S?bado, 27 de enero de 2007
Juan Jos? Mill?s



Un hombre telefone? a uno de esos programas nocturnos de la radio. Dijo que se hab?a enamorado de su mujer porque era gorda, pero que despu?s de casarse comenz? a adelgazar.

-Y ya no la quiero -a?adi? con un punto de desesperaci?n.

La locutora le pregunt? si hab?a cambiado tambi?n de car?cter y el hombre dijo que s?, que de novios era una mujer seca, huidiza, introvertida, pero que desde que hab?a adelgazado se hab?a vuelto muy sociable. Era raro el fin de semana que no ten?an gente a cenar.

-Pero todo eso es bueno -dijo la locutora.

-Ser? bueno, pero no es lo que yo esperaba de ella. Me siento traicionado, aunque no se lo puedo contar a nadie porque todo el mundo me dice lo mismo que usted: que como el cambio ha sido a mejor no tengo derecho a quejarme.

La locutora despidi? al hombre y abri? los tel?fonos de la emisora para otros oyentes que tuvieran un problema parecido. Incre?blemente llamaron varios. Una mujer relat? que su marido se hab?a enriquecido al poco de casarse con ella.

-De novios -dijo- ?ramos pobres como ratas. Y me gustaba por eso, por pobre. Desde que amasa el dinero, siento asco cuando se acerca a m?, pero no s? c?mo dec?rselo porque vivimos en un mundo en el que ser rico est? bien visto.

Llam? tambi?n un hombre que se hab?a casado con una ciega que ahora ve?a.

-En el viaje de novios -dijo- conocimos a un oculista que asegur? que lo suyo ten?a arreglo con una sencilla operaci?n. Total, que se meti? en el quir?fano y ahora ve.

-?Y a usted no le gusta que vea? -pregunt? la locutora, cuyo desconcierto iba a m?s.

-Si me hubiera gustado que viera -respondi?-, me habr?a casado con una vidente.

Durante una hora estuvo llamando al programa gente que no soportaba ir a mejor. A primera vista resultaba gracioso, por contradictorio, pero todas aquellas personas metaforizaban perfectamente la direcci?n en la que va el mundo. Es lo que pens? mientras desayunaba.





Publicado por carmenlobo @ 10:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios