S?bado, 25 de febrero de 2006
Pablo Neruda
1904-1973



Poeta chileno nacido en Parral en 1904. Aunque su nombre real fue Neftalí Reyes Basoalto, desde 1917 adoptó el seudónimo de Pablo Neruda como su verdadero nombre. Escritor, diplomático, político, Premio Nobel de Literatura, Premio Lenin de la Paz y Doctor Honoris Causa de la Universidad de Oxford, está considerado como uno de los grandes poetas del siglo XX. Militó en el partido comunista chileno apoyando en forma muy decidida a Salvador Allende.
De su obra poética, se destacan títulos como «Crepusculario», «Veinte poemas de amor y una canción desesperada», «Residencia en la tierra», «Tercera residencia», «Canto general», «Los versos del capitán», «Odas elementales», «Extravagario», «Memorial de Isla Negra» y «Confieso que he vivido». Falleció en 1973.

-

Para que nada nos separe que nada nos una.

La timidez es una condición ajena al corazón, una categoría, una dimensión que desemboca en la soledad.


En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.

Conocer el amor de los que amamos es el fuego que alimenta la vida.

Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres. Así la poesía no habrá cantado en vano.


En un beso, sabrás todo lo que he callado.


Es tan corto el amor y tan largo el olvido.

¿Sufre más aquél que espera siempre que aquél que nunca esperó a nadie?.

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.

Cuando crezcas, descubrirás que ya defendiste mentiras, te engañaste a ti mismo o sufriste por tonterías. Si eres un buen guerrero, no te culparás por ello, pero tampoco dejarás que tus errores se repitan.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos, mi alma no se contenta con haberla perdido.

Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.


Yo creía que la ruta pasaba por el hombre, y que de allí tenía que salir el destino.

Ella me quiso, a veces yo también la quería: cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.


Qué importa que mi amor no pudiera aguardarla. La noche está estrellada, y ella no está conmigo.


Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Por qué se me vendrá todo el amor de golpe cuando me siento triste y te siento lejana.


Si me preguntan qué es mi poesía debo decirles no sé; pero si le preguntan a mi poesía, ella les dirá quién soy yo.

Tags: Pablo Neruda, CHile, poesia

Publicado por carmenlobo @ 8:46  | Neruda, Pablo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios