?s de trescientas empresarias y ejecutivas:
Mujeres al tim?n:
Confesiones de mujeres top
Les importa m?s el desarrollo personal y profesional que el nivel de ingresos a la hora de elegir un trabajo, no las inquieta ganar m?s que sus maridos y son poco machistas.

Noticia 3:
Por su n?mero triplican el promedio mundial
Astr?nomas argentinas, en el primer puesto
Son el 35% del total de investigadores en su disciplina - En el mundo, la proporci?n de mujeres que investiga cuestiones relacionadas con el universo apenas alcanza el 12%

Es importante hacer una referencia a los significados y las connotaciones de los t?tulos. Me refiero en este punto al significado de ciertos signos ling??sticos subrayados que es importante tener en cuenta.

En el primer caso la expresi?n "terror de los viejos pol?ticos" y "(las mujeres) pondr?n a los hombres en vereda" primero muestra una divisi?n y un enfrentamiento entre grupos, que se presenta como un conflicto de intereses. Terror tiene caracter?sticas negativas ya que significa miedo, pavor, etc. Este terror se da porque las mujeres "pondr?n a los hombres en vereda". La caracterizaci?n supone que, con el ingreso de mujeres, ?stas s?lo intentar?n luchar para posicionarse frente a los hombres, olvidando que todos los integrantes del Senado deben tener el mismo objetivo, que es trabajar en pos del bien com?n de la naci?n.

El segundo t?tulo presenta un sondeo como "confesi?n". Si analizamos el significado de la misma es la manifestaci?n propia de hechos ideas o sentimientos, pero tiene una sentido de reconocimiento y declaraci?n propia, obligada por la fuerza de la raz?n o por otro motivo, lo que sin ello no reconocer?a ni declarar?a. No vamos a hacer un an?lisis de semi?tica, simplemente no podemos dejar de reconocer que a pesar de las encuestas y sondeos que se dan a diario, nunca se titulan "confesiones", ya que no revelan secretos que los actores no quieran decir y son obligados por la fuerza. Intentemos pensar en que sondeo se titulara: confesiones de empresarios.

Del tercer t?tulo, queremos destacar, no hay un enfrentamiento de grupos como en el primero, sino simplemente las astr?nomas forman parte de el grupo determinado de cient?ficos del pa?s, que se compara con otros pa?ses del mundo. Las astr?nomas argentinas son parte de la sociedad argentina que se compara con la de otros pa?ses.


Tratamiento del tema discriminaci?n

Un tema que debemos tener en cuenta es el tratamiento en las N2 y N3 sobre el fen?meno de la discriminaci?n. Predomina en estos textos la polifon?a, es decir el discurso referido en sus diferentes modalidades. El periodista selecciona distintas voces y las incorpora al texto: logra as? tomar distancia de los hechos, eludir la responsabilidad de las afirmaciones controvertidas y evitar comprometerse en t?rminos de equidad de g?nero. La situaci?n de discriminaci?n es dada a conocer por actores y especialistas, no son presentadas ni contextualizadas por las autoras. Sin embargo est?n justificando de distintas maneras la discriminaci?n. Hay una excepci?n analizada al final de las citas.

N2: "...Hans Eben plantea que las mujeres ganan en promedio sueldos 20% menores que los de los hombres. (...) Pero Andrea Soto cree que esta discriminaci?n en los sueldos afecta a las mujeres menos preparadas. (...) Los expertos creen que si este grupo de mujeres est? menos expuesto a ser discriminado es porque cuentan con una formaci?n acad?mica y experiencia tales que pueden compararse con los hombres, pero tambi?n porque tienen los problemas dom?sticos suficientemente resueltos como para que no interfieran en su desempe?o laboral. (...) adem?s los expertos afirman que se discrimina m?s a la mujer que est? en posiciones inferiores dentro de las empresas porque efectivamente cometen m?s abusos".

Esta oraci?n contiene una justificaci?n sobre la discriminaci?n. Impl?citamente justifica la discriminaci?n a la mujer por los abusos que "efectivamente" cometen las mujeres en condiciones inferiores: "(...) R. Scholem sostiene que la discriminaci?n es responsabilidad de algunos hombres, pero tambi?n de las mujeres que abusan de los espacios creados para proteger la maternidad, con largos pre y post natales o frecuentes licencias por enfermedad de los chicos".

N3: "De manera m?s sutil hoy persisten esas diferencias. Un mismo trabajo cient?fico o paper fue enviado a distintas publicaciones firmado, en un caso, con un nombre de pila masculino; en otro, femenino, y en un tercero, s?lo aparecen las iniciales. Cuando el autor aparec?a como hombre obten?a un buen puntaje; si era mujer, menos, y ante las iniciales, la calificaci?n era intermedia, dice Dubner. La discriminaci?n no es de los cient?ficos. Pero el sistema es patriarcal, est? acostumbrado a que los jefes sean varones, indica Niemela Virpi(...)".

Las autoras de ambas notas saben que existe una situaci?n de inequidad de g?nero, pero al presentarlo a trav?s del citas, lo que hacen es centrar la atenci?n en la "aparente objetividad" sin plantearse ni interrogarse sobre las razones de esta situaci?n.

La N2 tiene un elemento que hay que sumarle a ello, y es cuando la redactora contextualiza las citas que explica que probablemente por el nivel que ocupan dentro de las estructuras de las empresas, no se quejan tanto de discriminaci?n, menores sueldos o falta de oportunidades de desarrollo. Es notable que la emisora del mensaje tiene en cuenta las quejas ?que no son tantas como las de otras mujeres? en relaci?n al salario o discriminaci?n pero no sobre el fen?meno en s?. Podr?amos interrogarnos sobre la elecci?n de quejar y no de reclamar u otro, donde hay una connotaci?n de justicia.

Compatibilizaci?n entre trabajo dom?stico y trabajo remunerado

Otro tema para analizar es el tratamiento de la compatibilizaci?n entre trabajo dom?stico y el desempe?o profesional. En N2 y N3 vemos que al presentar el tema ya no es con discurso referido. La presentaci?n del fen?meno la hacen las mismas autoras. Encontramos que las autoras ya parten del supuesto ideol?gico que la responsabilidad familiar recae en la mujer, que tiene el deber de armonizar esta tarea con la profesional. Es m?s, la N2 afirma que muchas mujeres integran el empresariado porque pudieron pagar por el cuidado de sus hijos, transportes, compras telef?nicas, etc.

En ning?n momento se hace referencia al hombre y la divisi?n de responsabilidades. El hombre y un posible aporte a las tareas familiares no s?lo no est? desarrollado en el texto, sino que ni siquiera es nombrado en el texto. Sin embargo, aparece en el infogr?fico en la pregunta: ?Considera Ud. que los hombres pueden asumir las responsabilidades del hogar (ni?os, educaci?n, compras, funcionamiento, etc) tan bien o mejor que las mujeres? Las respuestas son positivas en un 63%.

En la N3 una astr?noma reconoce la "colaboraci?n estrat?gica de su ni?era". En ning?n momento se habla de responsabilidades compartidas con el hombre, sino que parte del supuesto que la mujer debe organizar su familia para desempe?arse fuera del hogar. Tambi?n hablan de lo que supone los viajes por trabajo y el abandono de los ni?os, toda la carga negativa de esta situaci?n, pero tampoco se habla de que quedan con el padre, etc.

En este aspecto encontramos impl?cito un sesgo de g?nero. El hecho de que se presente a las mujeres con oportunidades para desempe?arse en una situaci?n de equidad con los hombres, pero que para ello las mujeres deben ser responsables de organizar todas las tareas de los ni?os, hace que en el momento de desempe?arse fuera del hogar la mujer parta de una situaci?n de desigualdad frente al hombre.

Ninguna de las autoras se plantea sobre la actividad dom?stica de los hombres en estos hogares, toma la situaci?n como "objetiva" y no hay ning?n tipo de interrogante sobre la equidad de la misma.

Cito s?lo algunas expresiones sobre este hecho:

N2: "M?s que discriminaci?n, lo que se da en este segmento es un fen?meno que se puede llamar ?autodiscriminaci?n?, y que es la decisi?n de muchas mujeres de renunciar a continuar ascendiendo en sus carreras profesionales si para hacerlo tienen que destinar menos tiempo y atenci?n a sus familias. (...) al igual que a la gran masa de mujeres, a ?sta ?lite tambi?n le preocupa el costo que deben enfrentar sus familias al hecho de que ellas trabajen. (...) cuentan con una formaci?n acad?mica y experiencia tales que pueden compararse con los hombres, pero tambi?n porque tienen los problemas dom?sticos suficientemente resueltos como para que no interfieran en su desempe?o laboral. (... ) este grupo tiene los ingresos suficientes como para tener una o m?s nanas que la apoyen en el cuidado de los ni?os, pueden contratar un servicio de transporte escolar,(...) y pagar todo lo necesario para aliviar al menos en parte las demandas que generan una casa y una familia".

N3: "A veces un c?lculo astron?mico puede resultar menos complejo que conciliar la multiplicidad de obligaciones que es necesario armonizar a lo largo de un d?a de rutina familiar. "Dif?cil ecuaci?n es la de una familia y profesi?n (...) La idea es evitar plantear la ecuaci?n como carrera versus familia; lo que queremos es mantener y desarrollar carrera y familia. (...) "Niemela Virpi no olvida la colaboraci?n estrat?gica de la ni?era para unir su profesi?n con su familia de dos hijos. Las carreras de las mujeres suelen construirse sobre los hombros de otras mujeres. Muchas veces el precio es limitar el n?mero de hijos o no casarse".

Conclusi?n

Encontramos situaciones diferentes en los art?culos tomados como muestra. El primero tiene fuertes sesgos de g?nero, importantes supuestos androc?ntricos, y es discriminatorio con la mujer. Este art?culo fue escrito por un var?n y publicado en el diario El Mercurio. El mismo peri?dico public? el mismo d?a otra nota, escrita por una mujer, que no tiene ninguna de las caracter?sticas anteriormente citadas. La N1 adjudica valores negativos a las mujeres, las presenta a las mujeres como un grupo que confronta al hombre por el mismo espacio de poder.

En t?rminos de la perspectiva ideol?gica en la conceptualizaci?n de g?nero, el segundo tienen similitudes con el tercero analizado, que fue publicado en otro peri?dico pero tambi?n escrito por una mujer. Ambas notas presentan y analizan a la mujer que forma parte de un segmento espec?fico de la sociedad. Un mismo emisor ?El Mercurio? nos presenta dos posturas totalmente diferentes. Son m?s afines los art?culos 2 y 3. El hecho de estar escritos por mujeres ?ser? causa suficiente para esta diferencia de perspectiva, o son otros los condicionantes ideol?gicos que hacen a la diferencia del "imaginario social" entre una y otra voz?

Sin embargo, los dos ?ltimos art?culos no son totalmente "neutros" al g?nero, como podemos creer en un primer momento.

Al desarrollar la discriminaci?n y la armonizaci?n entre la familia y el hogar con el trabajo remunerado, ambas autoras aceptan como l?gico y natural que la mujer no cuente con las mismas oportunidades, aunque lo presentan de forma tal que parecen informaciones "neutras" en la cuesti?n de g?nero. En la cuesti?n de las tareas del hogar es la ?nica responsable de las tareas dom?sticas, y al ser suyas estas responsabilidades, es su obligaci?n organizarlas para reci?n despu?s salir a trabajar fuera del hogar.

Al recrear tales situaciones, el medio de prensa reproduce construcciones sociales que resaltan las diferencias y los roles ?arbitrarios? de hombres y mujeres. Los textos analizados son creadores de opini?n de masas que los consumen y se convierten en orientadores y nutrientes del p?blico que se encuentra ante un emisor unidireccional como la prensa. En este contexto son un espacio de transmisi?n de todos aquellos rasgos que definen en la cultura y los diferentes roles asignados a varones y mujeres. Es por ello que los medios masivos, en este caso diarios de circulaci?n nacional son legitimadores de la desigualdad de hombres y mujeres. Unos de manera expl?cita, y otros sutilmente pero todos actuando para mantener en el "imaginario social" las construcciones sociales que diferencian y perjudican a la mujer en su desempe?o social.

__________
Bibliograf?a:

- De Barbieri Teresita (1993)Sobre la categor?a G?nero. Una introducci?n te?rico metodol?gica. Debates de Sociolog?a N? 18, Pontificia Universidad Cat?lica de Per?, Lima.
- Bondr?as Cristina y Carrasco Cristina (1994) "El debate sobre trabajo dom?stico".Introducci?n: Las mujeres y el trabajo: aproximaciones hist?ricas, sociol?gicas y econ?micas.
- Carrasco Cristina (1999) Hacia una Econom?a Feminista. Mujeres y Econom?a Nuevas perspectivas para viejos y nuevos problemas. Icaria/Antrazyt, Barcelona.
- Castoriadis, C. 1993 El mundo fragmentado. Editorial Altamira, Buenos Aires, Argentina.
- Cepeda Gladys. 2002 Entonaci?n, actitud modal y modalidad. Estudios Filol?gicos N?37, pp.7?27 ISSN 0071?1713.
- Fern?ndez, Ana Mar?a. 2001 El fin de los g?neros sexuales. Buenos Aires.
- Foucault, M. 1987. El orden del discurso. Editorial Tusquets, Barcelona, Espa?a.
- Massi, Mar?a Palmira 1998. La reconstrucci?n de la identidad en el discurso del marginado. Un an?lisis ling??stico?discursivo, en Revista Chilena de Semi?tica N?3 Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile. http:// rehue.csociales.uchile.cl/rehuehome/facultad.

2001 "Del ?conflicto? a la ?guerra?... El discurso de confrontaci?n en la prensa". Discurso y Sociedad Vol. 3 (4). Editorial Gedisa, Barcelona. Espa?a.
- Kusznir Juan Carlos (1997). "Presencia femenina en el mercado laboral". Novedades econ?micas Septiembre/Octubre 1997. Ieral. Fundaci?n Mediterr?nea. C?rdoba, Argentina.
- Van Dijk, T.A. 1997 Racismo y an?lisis cr?tico de los medios. Editorial Paidos, Barcelona, Espa?a.



* Mar?a Celia Allende Nores es docente de la Universidad Nacional de Villa Mar?a, en C?rdoba, Argentina. Esta comunicaci?n fue presentada en la IV Bienal Iberoamericana de Comunicaci?n (sociedad, informaci?n y conocimiento) realizada en San Salvador entre el 17 y el 19 de septiembre de 2003, la cual se reproduce en SdP con la autorizaci?n de los organizadores.

Publicado por carmenlobo @ 20:56  | ART
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios