Domingo, 13 de noviembre de 2005

Incendios, muerte, violencia, odio, ignorancia y desinformación de masas sobre los suburbios franceses

2005

Juan Pedro Quiñonero

Los incendios, muerte, violencia y disturbios que se han sucedido y continúan sucediéndose en los suburbios franceses, también están dejando al descubierto los estragos de la desinformación y la incomunicación de masas.

Estadísticamente, la presencia de jóvenes musulmanes, creyentes, practicantes o no, es y ha sido insignificante.

Estadísticamente, es destacable la presencia de jóvenes franceses nacidos en la Guadalupe, la Martinica, Isla Mauricio, Senegal u otras ex colonias africanas, de convicciones religiosas inexistentes o poco significativas.

Sobre los respetabilísimos medios internacionales que fueron los primeros en difundir la idea (muy peregrina) de una “revuelta islámica”:

a).- Han metido la pata.
b).- No parecen tener ni idea de lo que están diciendo.
c).- Desconocen profundamente la realidad de cuanto ha ocurrido. Vaya usted a saber que pudiera ocurrir, mañana.

[ .. ]

** SPIEGEL ONLINE: Does Islam have a role to play in the current rioting?

Mucchielli: That is utter nonsense. In the suburbs, local imams have called for a peaceful resolution. We need to move away from the blame game on Islam. Furthermore, these local youths are not ideologically motivated. They are just led by older gang members -- contrary to what Sarkozy claims.

** Tourbillon nihiliste d'une violence sans signification, sans projet, et qui s'enivre de son propre spectacle répercuté, de ville en ville, par les télévisions elles-mêmes fascinées.

** An underclass rebellion

** “Rien ne sépare les enfants d’immigrés du reste de la société”

** “Je brûle, donc j’existe et ça me suffit”

** Les banlieues de nos âmes

** D Cohn-Bendit: "Rubbish, Nonsense,


Francia: esquizofrenia social y terror urbano


Los incendios y violencias suburbanas que se suceden en los suburbios de París y otras grandes ciudades son el reflejo dramático de una crisis global de un modelo social, cultural y escolar: ¿influencia islamista?, ¿odio y rapacidad?, ¿sed de venganza?, ¿nihilismo y desesperación social?...

Todos esos factores están presentes en los 750 guetos urbanos oficialmente repertoriados en París y el resto de Francia.

La “información” de “urgencia” oculta realidades mucho más trágicas y hondas: una Francia convertida en archipiélago de guetos; unos guetos convertidos en campos de cultivo del odio y el antisemitismo; un modelo escolar y social que ha arruinado la idea misma de progreso... consecuencias últimas de veintinco años de demagogias de izquierda (Mitterrand) y derecha (Chirac), precipitando a Francia en una crisis esquizofrénica

De como la utilización de fumigadoras para limpiar la basura humana puede propagar incendios suburbanos


La crisis de los suburbios franceses ha vuelto a confirmar la degradación creciente de los medios de incomunicación de masas, poblados de una peligrosa fauna de talibanes, ayatolas, ignorantes, fanáticos, sectarios y “canalla” de la más diversa especie zoológica.

Repito voluntariamente la palabra “canalla”: está en el origen último de la crisis, utilizada por Nicolas Sarkozy, ministro del interior, para calificar a una cierta “fauna” ----Nico dixit---- que habita en los suburbios franceses y él considera imprescindible “limpiar con fumigadoras”. La utilización reiterada y despreciativa del término “canaille” (chusma, gentuza) para calificar a una parte de la gente joven que malvive en los suburbios provocó pacíficas manifestaciones de protesta, a cara descubierta. Bandas de violentos y delincuentes se sirvieron de tales manifestaciones para comenzar el incendio y pillaje de vehículos y comercios...

A partir de ahí, el mejor análisis que conozco de la crisis lo ha escrito Dominique Moïsi, co director del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI) y lo publica Financial Times en su edición de pago. ¿Cuál es su interpretación?:

“La angustia violenta es el producto de la soledad y la exclusión. Los jóvenes violentos quieren destruir una sociedad de la que han sido excluidos. Económicamente, los apellidos magrebíes les cierran las puertas del mercado del trabajo. Socialmente, viven en guetos, muy alejados de las atracciones y prosperidad del centro de las ciudades. Cultural si no religiosamente, se sienten segregados como musulmanes, sobre todo después del 11-S. Para ellos, destruir es existir. Nadie los escucha, se sienten marginados, y, lo que es peor, se consideran insultados cuando el ministro los trata de gentuza. Repentinamente, son objeto de la atención de los medios internacionales. Que venganza y que terrible y peligrosa ilusión”.

¿Puede la desesperación social y económica ser manipulada por fanáticos religiosos, precipitando en el futuro una escalada de violencias en nombre del Islam, que ya es la segunda religión de Europa?. Vaya usted a saber. De momento, los incendios y violencias no tienen nada que ver con el islamismo, y las organizaciones islamistas franceses, radicales y menos radicales han condenado la violencia en nombre de sus propios principios religiosos.
Hogwash


Tags: Francia; inmigracion

Publicado por carmenlobo @ 23:20  | Psico - Filo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios