Martes, 27 de diciembre de 2005
Paesa, cazado en Par?s

? El director de la revista 'Intervi?' relata c?mo encontr? la pista del exdiplom?tico espa?ol en la capital de Francia
? Una trama de empresas encubr?a al esp?a, que fue dado por muerto en Bangkok en el a?o 1998



MANUEL CERD?N

La pr?xima semana, Plaza & Jan?s pone a la venta el libro Paesa. El esp?a de las mil caras, en el que su autor, el periodista Manuel Cerd?n, director de Intervi?, descubre al exdiplom?tico espa?ol relacionado con el caso Rold?n. En estas p?ginas se avanza un fragmento del ep?logo de la obra, titulado C?mo lo cac? en Par?s, que explica c?mo Paesa, nacido en 1936 y dado por muerto en 1998, fue descubierto el pasado 28 de noviembre.


En el 2004, una agencia de informaci?n catalana consigue sacar de la tumba a Paesa. Despu?s de seis a?os de clandestinidad, M?todo 3 localiza en Francia al esp?a m?s huidizo. La cuenta atr?s de su localizaci?n comienza cuando Francisco Marco, un joven y ?vido detective --adem?s de estar doctorado en Derecho-- recibe el encargo de la empresa londinense CIS (The Corporate Intelligence Service Ltd.) de investigar una estafa de 20 millones de euros. Los perjudicados se?alan con el dedo a un tal Francisco Pando S?nchez, de nacionalidad Argentina. Tambi?n aparece su representante legal, que responde al nombre de Beatriz Garc?a. ...
La estafa, seg?n las informaciones que llegan a M?todo 3 desde Londres, est? relacionada con un negocio de compraventa de material pesado, posiblemente armas, procedente de la antigua URSS, que ten?a que ser distribuido a terceros pa?ses.
Paesa, en su larga carrera de traficante de armas, hab?a llevado a cabo diversas operaciones v?a Mosc?, donde lleg? a residir un tiempo. Mantuvo negocios con Iouri Melnitchouk y con un traficante conocido por Sergei. Con este ?ltimo hab?a establecido unos fuertes v?nculos comerciales en 1996.
La agencia catalana, que por su volumen de negocio ocupa el primer puesto entre las agencias nacionales de este sector y se ha especializado, entre otros asuntos, en fugas de capital y delitos econ?micos internacionales, pone en marcha una rigurosa y ambiciosa investigaci?n. Las primeras pesquisas se centran en aclarar la verdadera identidad de Beatriz Garc?a. Pronto averiguan que su segundo apellido es Paesa y que es sobrina del esp?a que desapareci? en Bangkok en julio de 1998. ...
El cerco de los investigadores catalanes establecido alrededor de la sobrina del excolaborador del Ministerio del Interior sirve para obtener otro dato importante: la joven ha cambiado de domicilio y ahora vive en el 45 del boulevard de la P?trusse. Tras un riguros?simo seguimiento, los investigadores dan en la diana: Francisco Pando S?nchez suele quedarse a dormir en el domicilio de la joven y adem?s usa la oficina de ?sta como centro de operaciones para sus negocios.
Localizado Pando, resta llegar hasta su identidad real. Los detectives consiguen descubrir por medio de una fuente de los servicios secretos franceses algo que no esperaban: el tal Pando no s?lo es el t?o carnal de la chica sino que es el m?tico Francisco Paesa S?nchez, de quien nada se sab?a desde que su hermana publicara una esquela en El Pa?s en julio de 1998. Paesa, bajo esa nueva identidad, vive a caballo entre Luxemburgo, Londres, Par?s y Ginebra; usa otros pasaportes falsos y siempre utiliza para sus desplazamientos las l?neas a?reas British Airways y Air France. ...
Con todos estos datos en su poder, Francisco Marco dise?a con su equipo un amplio operativo con una ?nica finalidad: cazar a The Fox (el Zorro), nombre clave que los brit?nicos dan a Pando. ...
Sin embargo, cuando los responsables de la investigaci?n deciden que hay que denunciar la reaparici?n del esp?a, ?ste, como ha hecho en otras muchas ocasiones, desaparece. Se lo traga la tierra.
Aunque Paesa no tiene ninguna causa judicial pendiente en Espa?a, una vez recibida la informaci?n y descubierta su localizaci?n, la agencia M?todo 3 da ?rdenes a sus colaboradores para que comuniquen los datos a la autoridad policial competente, como obliga la Ley de Seguridad Privada.
En esos momentos, en Espa?a, Paesa estaba limpio como una patena. Ya lo hab?a adelantado ?l: "Voy a dar un limpiazo a mi situaci?n jur?dica". ...
Tras la salida de la tumba de Paesa, decido en julio de 2005 iniciar una ambiciosa investigaci?n a escala internacional para la revista Intervi?. El objetivo final: cazar a Paesa. Me ayudan en la tarea Francisco Marco, de la organizaci?n M?todo 3, Pilar D?ez, directora adjunta de la revista, Daniel Montero, un joven periodista con garra e intuici?n, y Luis Iturriaga, un experimentado reportero. Las pesquisas determinan que Paesa, bajo la falsa identidad de Francisco Pando S?nchez, nacido el 1 de marzo de 1950, utiliza dos domicilios para sus negocios: uno en Manama Town, en Bahrain, y otro en Montevideo, en Uruguay. Asimismo, llego a saber que es director de una serie de sociedades, como Golder UK, que tiene su domicilio en Britannia Road, en Londres. Esa empresa, que est? en liquidaci?n, pero dispone de filiales en diversas ciudades del mundo, va a convertirse en nuestra mejor pista para llegar hasta el esp?a. ...
Las pistas nos llevan hasta un Paesa, financiero y broker, que vive viajando por todo el mundo, principalmente por Marruecos, Argentina, Estados Unidos y Uruguay. Pero Par?s sigue siendo su ciudad favorita. El ciudadano galo Marc D'Hombres, nombrado director de la sociedad mercantil Investment Group Ltd en agosto de 2005, tiene fijada su residencia en la Rue Saint-Sulpice n?mero 25 de Par?s, en la misma calle donde Paesa dispuso de un d?plex durante a?os y en el que se escondi? Rold?n durante los primeros d?as de su ?xodo.
Los sobrinos de Paesa tambi?n disponen en la capital francesa de dos sociedades --con domicilio en la rue de la Tr?moille-- Firstdoumer e Inmofirst. Curiosamente, la utilizaci?n de first coincide con una de las sociedades que los detectives brit?nicos adjudican a Paesa. ...
Pero la clave definitiva para la localizaci?n del esp?a la aporta uno de estos socios de Golder UK Ltd, una sociedad que se encuentra en liquidaci?n. Se trata de la ciudadana francesa Lucie Henriette Sarf, nacida el 5 de agosto de 1964 y con domicilio en el n?mero 65 de Soring Pool, en Londres. Pero la telara?a de sociedades vinculadas a Paesa lleva hasta una treintena de domicilios sociales donde el espa?ol pod?a pasar de forma tranquila su exilio forzoso. ...
Pronto nos llega la primera decepci?n: la b?squeda exhaustiva en la treintena de domicilios aportados por el entramado empresarial arroja un resultado negativo sobre el paradero del esp?a. Los vecinos de North Audley Street llegan a reconocer al exagente secreto espa?ol en las fotograf?as que les presentamos, pero insisten en que, desde finales de 2004, no aparece por las oficinas londinenses. En esas fechas, Golder UK Ltd entra en fase de liquidaci?n.
Uno de los documentos del cese empresarial nos aporta un poco de luz. En el escrito figura la firma de una ciudadana francesa, con poderes de Pando/Paesa, que asume la liquidaci?n de la entidad. Y es cuando nos tropezamos con la frase m?tica de Bogart en Casablanca: "Siempre nos quedar? Par?s". Lucie Henriette Sarf, la testaferro del esp?a, tiene su residencia en el barrio parisino de Issy-les-Moulineaux. ?Eureka!.
El domicilio aportado por la ciudadana francesa en los documentos mercantiles se encuentra en uno de los barrios residenciales de clase media de Par?s y su nombre luce completo en el buz?n del segundo piso. Pero, para nuestra desgracia, el piso no est? habitado.

La investigaci?n se complica porque la francesa Sarf no figura en ning?n registro de Par?s: censo, padr?n municipal, impuestos... Pero una ?ltima gesti?n de alto nivel --?una traici?n, quiz??-- nos conduce a un nuevo domicilio de la ciudadana parisiense en el n?mero 43 de la rue Liancourt, en el distrito XIV de Par?s. La calle, estrecha y poco transitada, se encuentra cerca del cementerio y de la estaci?n ferroviaria de Montparnasse. En el interfono del edificio, en letras may?sculas negras y en el bot?n del segundo piso, aparece la palabra "SARF". ...
Por fin, despu?s de varios meses de b?squeda, el martes 28 de noviembre de 2005, en una de esas ma?anas fr?as y desapacibles de los oto?os parisienses me encuentro cara a cara con el hombre m?s buscado de Espa?a. ... Paesa, que presenta la imagen de una persona cansada, durante una hora de conversaci?n se esfuerza por aclararme algunas de las inc?gnitas de su desaparici?n en julio de 1998. Basta un resumen de la entrevista que mantuve con ?l para comprender la catadura moral del personaje.
--?Qu? ha pasado con los 1.500 millones de pesetas que nunca devolvi? a Rold?n?
--Yo le he devuelto todo el dinero a Rold?n, en met?lico y en maletas, y guardo los recibos en contra de lo que ?l diga. S?lo es cuesti?n de buscarlos. Ahora bien, no tengo la culpa de que, mientras ?l estaba en la c?rcel, sus abogados e intermediarios no le hayan dicho nada de la entrega del dinero. ?se es su problema. Conservo los recibos y puedo demostrarlo.
--Pues Rold?n sigue manteniendo que usted no s?lo lo enga?? en Bangkok sino que adem?s se qued? con su dinero.
--Rold?n podr? decir lo que quiera, pero no sabe lo que dice. Todo sali? mal por su culpa. Es una persona inestable y sin resistencia ps?quica. Es un trapo. Cuando decidi? desparecer en Par?s, tras la entrevista contigo y tu compa?ero, le dije que si se fugaba ten?a que marcharse con su mujer y su hijo. Es decir, quitarse de en medio de por vida. No me hizo caso. Asumi? hacerlo solo, pero no tuvo resistencia para aguantar. Nos hizo la vida imposible. Despu?s, durante el juicio, sus abogados me se?alaron con el dedo y el tribunal decidi? abrir una pieza separada contra m?, que me caus? demasiados problemas. ?Valiente canallada! ?sa fue una de las causas de mi desaparici?n en 1998. ?Crees que yo puedo tener alg?n remordimiento de conciencia por mi comportamiento con Rold?n?
--Pero ?qu? pas? con el dinero? No me ha contestado la pregunta.
--El dinero se lo he devuelto. ?Entiendes? Adem?s, mucho dinero qued? por el camino y ?l lo sabe. Tuve que pagar muchas comisiones y los gastos del tiempo que estuvo protegido. Adem?s, cr?ete si te digo que yo he tenido que abonar las p?rdidas del cambio de moneda. Si quiere saber d?nde est? el dinero que pregunte a su mujer y a alguno de sus abogados. Queda un remanente en una cuenta de un banco, que s?lo conozco yo, pero no s? a cu?nto asciende la cantidad.
Paesa me cuenta que hay un grupo de mafiosos rusos que le persiguen y que se encuentra en una situaci?n asfixiante.
--Lo de mi muerte en Bangkok surgi? tras una confusi?n de lo que t? llamas mi gente. Mandaron un certificado de defunci?n a la embajada espa?ola porque cre?an que estaba muerto. Me hab?an cosido a balazos en una encerrona en la capital tailandesa y me daban por desahuciado. Me vi metido en un tiroteo en el que murieron tres personas y resultaron heridas otras cuatro. Yo estaba moribundo en un hospital y, si quieres, te puedo ense?ar las cicatrives de mi cuerpo. Me daban por muerto y alguien se precipit? y mont? el foll?n. Cuando yo me recuper? ya era tarde y no tuve otra salida que asumir la situaci?n.
--Paesa, no se lo tome mal, pero yo segu? el caso y no recuerdo ninguna informaci?n en la prensa de Bangkok sobre ese tiroteo con tantos muertos.
--Mira, muchacho. No fue en Bangkok, fue en la frontera de Camboya. Murieron siete personas y yo qued? malherido. Tuvieron que trasladarme tumbado en un cami?n hasta un hospital de Bangkok, en donde me recuper? tras varias semanas de tratamiento. Era una operaci?n secreta en la que estaban implicados varios servicios de informaci?n. No te puedo contar nada m?s.
El esp?a, que afirma no haber tenido amigos en su vida, deja una frase que le puede servir de epitafio para esa tumba virtual en la que vive desde julio de 1998:
--Lo mismo que limpio y destruyo documentos, mi memoria borra a la gente. Estoy solo y vivo solo.
Pero lo que no puede ocultar es que est? protegido en todo momento por los servicios secretos franceses.


Noticia publicada en la p?gina 19 de la edici?n de 27/12/2005 de El Peri?dico - edici?n impresa.

Publicado por carmenlobo @ 13:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios