Mi?rcoles, 11 de enero de 2006

Una tercera posici?n Espiritual
por Gregory Wilpert


En esta ?poca de agitaci?n ideol?gica, cuando las viejas ideolog?as de izquierda, socialismo, liberalismo, y conservadurismo, ya no capturan la imaginaci?n pol?tica en la manera en que alguna vez lo hicieran, se requieren visiones pol?ticas nuevas. Algunos han tratado de formular una "Tercera posici?n" entre la democracia social y conservadurismo. Los otros, como Michael Lerner, han propuesto un acercamiento m?s espiritual que transcienda tanto izquierda como derecha. A continuaci?n, me gustar?a presentar otra visi?n, la de la Pol?tica Integral, la cu?l es muy compatible con el enfoque de Michael Lerner pero se basa en el trabajo de Ken Wilber.

?Qu? es una Tercera Posici?n?

Hist?ricamente, las terceras posiciones surgieron siempre que la gente encontr? que las ideolog?as pol?ticas dominantes existentes carec?an de respuestas. En el siglo diecinueve, el socialismo pretendi? originalmente convertirse en una tercera posici?n entre conservadurismo y liberalismo cl?sico (b?sicamente el libre capitalismo de mercado en ese momento). M?s tarde, en el siglo veinte, la democracia social se desarroll? como una tercera posici?n entre socialismo y conservadurismo/libre mercado capitalista. No sorprende entonces que hoy un n?mero de pol?ticos y te?ricos, como el Clinton/Gore Democratic Leadership Council y el New Labor Party de Tony Blair, haya propuesto una tercera posici?n entre los programas sociodemocr?ticos y neoliberales.. Pero en vez de representar una verdadera trascendencia de los sistemas de creencia existentes , demasiado a menudo el programa nuevo termina en el centro ideol?gico entre las dos ideolog?as dominantes. Tal forma centrista de tercera posici?n es de hecho una transigencia en vez de una teor?a pol?tica nueva que trascienda a las viejas y produciendo respuestas duraderas a problemas sociales irresueltos.

Una verdadera tercera posici?n para el siglo veintiuno deber?a trascender y deber?a progresar m?s all? de las ideolog?as precedentes. La Pol?tica integral se adecua a esta idea. Analizando la relaci?n entre la mayor?a de las ideolog?as existentes y claramente presentando un acercamiento nuevo a la pol?tica; uno que integre lo mejor de lo que cada uno tiene que ofrecer y que transcienda sus defectos, la pol?tica Integral presenta una alternativa pol?tica verdadera.

La Tercera posici?n Integral


Ken Wilber, particularmente en sus recientes escritos, ha presentado un mapa comprehensivo del cosmos y su desarrollo (vea especialmente a una Teor?a de Todo; Sexo, Ecolog?a, Espiritualidad; Breve historia de todas las cosas) que se presta para un mapeo de los sistemas de creencia pol?tica. Para resumir brevemente, Wilber sostiene la opini?n de que todos los sistemas son simult?neamente tanto totalidades como partes: Lo que ?l, siguiendo a Arthur Koestler, llama un hol?n. Esto quiere decir que cualquier sistema que podr?amos mirar, sea un individuo, un ?tomo, una sociedad, o un sistema de creencias, es simult?neamente algo que es parte de un todo mayor, incrustado en un contexto mayor, y una unidad relativamente independiente. M?s a?n, cualquier Hol?n dado tiene tanto un interior y un exterior. Finalmente, uno puede examinar el Hol?n como una unidad individual apartada y tambi?n en su contexto colectivo.

Wilber ha revelado un mapa que organiza conceptualmente los holones. Como la Gran Cadena del Ser de siglos anteriores, la llave para entender este mapa es que cada Hol?n se puede trascender a s? mismo y por consiguiente, introducir niveles o contextos m?s profundos.

Estos cuatro cuadrantes, tal como Ken Wilber se refiere a ellos, corresponden a las formas cl?sicas de conceptualizar el mundo tanto en la filosof?a oriental como en la occidental. En Occidente, siempre desde la filosof?a griega antigua, y especialmente desde Immanuel Kant, el reino de la filosof?a ha estado dividido en lo verdadero (la verdad objetiva), el bien (la verdad moral), y lo bello (la verdad est?tica). En Oriente, el budismo tiene una concepci?n similar en forma del Buddha (la verdad individual), el dharma (la verdad objetiva), y el Sangha (la verdad colectiva). A grandes rasgos, la verdad objetiva corresponde a la ciencia, el punto de vista externo en todos los holones, tanto individual como colectivo (los cuadrantes de la derecha). La verdad subjetiva es propia de arte, lo cual es el punto de vista interno de cualquier Hol?n (el cuadrante izquierdo superior). Y la verdad moral es propia de la ?tica y la cultura, el punto de vista colectivo interno de cualquier Hol?n (el cuadrante inferior izquierdo).

Como han apuntado los soci?logos, desde Max Weber, el logro y a la vez el desastre crucial de la sociedad moderna ha consistido en separar estas tres esferas unas de otras. Esta separaci?n dej? que cada esfera se desarrollara seg?n su propia l?gica, en vez de estar subordinada a la religi?n, como fue el caso durante la Edad Media y antes, cuando la Iglesia determinaba lo que era verdadero, lo que era correcto, y lo que era bello. La subordinaci?n de estos reinos a la doctrina de la Iglesia torn? muy dif?cil el desarrollo de cada reino . Con el principio de la modernidad, los tres reinos del arte, la ciencia, y la moralidad pudieron finalmente desarrollarse de conformidad con sus propias verdades. Hoy, sin embargo, esta diferenciaci?n se ha vuelto tan extrema que se ha convertido en una forma de disociaci?n. Cada esfera ha quedado completamente desconectada de las otras y la esfera de la verdad objetiva, la de la ciencia, ha asumido el control sobre las otras esferas. La visi?n integral trata de superar esta fragmentaci?n de la sociedad moderna, no reimponiendo una nueva doctrina de la iglesia o la dominaci?n de otra esfera en lugar de la de la ciencia, sino reconociendo en primer lugar la autonom?a de cada esfera y en segundo lugar que cada esfera est? ?ntimamente relacionada con las otras. La visi?n integral reintegra lo verdadero, lo bueno, y lo bello en un abrazo no forzado e integral. Podemos aplicar esta concepci?n del universo para los sistemas de creencia pol?tica, mapeados sobre una matriz como la que est? a la izquierda. En un eje de la matriz podemos trazar un mapa del grado para el cual una ideolog?a pol?tica cree que los factores internos o externos nos moldean como personas f?sicas o como una sociedad. Por ejemplo, los conservadores tienen una tendencia a creer que las fuerzas internas nos dan forma; todos hemos o?do el argumento de que son los valores y el estilo de vida del individuo lo que lo conduce a la pobreza. Los Liberales, por otro lado, tienden a creer que son las fuerzas externas las que nos dan forma, que la pobreza, por ejemplo, es el resultado de injustas fuerzas pol?ticas o econ?micas. En el segundo eje podemos trazar un mapa del grado en el que una ideolog?a enfatiza el papel del individuo en detrimento de lo colectivo. Para usar algunas ideolog?as extremas como ejemplos, el fascismo se enfoca t?picamente en lo colectivo y lo interno, en el sentido de que est? preocupado con las motivaciones internas de gente, sus valores o su cultura, y con el orden colectivo de sociedad. El Libertarianismo tambi?n ve los valores del individuo como la llave para el ?xito del individuo o su fracaso en la vida, solo que est?n primordialmente preocupados por el individuo. Las ideolog?as izquierdistas, como el anarquismo por un lado y el socialismo de estado por el otro, ven a las fuerzas causativas como primariamente externas, usualmente en la forma de econom?a o gobierno. El anarquismo enfoca la atenci?n en el individuo, oponi?ndole generalmente las fuerzas colectivas como el estado, y el socialismo de estado hace foco en lo colectivo. Estos ejemplos son tomados de las formas extremas de ideolog?a pol?tica, pero este modelo tambi?n tiene aplicaci?n para las formas m?s moderadas, como "la nueva izquierda", "la vieja izquierda", "la nueva derecha" y la "vieja derecha". Uno puede diagramar el resultado de este an?lisis como en la figura siguiente.

Sin embargo, la figura de arriba muestra s?lo dos de las cuatro dimensiones de la pol?tica. La primera dimensi?n es la extensi?n para la cual una ideolog?a enfoca la atenci?n en el individuo o en lo colectivo. La segunda dimensi?n es la extensi?n para la cual una ideolog?a enfoca la atenci?n en la causalidad externa o interna. La tercera dimensi?n de la ideolog?a pol?tica es de importancia crucial para la Pol?tica Integral: Su grado de inclusi?n/abrazo. Tal como cada Hol?n existe en contextos m?s y m?s profundos, lo mismo ocurre con argumentos pol?ticos o ideolog?as. Mientras algunas ideas o argumentos toman necesidad f?sica como su ?nico contexto, los otros enfatizan verdades emocionales, verdades tradicionales y etnoc?ntricas o en un nivel superior, verdades universales. En otras palabras, mientras las ideolog?as fascistas se apoyan en argumentos en referencia a verdades etnoc?ntricas, las ideolog?as liberales se apoyan en argumentos en referencia a verdades racionales/universales. Esta distinci?n de verdades es jer?rquica, yendo desde los f?sico a lo emocional, a lo tradicional, a lo racional, cada paso trascendiendo pero abrazando a su predecesor, todo el camino hacia el nivel superior, el del alma y el esp?ritu. Es posible tener una pol?tica que haga referencia a los niveles m?s altos de las verdades del alma y espirituales. La Pol?tica Integral reconoce esta jerarqu?a anidada de contextos de creciente profundidad y amplitud.

Finalmente, la cuarta dimensi?n de la pol?tica, seg?n la visi?n integral, es el tipo y la direcci?n del cambio deseado (tal como el movimiento o el tiempo en el reino de la f?sica es considerado algunas veces como la cuarta dimensi?n). Algunas ideolog?as sostienen que el cambio social deber?a ocurrir en una manera revolucionaria, otros en una manera reformista, y a?n otros sostienen que no deber?a haber ning?n cambio. Ken Wilber hace una distinci?n entre la traducci?n, lo que corresponde a un cambio dentro de cualquier nivel o contexto dado, y la transformaci?n, que corresponde al cambio hacia un nuevo nivel/contexto de tipo superior. A grandes rasgos esto corresponde a la distinci?n entre la reforma y la revoluci?n. Adem?s, algunas ideolog?as tambi?n difieren en t?rminos de la direcci?n de cambio que buscan; Algunas sostienen que el cambio deber?a mover a un nivel m?s alto, mientras las otras sostienen que necesitamos regresar a un anterior nivel. Por ejemplo, algunos ecologistas radicales sostienen que la sociedad deber?a regresar a una organizaci?n social basada en tribus recolectoras-cazadoras, mientras los socialistas usualmente sostienen que la sociedad deber?a encontrar una forma nueva de organizaci?n que transcienda a la actual y que nunca haya existido antes. La Pol?tica Integral sostiene que las cuatro dimensiones necesitan ser tomadas en cuenta al desarrollar an?lisis pol?ticos. La Pol?tica Integral provee as? una "tercera posici?n" en el sentido que transciende e integra los sistemas de creencia existentes en todas las dimensiones.

Pol?tica Integral y Espiritualidad

La pr?ctica de la Pol?tica Integral requiere una orientaci?n espiritual porque es una visi?n que yace m?s all? de la racionalidad ordinaria. Aqu?, hago distinci?n entre religi?n y espiritualidad. Por religi?n entiendo un conjunto espec?fico de creencias y pr?cticas orientadas hacia un reino m?s all? de lo ordinario; Por espiritualidad entiendo una apertura hacia lo no ordinario, hacia el milagro de la vida y la naturaleza, hacia lo supraracional. La Pol?tica Integral se relaciona con la espiritualidad porque requiere de su intuici?n de practicante, una capacidad para ver las cosas hol?sticamente, y una apertura hacia reinos m?s all? de lo meramente racional. El sentido de la espiritualidad al que me refiero aqu? es as? muy similar a la concepci?n de una espiritualidad emancipadora de Michael Lerner. Uno puede ponerse m?s en sinton?a con la Pol?tica Integral del mismo modo que se pone en sinton?a con las pr?cticas espirituales directas y contemplativas como la meditaci?n. La Pol?tica Integral "no a?ade" meramente espiritualidad a la pol?tica. En lugar de eso, encuentra un lugar para la espiritualidad en la pol?tica y un lugar para la pol?tica en la espiritualidad.

Hist?ricamente, las religiones Occidentales monote?stas, como el Cristianismo, el Islam, y el juda?smo, han sido lo quo Nietzsche" llam? "apol?neas". Esto es, han tratado de empujar la Gran Cadena del Ser con rumbo a Dios y al abrazo con lo Uno, hacia el esp?ritu. B?sicamente, ellos han movido a los humanos en una direcci?n de ascenso, hacia arriba en la cadena de ser. El triste resultado, sin embargo, tambi?n a menudo ha sido un rechazo o la disociaci?n de lo que fue antes, de los niveles anteriores, como la tierra, el cuerpo, lo sensual, y lo emotivo. Para revertir este proceso, Nietzsche apoy? un tipo diferente de actitud, que llam? "dionisiaca", la cual volver?a a poner a la gente en contacto con sus deseos b?sicos y sus cuerpos. Apoy? un descenso en la cadena de ser, un abrazo renovado de los muchos, en lugar de un esfuerzo hacia lo Uno. La pol?tica integral, reconociendo la validez de todo el espectro de la conciencia, desde el cuerpo hasta la emoci?n, hasta la mente, hasta el alma, hasta el esp?ritu, no ve ascenso y descenso como una opci?n de opuestos, sino que integra a ambos. El ascenso puro con demasiada facilidad conduce a una disociaci?n de los niveles anteriores del ser y el descenso puro tambi?n f?cilmente conduce a la regresi?n. En lugar de eso, lo que es necesario es un ascenso a los niveles m?s altos del ser que simult?nea y conscientemente reintegre los niveles anteriores. En la pr?ctica pol?tica esto significa que mientras buscamos formas m?s elevadas y apropiadas de organizaci?n social, probablemente en forma de una mejor organizaci?n pol?tico - econ?mica global, tambi?n necesitamos reabrazar y reintegrar la comunidad, lo individual, y la tierra.

Los Principios de la Pol?tica Integral

Basado en lo anterior, podr?an delimitarse algunos de los principios de fondo para una Pol?tica Integral. Ninguno de ellos pretende convertirse en reglas r?gidas, sino m?s bien como l?neas directivas mutuamente acordadas en relaci?n a lo que la Pol?tica Integral debe tratar de abarcar.

1. La visi?n integral: La Pol?tica integral se basa en una visi?n que es capaz de integrar opuestos y sostenerlos como no duales. Aplicando esto en el mapa tetradimensional bosquejado antes, esto quiere decir que uno necesita percatarse que la realidad pol?tica, como toda realidad, involucra lo individual y lo colectivo, lo interno y lo externo, los niveles de desarrollo m?s tempranos como los m?s tard?os, el abrazo de lo muchos y el esfuerzo hacia lo Uno. Cada esfuerzo por crear una unidad mayor, ya sea en un nivel global o regional, debe simult?neamente incluir una reintegraci?n de lo que fue antes, de lo nacional, lo comunal, lo individual, y la tierra. Ken Wilber ha bautizado este acercamiento con la abreviatura "TCTN" (todos los cuadrantes, todos los niveles). Recientemente, las principales corrientes pol?ticas de tercera posici?n, como aquellas propuestas por el soci?logo Anthony Giddens y el Clinton/Gore Democratic Leadership Council, han sugerido que podamos darnos cuenta de que los derechos del individuo deben estar acompa?ados de una responsabilidad por lo colectivo. Pero esa es solamente una forma de integrar ambos. La llave consiste en encontrar formas de organizaci?n social que simult?neamente preserven y promuevan los derechos individuales y los bienes colectivos. Necesitamos una sociedad en la cual, citando a Marx, "el desarrollo pleno del individuo es una condici?n para el desarrollo pleno de la sociedad".

Las pol?ticas de izquierda asumen t?picamente que estamos primordialmente conformados por circunstancias externas mientras que las pol?ticas de derecha asumen que somos moldeados por factores internos. La Pol?tica Integral reconoce y respeta el interior de cada individuo y de la sociedad tanto como los factores externos que juegan a un papel tremendo en la vida de la gente.

2. La moralidad integral: La visi?n "TCTN" a?ade una moralidad integral, lo que Wilber llama una "Intuici?n Moral b?sica". Trata de preservar y promover el desarrollo m?s profundo para el mayor n?mero de seres. En la pr?ctica, ya que no podemos reacomodar a nuestro antojo los interiores de individuos o sociedades , la pol?tica integral tomar?a en cuenta los interiores principalmente creando las condiciones objetivas (externas) que permitir?an un m?ximo de desarrollo subjetivo (interno) para los individuos y la sociedad.

3. Traducci?n y luego transformaci?n: La perspectiva integral identifica cuando el progreso deber?a ser cuantitativo, esto es, dentro de cualquier nivel dado de desarrollo, y cuando deber?a ser cualitativo, de un nivel hacia el siguiente. La transformaci?n (la revoluci?n), el movimiento de un nivel hacia el siguiente, es s?lo aconsejable una vez que las opciones de acci?n en cualquier nivel dado han sido agotadas y la sociedad est? lista para moverse hasta el siguiente nivel. Si las condiciones para la transformaci?n no est?n dadas, entonces ser? necesaria m?s traducci?n (reforma) dentro del nivel actual. La Pol?tica Integral reconoce que tanto reforma como revoluci?n son apropiadas, pero que cada una tiene su lugar y tiempo, dependiendo de las circunstancias y la etapa de desarrollo social. La Pol?tica Integral generalmente trata de mover suavemente a la sociedad en direcci?n del nivel siguiente, pero solo cuando y si esta estuviese lista.

4. Las patolog?as del desarrollo: La Pol?tica Integral trata de reconocer cu?ndo una instituci?n particular o acomodamiento social se ha vuelto patol?gicos y est?, ya sea bloqueando un futuro desarrollo u operando en contra de la intuici?n moral b?sica. Por ejemplo, la pobreza puede actuar como un obst?culo para el desarrollo individual y social si esta pobreza hace imposible el acceso de un individuo a los recursos necesarios para el desarrollo (el cuidado m?dico adecuado, la educaci?n, la comida, el refugio, etc.). Tambi?n, cuando un grupo o individuo est? oprimiendo a otro grupo o individuo, ?ste imposibilita o al menos torna muy dif?cil el desarrollo pleno del oprimido. Pero as? como pueden haber obstrucciones externas en las patolog?as de desarrollo, tambi?n puede haber obstrucciones internas. Por ejemplo, una cultura que niega la existencia del desarrollo, que cree que representa la m?xima sabidur?a que la sociedad puede ofrecer, rechazar?a cualquier pr?ctica transformativa o espiritual que intente llevar a la cultura a un nuevo nivel de conciencia. Claro est? que aqu?, la pol?tica educativa aparece con fuerza, pues necesitamos encontrar formas de estar seguros que todos, a?n el menos afortunado, tiene una oportunidad para desarrollar a pleno su potencial.


Una Aplicaci?n de la Pol?tica Integral: Globalizaci?n

La Globalizaci?n es quiz? simult?neamente el m?s complejo y el m?s importante asunto de nuestro tiempo. Vale la pena entonces ver que dir?a sobre el tema la Pol?tica Integral.

Un rasgo importante de todo desarrollo es que cada movimiento hacia un nivel nuevo representa una inclusividad mayor. Esto es, cuando los ?tomos se combinan para formar mol?culas, incluyen las caracter?sticas de los ?tomos y a?aden las caracter?sticas nuevas o las caracter?sticas de las mol?culas. Esto sigue hacia adelante, para c?lulas y organismos multicelulares. Lo mismo ocurre con el desarrollo subjetivo individual (el cuadrante superior izquierdo ), donde las sensaciones f?sicas son incorporadas en emociones, las cu?les son incorporados en el sentido de pertenencia al grupo, lo cual es incorporado en la racionalidad. Los cuadrantes colectivos son particularmente relevantes para el concepto de globalizaci?n, donde las unidades de desarrollo social se expanden de clanes, a tribus, a naciones, a regiones, y finalmente al globo, cada nivel m?s envolvente que el nivel previo. Sin embargo, dentro de cada uno de los cuadrantes anteriormente dichos hay varias l?neas de desarrollo. Esto significa que la din?mica de inclusividad creciente aplica no s?lo para los cuatro cuadrantes, sino para todas las l?neas de desarrollo social , ya sea la moral, econ?mica, legal, o pol?tica. En otras palabras, la globalizaci?n, en el sentido de inclusividad global, es una consecuencia natural del desarrollo humano. La pregunta ser?a a qu? la velocidad est? movi?ndose cada uno de estas l?neas hacia el abrazo global.

Sin embargo, al examinar el mundo del hoy, podemos ver que la manifestaci?n actual de la globalizaci?n no representa una globalizaci?n a lo largo de todas las posibles dimensiones o l?neas de la experiencia humana. Hoy, s?lo algunos aspectos de desarrollo humano est?n globalizados, mientras los otros quedan fuera. Espec?ficamente, lo econ?mico y algunos elementos de las dimensiones culturales tienden hacia lo global, mientras las dimensiones morales y pol?ticas permanecen mayormente pegadas en el nivel de lo nacional (con la Union europea representando potencialmente una excepci?n notable). En t?rminos de Pol?tica Integral uno puede clasificar este desequilibrio como una forma de patolog?a pues hay una disociaci?n entre las diferentes l?neas de desarrollo en el sentido que el proyecto econ?mico neoliberal niega cualquier validez al desarrollo de una organizaci?n pol?tica global.

Es m?s, la globalizaci?n econ?mica que ha estado ocurriendo ha conducido a una a?n mayor polarizaci?n econ?mica entre los diferentes pueblos del mundo en los ?ltimos treinta o cuarenta a?os. Por ejemplo, seg?n los datos del Banco Mundial, en 1960 la proporci?n de ingreso entre el 20% del mundo m?s rico y el 20% del mundo m?s pobre era de 30:1. Hoy esta proporci?n es de 75:1, sin signos de desaceleraci?n. Esta polarizaci?n econ?mica representa una disociaci?n dentro de la l?nea de desarrollo econ?mico, donde grupos ricos se vuelven m?s ricos mientras los pobres se vuelven m?s pobres o al menos se estancan econ?micamente. El problema con estas disociaciones, tanto dentro de la l?nea econ?mica como entre las l?neas econ?micas y pol?ticas es que presentan serios asuntos a resolver en t?rminos de justicia social y crean obstrucciones para el futuro desarrollo. El masivo aumento de la pobreza en el mundo de hoy torna muy dif?cil, sino imposible, a los pobres alcanzar su pleno potencial. As?, la disociaci?n entre la globalizaci?n econ?mica y pol?tica hace que los procesos econ?micos est?n divorciados de los procesos pol?ticos, significando esto que los poderosos actores econ?micos pueden hacer lo que les plazca, mientras lo menos poderoso sufren las consecuencias.


Hacia una Nueva L?gica Sist?mica: El Neo-Keynesianismo Global
(Una Econom?a pol?tica Integral)



Si tomamos en serio los principios de la Pol?tica Integral, debemos esforzarnos en "preservar y promover el desarrollo m?s profundo para el mayor numero de seres". En la pr?ctica, esto quiere decir que necesitamos encontrar formas para balancear el desarrollo econ?mico y pol?tico a trav?s de una organizaci?n pol?tica globalizada, de modo que los futuros procesos econ?micos no conduzcan a una mayor polarizaci?n econ?mica . Desde el punto de vista hist?rico, este desequilibrio particular no es nada nuevo ya que la integraci?n econ?mica frecuentemente ha avanzado m?s r?pidamente que la integraci?n pol?tica. En lo que sigue bosquejo apenas una progresi?n de relaciones de la organizaci?n pol?tico - econ?mica que provee una idea en lo que se refiere a lo que la siguiente etapa de nuestra organizaci?n pol?tico-econ?mica podr?a ser.

Con el surgimiento de capitalismo y la explicaci?n de su funcionamiento provista por Adam Smith, uno puede decir que hubo una fase en la cual la econom?a fue primordialmente nacional y se supon?a que la organizaci?n pol?tica no intervendr?a en la econom?a. La organizaci?n pol?tica fue as? casi inexistente al menos en lo que concern?a a la econom?a (quiz? con la excepci?n puesta en la implementaci?n de contratos). ?sta fue la fase de liberalismo cl?sico, b?sicamente de la econom?a nacional no regulada, que comenz? en Europa Occidental alrededor de 1800 y dur? hasta la d?cada del treinta. Esta fase termin? a causa de su propia inestabilidad, lo que qued? ejemplificado en la Gran Depresi?n. La siguiente fase fue la del Keynesianismo cl?sico, la cu?l, de acuerdo con los principios perfilados por Maynard Keynes, dio un papel significativo a la organizaci?n pol?tica nacional para guiar a la econom?a nacional (junto con algunos controles internacionales limitados). Esta fase dur? hasta principios de los a?os setenta, cuando el Keynesianismo colaps? debido a su inestabilidad. Fue incapaz de manejar las contradicciones entre las demandas del sector comercial y la poblaci?n en general. El resultado pr?ctico fue la deuda creciente de los estados benefactores Occidentales (y eventualmente una crisis de deuda para el Tercer mundo). Adem?s, el incremento en el comercio mundial comenz? a crear una creciente presi?n para traer un nuevo sistema de direcci?n pol?tico-econ?mica mientras las empresas escog?an las mejores localizaciones para sus inversiones, fuesen estas dentro o fuera de la organizaci?n pol?tica que los regulaba. La d?cada del setenta representan as? el comienzo de un r?gimen global de neoliberalismo econ?mico que fue acompa?ado por la persistencia de las pol?ticas nacionales. ?sta es b?sicamente la fase y el tipo de globalizaci?n que todav?a experimentamos.

La siguiente fase ser? entonces con toda probabilidad la de una "puesta al d?a" por parte de la organizaci?n pol?tica para alcanzar el mismo nivel global en el que la econom?a ya funciona. En otras palabras, porque el neoliberalismo internacional es insostenible, debido a la polarizaci?n creciente y la destrucci?n ambiental que produce, podemos esperar que surja una nueva fase dentro de poco tiempo, la del Keynesianismo global, en la que la organizaci?n pol?tica se globalizar? tambi?n para poder regular la econom?a global. Un ejemplo de este proceso es el de la Union Europea, la cual actualmente introduce una organizaci?n pol?tica regional m?s fuerte (a lo largo de Europa), precisamente a fin de poder lidiar mejor con sus problemas econ?micos, sociales, y ecol?gicos.

Muchos economistas prominentes tienen ya propuestas para crear una econom?a pol?tica global Keynesiana , como es el caso del ex gerente del Banco Mundial y economista Joseph Stiglitz; Jeffrey Sachs, economista de desarrollo de Harvard; James Tobin laureado Premio N?bel en econom?a, y el financista global George Soros. Sus propuestas van desde introducir un impuesto global a la especulaci?n de la moneda circulante (el Impuesto Tobin) a la creaci?n de un banco central global para controlar el capital internacional. El objetivo primario de estas propuestas es generalmente desmantelar el r?gimen actual conocido como "beggar thy neighbor" para el cual los pa?ses compiten para ofrecer las mejores oportunidades de inversi?n desmantelando todas las restricciones nacionales o controles en la inversi?n (tanto en o que ata?e a reglas ambientales, de trabajo como de derechos humanos). Sobre todo, tales controles globales Neo-Keynesianos tambi?n pueden contribuir a revertir la polarizaci?n econ?mica global.

Sin embargo, no deber?amos ilusionarnos con que el Keynesianismo global vaya a ser un punto omega en nuestro desarrollo pol?tico-econ?mico. Tarde o temprano, este tambi?n padecer? de las contradicciones internas que el Keynesianismo nacional sufri?, y nosotros, como sociedad global, tendremos que buscar una nueva l?gica sist?mica. Sin embargo, hasta entonces, el Keynesianismo global es la alternativa m?s probable.


Hacia una nueva L?gica Cultural

Un elemento clave de la Pol?tica Integral es la atenci?n que presta al lado interno, subjetivo y cultural de cosas (el cuadrante inferior izquierdo). Mi debate acerca de la globalizaci?n se ha centrado en encontrar una l?gica sist?mica nueva; quiero decir, que me he concentrado en discutir el lado externo, objetivo y social de las cosas (el cuadrante inferior derecho). La Pol?tica Integral intuye que las soluciones que enfocan exclusivamente su atenci?n en la parte exterior (lo social - sist?mico) ser?n deficientes si no est?n acompa?adas por un foco en lo interno (lo cultural). En otras palabras, el Keynesianismo global, como una de econom?a pol?tica integral, necesitar? una cultura integral si es que va a moverse de una mera traducci?n a una transformaci?n de nuestra sociedad. Los gobiernos y sus poblaciones se resistir?n a implementar el Keynesianismo global si no sienten una cierta solidaridad y compasi?n de parte del mundo m?s all? de sus fronteras nacionales. M?s que nunca, los pueblos del mundo tienen que estar dispuestos a pensar en t?rminos de humanidad, en vez de hacerlo en t?rminos de su propia naci?n.

Esta expansi?n de simpat?a humana que debe cubrir el globo es, sin embargo, solamente una parte de lo que significa una cultura integral. Otra parte insin?a la habilidad y la voluntad de integrar lo objetivo y lo subjetivo, lo individual y lo colectivo, el ascenso y el descenso. En t?rminos de la globalizaci?n, integrar lo individual y lo colectivo, quiere decir que los beneficios que muchos reciben del comercio global, la cultura y la interacci?n no pueden inmiscuirse con la integridad de cada uno y todos los individuos en el planeta. Por ejemplo, esto querr?a decir que necesitamos proteger activamente los derechos de culturas ind?genas, de las minor?as, y de los menos poderosos en general. Al mismo tiempo, los derechos individuales no pueden estar divorciados de su responsabilidad para con la sociedad y el medioambiente.

Integrar lo objetivo y lo subjetivo, en un contexto global, significa tomar conciencia de que el movimiento hacia una nueva l?gica sist?mica global tiene que estar acompa?ado de una nueva l?gica cultural.

Finalmente, integrar el ascenso y el descenso significa que mientras desarrollamos una nueva conciencia global y una nueva econom?a pol?tica global - en otras palabras, las nuevas y m?s elevadas integraciones - tenemos que cuidar tambi?n aquello que fue antes, de nuestra comunidad y de nuestra ecolog?a natural. Un Keynesianismo global necesita estar acompa?ado de un retorno a lo local (no a un tribalismo local, sino a uno cosmopolita). Necesitamos hacer esto porque somos humanos y tenemos limitadas escalas humanas de referencia, como la comunidad local y el ambiente local. Estas escalas humanas se vuelven m?s importantes precisamente porque lo global est? tambi?n volvi?ndose m?s importante.

Lo local se hace m?s importante en la edad globalizaci?n no s?lo por su escala m?s humana, sino tambi?n en nombre de la democracia y de la justicia social. A medida que el poder abandona el nivel nacional y se convierte en materia global, tambi?n se remueve y abstrae m?s de la experiencia y preocupaciones individuales de todos los d?as. Una forma a reunir al individuo con el poder y la responsabilidad est? en restituir el poder a las comunidades locales. Los ejemplos pr?cticos para tales procesos pueden incluir mayor autosuficiencia local en la esfera de producci?n (m?s comercio local), la introducci?n de monedas locales (lo cual trae muchos beneficios econ?micos y ecol?gicos), y una mayor autonom?a en la toma de decisiones, particularmente en lo que concierne al gasto de las recaudaciones estatales. La expansi?n y fortalecimiento de la democracia a nivel local debe, claro est?, estar acompa?ada por una democratizaci?n del poder en todos los niveles, desde lo local hasta lo global.

Algunos podr?an decir que la observaci?n de que la globalizaci?n es una din?mica necesaria que debe ser promovida no puede combinarse con una llamado a la localizaci?n. Esto, sin embargo, no es necesariamente cierto si honr?semos tanto lo local como lo global globalizando cosas tales como la simpat?a, la solidaridad, la comunicaci?n, y la producci?n de productos que s?lo se producen en zonas limitadas (Ej., Las frutas tropicales, los medicamentos raros, la tecnolog?a sofisticada, etc.) y localizando la producci?n de art?culos b?sicos (Ej., comidas, art?culos b?sicos de uso dom?stico, electr?nica simple, etc.), nuestra conexi?n con la tierra, y nuestra conexi?n con nuestra comunidad. Finalmente, Pol?tica Integral significa integrar oposiciones que fueron previamente consideradas mutuamente exclusivas.

Mientras que la Pol?tica Integral perfilada aqu? no constituye una plataforma pol?tica concreta, es posible generar pol?ticas concretas a partir de estos principios. La Pol?tica Integral puede ayudar a mover a la pol?tica m?s all? de las t?picas posiciones de izquierda y derecha y presentar una verdadera "tercera posici?n", una que mueva la pol?tica a un nuevo nivel y encuentre soluciones que no sean solamente de compromiso, sino que sean soluciones que surjan de una comprensi?n m?s elevada, de la unificaci?n no forzada de los opuestos. La Pol?tica Integral puede responder a nuestro b?sico deseo humano por el esp?ritu, reconociendo la validez de la espiritualidad y otorgando a la espiritualidad un papel importante en la formulaci?n de una pol?tica para el tercer milenio.

Gregory Wilpert es profesor visitante de Fulbright en la Universidad Central de Venezuela y co-facilitador de la rama pol?tica del Instituto Integral de Ken Wilber. ?l agradece a Wilber, Jack Crittenden, y Thomas Jordan por sus ?tiles cr?ticas a este art?culo.
Traducci?n por Ezequiel Newbery

Publicado por carmenlobo @ 8:25
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por da-rira
Mi?rcoles, 11 de enero de 2006 | 21:40
Saludos Carmen. Osho es un hombre sabio.

Quiz?s te interese ver articulos de otros humanos

http://serrizomatico.blogia.com
http://deliriosygrandezas.blogcindario.com

PD:No est?s sola en tu pensamiento
Publicado por carmenlobo
Mi?rcoles, 18 de enero de 2006 | 16:41
Nulten Gracias por visitar el blog, ire a ver los sitios y es tan bueno saber que uno no esta sola, y cuan importante que no se esta sola en los pensamientos!!!!
Hasta pronto :]