Domingo, 22 de enero de 2006


Insostenible
JAVIER CASTA?EDA - 12/01/2006



La sostenibilidad est? de moda. Dir?ase que ante la incapacidad real de soportar la enorme presi?n que cada d?a comprime a los ciudadanos en sus m?s variados gestos, se pretende crear una ilusi?n ?ptica que arroje algo de luz ante los atropellos y tropel?as que el devenir diario derrocha, haciendo brotar artificiales paisajes de id?lica sostenibilidad all? donde s?lo crecen p?as de fakir. El resultado recrea la temporal y aparente ilusi?n de ofrecer luz al final del t?nel, mientras que la realidad revela que son s?lo los faros de otro tren que viene de frente.

En principio, la sostenibilidad se asociaba a conceptos ecol?gicos y de desarrollo, entendida como la ?caracter?stica seg?n la cual pueden satisfacerse las necesidades de la poblaci?n actual y local sin comprometer la capacidad de generaciones futuras o de poblaciones de otras regiones de satisfacer sus necesidades?. Por tanto, cuando se habla del uso sostenible de un ecosistema, deber?a referirse al uso que los individuos hacen del mismo, siempre que sea capaz de destilar beneficio para la generaci?n actual, respetando su potencial para que pueda satisfacer las necesidades de las venideras.

Desde luego, si pensamos en el uso que hacemos de ?ste mundo, sea cual sea el enclave elegido para el an?lisis y desde una perspectiva ecol?gica; da la sensaci?n de que la especie humana ve en la biosfera realmente algo parecido a un bal?n, a juzgar por los puntapi?s que le propina. Tal y como nos recuerda el doctor Jos? Manuel Naredo, al considerar a la especie humana como ?patolog?a parasitaria de la biosfera que devora, simplifica y deteriora el complejo entramado de ecosistemas y paisajes que hab?a llegado a tejer la vida evolucionada de la Tierra?.

Pero m?s all? del desarrollo sostenible aplicado a su m?s com?n acepci?n, como es la protecci?n del medio ambiente, el concepto parece haber saltado como en un trampol?n loco hacia otras arterias urbanas y de convivencia entre las personas. La capacidad de carga de la sociedad excede con mucho los l?mites propuestos. La tensi?n que lleva al planeta al borde del colapso, parece haberse trasladado a sus habitantes. De modo directo por el consumo de agua, la contaminaci?n de r?os, la devastaci?n de selvas y oc?anos, la progresiva contaminaci?n que engulle la capa de ozono, etc.

Y a pesar de que la ecolog?a nos ense?a que las perspectivas de evoluci?n de un ecosistema dependen de sus flexibilidad para reaccionar a nuevos acontecimientos, la realidad es que cada vez nuestros movimientos vienen lastrados por un ancla invisible que pulveriza casi cualquier atisbo de flexibilidad, a excepci?n de la flexibilidad laboral, que es la ?nica en auge hoy d?a. La invenci?n de basar el desarrollo humano en un crecimiento sostenido asociado al consumo, convierte casi autom?ticamente la utop?a de la sostenibilidad en una quimera que, lejos de sostenerse o contenerse, ni se contiene ni se sostiene.

Cada vez hay m?s coches, m?s gasto de gasolina, m?s humos que merman el ozono. ?Qu? haremos cuando no haya petr?leo? Insostenible. Cada vez hay m?s tr?fico, m?s atascos y m?s colapsos nerviosos. ?Qu? haremos cuando no se pueda transitar de ninguna manera? Insostenible. Cada vez se construye m?s y m?s, la vivienda no para de subir ni la burbuja inmobiliaria de crecer, a pesar de que incluso en ciertas zonas se rompe el equilibrio natural y urban?stico. ?Qu? haremos cuando no haya ni agua para el consumo b?sico? Insostenible. Cada vez compramos m?s objetos y cachivaches que recalan en la basura. Y cada vez generamos m?s basura, mucha de la cual ni siquiera es biodegradable, sino biodesagradable. ?Qu? haremos cuando no sepamos qu? hacer con ella porque ya sobresale hasta por debajo de la moqueta? Insostenible. Son s?lo algunas escenas cotidianas, pero basta analizar muchos de nuestros gestos para comprobar que no hay nada de sostenible en la vida que llevamos, en ese ?horizonte de insostenibilidad hacia el que apunta el metabolismo de la sociedad actual?.

Los estudios de metabolismo urbano revelan que esta sociedad est? acostumbrada al crecimiento infinito. Y un sistema s?lo puede ser sostenible si revela y garantiza cierta estabilidad a largo plazo. El resto son castillos de naipes que se derrumban con un portazo. Casas hechas de paja que tumbar? cualquier estornudo. Si no se corrigen las tendencias actuales de crecimiento de poblaci?n, industrializaci?n, contaminaci?n, urbanizaci?n, producci?n de recursos y agotamiento del sistema, toparemos de bruces contra un destino fr?gil e incontrolado. Y si bien la denuncia es necesaria, m?s urgente resulta compatibilizar desarrollo con viabilidad y biodiversidad en todos los sentidos. La sostenibilidad social se logra al fortalecer la cohesi?n social, la educaci?n humana, la solidaridad y la tolerancia, elementos que escasean y que, por desgracia, cada vez son menos preciados. Si la presi?n no disminuye, puede que haga saltar resortes insoslayables que compliquen el hoy. Pero lo que es seguro es que as? no se llegar? al ma?ana. Insostenible.

'Patolog?as Urbanas' se asoma a la radio. Dentro del programa que dirige Jordi Sacrist?n en COMR?dio, Tal com som, cada mi?rcoles de 15-16.00 horas. Tambi?n a trav?s de Internet





Tags: Patologías urbanas, Insostenible, JAVIER CASTAÑEDA - 12/01/

Publicado por carmenlobo @ 14:30  | Psico - Filo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios