Mi?rcoles, 07 de diciembre de 2005

Escritor paraguayo, nacido en Asunci?n, en 1917, es uno de los grandes narradores latinoamericanos contempor?neos.

Fue testigo de la revoluci?n de 1928, trabaj? como voluntario en el servicio de enfermer?a durante la etapa final de la guerra del Chaco (1932-1935) contra Bolivia, y, sin afiliarse a partido alguno, fue poni?ndose al lado de las clases oprimidas de su pa?s. En 1947 tuvo que abandonar Asunci?n, amenazado por la represi?n que el gobierno desataba contra los derrotados en un intento de golpe de Estado, y se estableci? en Buenos Aires, donde sobrevivi? con trabajos muy diversos y dio a conocer buena parte de su obra. Otra dictadura lo oblig? en 1976 a abandonar Argentina para trasladarse a Francia y ense?ar literatura y guaran? en la Universidad de Toulouse le Mirail. En 1982, tras un breve viaje a su pa?s, fue privado de la ciudadan?a paraguaya, y se le concedi? la espa?ola en 1983. En 1989 obtuvo el Premio Cervantes.

El estreno de su pieza teatral La carcajada, en 1930, se?ala el comienzo de su carrera literaria. S?lo o en colaboraci?n, escribir?a despu?s otras piezas, como La residenta y El ni?o del roc?o, fechadas en 1942, o Mientras llegue el d?a, estrenada en 1946, a la vez que trabajaba como administrativo de banca o como periodista para El Pa?s, diario de Asunci?n que le facilitar?a los primeros viajes a Europa. En 1937 ten?a escrita la novela Fulgencio Miranda, nunca publicada, y en 1942 apareci? El ruise?or de la aurora y otros poemas. En 1944 Roa Bastos form? parte del grupo Vy'a Raity (El nido de la alegr?a), decisivo para la renovaci?n de la poes?a y la pl?stica en Paraguay. Con esos antecedentes lleg? a Buenos Aires, donde dio a conocer un nuevo poemario en 1960, El naranjal ardiente (Nocturno paraguayo), pero sobre todo consolid? su condici?n de narrador con los relatos El trueno entre las hojas (1953) y El bald?o (1966), que se acercaron a los problemas sociales y pol?ticos de su pa?s, y con sus novelas Hijo de hombre (1960) y Yo el Supremo (1974), que le permitieron el an?lisis de episodios decisivos de la historia paraguaya, desde la dictadura inicial de Jos? Gaspar Rodr?guez de Francia (1814-1840), de quien se ocup? en la segunda, hasta la guerra del Chaco y los tiempos m?s recientes. Diversas colecciones de relatos conocidos y nuevos completan la producci?n de Roa Bastos: Los pies sobre el agua (1967), Madera quemada (1967), Moriencia (1969), Cuerpo presente y otros cuentos (1971), Antolog?a personal (1980), Contar un cuento y otros relatos (1984). Tambi?n ha dado a conocer una nueva pieza teatral, Yo el Supremo (1985), que aprovecha un episodio de la novela del mismo t?tulo.

En 1992, con ocasi?n del Quinto Centenario del Descubrimiento de Am?rica, dio a conocer Vigilia del Almirante, novela sobre Crist?bal Col?n, iniciando un nuevo periodo de gran creatividad que ya ha dado las novelas El fiscal (1993), Contravida (1994) y Madama Sui (1996). Con ellas Roa Bastos insisti? en la recreaci?n de momentos y personajes de la historia de su pa?s, enriquecidos a veces con ingredientes autobiogr?ficos y, como ya hab?a hecho en obras anteriores, referencias complejas a la condici?n del propio discurso narrativo. Desde los art?culos reunidos en La Inglaterra que yo vi (1946), fruto de su primer viaje a Europa, son numerosos los ensayos que public?. Tambi?n escribi? varios guiones cinematogr?ficos.

Augusto Roa Bastos falleci? el 26 de abril de 2005, a los 87 a?os de edad, en Asunci?n, Paraguay.

Publicado por carmenlobo @ 8:01  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios