Sábado, 19 de agosto de 2006
El barquero maldito

J. Carlos García Fajardo

Mientras Sergei ayudaba al Noble Ting Chang a limpiar su arco, le contó su rabia por las calumnias que la viuda andaba propalando por el pueblo. Sergei estaba furioso porque él se había limitado a dejarla en Nanking debido a sus obligaciones en las chozas". La rabia iba creciendo y Sergei no lograba controlar su ira imaginando qué pensaría la gente.

El Noble Ting Chang le dijo con una sonrisa:
- ¿Conoces la historia de aquel barquero que un día de lluvia remaba contra corriente y vio bajar hacia él otra barca que cada vez se aceleraba más por la fuerza de las olas?
- No la conozco, Noble Ting Chang, y no acierto adónde me quieres llevar.
- El barquero veía que cada vez se le acercaba más y más la otra barca y comenzó a gritar a pleno pulmón increpando al otro marinero, a quién no veía por causa de la lluvia. Pero éste no parecía hacer caso a sus gritos ni gobernar su embarcación que amenazaba con estrellarse contra su barca. "¿Habráse visto animal semejante? ¿No sabes gobernar tu embarcación? ¡Animal, más que animal! ¡Ojalá se te seque y nunca te la encuentres! ¡Así te ahogues y no vuelvas a ver a tu familia! ¡Hijo de Satanás! ¡Maldito seas, una y mil veces!" Pero ni el otro le respondía ni corregía el rumbo de su embarcación. Entonces, nuestro barquero, incapaz de controlar su ira, dio un golpe de timón y fue hacia la orilla dispuesto a saltar sobre el barquero odiado cuando estuviera a su altura.

- ¿Y qué ocurrió? -, le preguntó Sergei que era incapaz de resistirse ante una historia bien contada.
- Pues que cuando la otra barca llegó a su altura vio que no iba nadie al timón sino que navegaba sola llevada por las olas.

- ¿Entonces?
- Pues que nuestro barquero se sosegó de inmediato ya que no tenía contra quién desahogar su ira.
- Ahora comprendo.

- Sergei, ¿qué más da lo que piensen o dejen de pensar o imaginemos que piensan los demás, si nuestra conducta es honesta? El universo se desenvuelve como debiera.





Publicado por carmenlobo @ 12:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios