S?bado, 21 de abril de 2007

UNA MUJER, UN HOMBRE
Flor Alba Uribe


Una mujer,
desnuda ante el espejo,
acaricia dulcemente su cintura,
la vital insurgencia de sus pechos,
la encendida penumbra de su sexo,
baja al r?o enlunado de sus muslos
y actualiza el ed?n su aroma claro.
Se sabe
para el hombre destinada.

Un hombre
se mira ante el espejo,
desnudo como un ?ngel se acaricia
-imagen que se mima en su reflejo-,
sus manos obedientes van so?ando
el lento florecer de su estatura,
asedio memorioso, m?vil fuego
fluyendo de los pies hasta la frente.
Se sabe
para la mujer predestinado.

Pero antes,
cu?ntos arcos triunfales por el suelo,
cu?nta piedra hecha polvo en el mortero


Publicado por carmenlobo @ 12:14  | Poesia Sensual
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios