Lunes, 28 de marzo de 2005

Podría perfectamente suprimirte de mi vida, no contestar tus llamadas,
no abrirte la puerta de la casa,
no pensarte, no desearte,
no buscarte en ningún lugar común y no volver a verte,
circular por las calles por donde se que no pasas,
eliminar de mi memoria cada instante que hemos compartido,
cada recuerdo de tu recuerdo,
olvidar tu cara hasta ser capaz de no reconocerte,
responder con evasivas cuando me pregunten por ti,
y hacer como si no hubieras existido nunca.
Pero te amo.

DARIO J. AGUDELO


Publicado por carmenlobo @ 18:18  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios