Lunes, 19 de marzo de 2007
Publicidad enga?osa

Fernando Delgado


No s? si o? bien lo que quise entender que me contaba la radio, pero comentaba al parecer que Izquierda Unida hab?a demandado al Gobierno de determinada autonom?a, que bien podr?a ser la valenciana, pero tambi?n cualquier otra, por publicidad enga?osa.

Se refer?a a enga?os contenidos en esa publicidad que, con apariencia de rendir cuentas de su gesti?n a los ciudadanos como no lo hacen en el Parlamento, describen en ?poca pr?xima a unas elecciones lo bien que lo hacen los que gobiernan, pero adem?s, al parecer, faltando a la verdad.

Puestos ya a rendir cuentas por este procedimiento, y en el caso de que se tratara de la Comunitat Valenciana, por ejemplo, ser?a de esperar un anuncio en el que se diera cuenta del coste real del viaje del Papa, que es un peque?o dato que se le ha hurtado a las Cortes. Pero no parece que responda a un deseo de transparencia en la gesti?n la intenci?n del tipo de publicidad que se denuncia, y menos si es enga?osa, sino m?s bien a propaganda electoral del partido gobernante, financiada con el dinero de todos.

Cuando yo era peque?o, a la publicidad se le llamaba generalmente, al menos en mi tierra y entre las clases populares, propaganda. Y es muy difusa la raya que separa a la publicidad de la propaganda. Por eso, a pesar de que est?n establecidas las reglas del juego para que los gobiernos no prevariquen, confundiendo su ventajismo electoral con el servicio p?blico, quiz? resulte a?n dif?cil deslindar lo que supone una cosa y otra y siga imponi?ndose la desverg?enza al sentido com?n.

Una desverg?enza en la que, adem?s, han aflorado con frecuencia negocios publicitarios de gente pr?xima a los partidos, sin que finalmente hayan sido castigados. Pero, ante esa dificultad de poner orden en este desmadre, esta otra v?a de la denuncia por publicidad enga?osa, que es lo que casi siempre contiene la pura propaganda, me parece, si es cierto lo que cre? o?r en la radio, una idea imbuida de realismo.

Otra cosa es la suerte que corra en los tribunales, que ya se sabe que en los tribunales la suerte suele ser muy diversa. Pero de no correr mala suerte y resultar condenado el fraude pol?tico, ya que no el robo de las arcas p?blicas, las asociaciones de consumidores podr?an decidirse tambi?n a librar a los ciudadanos de tan peligrosa y reiterada manipulaci?n como que te vendan camas que no existen, escuelas para las que tienen presupuesto o que inauguren centros asistenciales con personal suficiente s?lo para la fiesta inaugural.


Publicado por carmenlobo @ 11:02  | Internacional
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios