Viernes, 11 de mayo de 2007
CAPRICHO
Flor Alba Uribe


Hoy he besado a un hombre hechura de la tierra,
elemental,
agreste,
sin linaje ni aroma.
Capricho en el desgaste de una tarde cualquiera.

?Dura carne de cobre para mi carne ard?a.

Y aconteci?, tan cierto, el regreso a la orilla
donde todo comienza:
la tierra, su inocencia,
y dos seres que aprenden el estupor de un ni?o
cruzando el lento abismo.

Obediencia de arcilla perpleja y clamorosa
horneada en el oscuro
resplandor del deseo.
El mundo en perspectiva, y el ojo de los astros
miro, visi?n del G?nesis, los cuerpos anudados.

Y mientras Dios gestaba
la rosa, los metales,
la curva de los montes, los r?os iniciales,
un gemido y un canto de agon?a deleitosa
dise?aron los sauces y el primer ruise?or,
e inmersa en la fragante destilaci?n del sexo
hall? el mar tumultuoso
su vocaci?n salina.


Publicado por carmenlobo @ 10:07  | Poesia Sensual
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios