Jueves, 30 de diciembre de 2004
Pol?tica
Roberto Arlt
Buenos Aires 1900-1942



Aspiro a ser diputado, porque aspiro a robar en grande y a 'acomodarme' mejor. Mi finalidad no es salvar al pa?s de la ruina en la que lo han hundido las anteriores administraciones de compinches sinverg?enzas; no se?ores, no es ese mi elemental prop?sito, sino que, ?ntima y ardorosamente, deseo contribuir al saqueo con que se vac?an las arcas del Estado, aspiraci?n noble que ustedes tienen que comprender es la m?s intensa y efectiva que guarda el coraz?n de todo hombre que se presenta a candidato a diputado. ("Discurso que tendr?a ?xito")

***Todos los sinverg?enzas del pasado, el presente y el futuro, tuvieron la mala costumbre de hablar a la gente de su honestidad. Ellos "eran honestos". "Ellos aspiraban a desempe?ar una administraci?n honesta". Hablaron tanto de honestidad, que no hab?a pulgada cuadrada en el suelo donde se quisiera escupir que no se escupiera de paso a la honestidad. La palabra honestidad ha estado y est? en la boca de cualquier atorrante que se para en el primer guardacant?n y exclama que "el pa?s necesita gente honesta". .....En definitiva, sobre el pa?s se ha desatado tal catarata de honestidad, que ya no se encuentra un solo pillo aut?ntico.
("Enternecimiento")

***Si usted quiere ser diputado, no hable a favor de las remolachas, del petr?leo, del trigo, del impuesto a la renta; no hable de fidelidad a la Constituci?n, al pa?s; no hable de defensa del obrero, del empleado, y del ni?o. No; si usted quiere ser diputado, exclame por todas partes:
- Soy ladr?n, he robado...he robado todo lo que he podido y siempre.-("?Quiere usted ser diputado?")

***No hay repartici?n de nuestro gobierno donde no prospere el enfermo profesional, el hombre que trabaja durante dos meses en el a?o, y el resto se lo pasa en su casa... Y decimos burocr?tico porque estos enfermos profesionales solo existen en las reparticiones nacionales. Las oficinas particulares ignoran en absoluto la vida de este ente metaf?sico que no termina de morirse a pesar de todos los pron?sticos de los entendidos...("El enfermo profesional")

*** --Hay que buscar y encontrar algo que parezca verdad -me dice el malandrino que es candidato a diputado por un partido-. Hay que buscar y encontrar algo que los deje groguis a todos los giles que en este pa?s creen en la democracia........... Y hoy los giles piden algo m?s que un plato de lentejas para votar. Decime vos, con qu? lo engrupis a ese electorado. Ah? est? el problema......... Todo crimen pol?tico puede ser cometido siempre que se tenga la astucia de rodearlo de legalidad y chicana jur?dica... M?s a?n, te voy a contar una an?cdota: Cierto diputado me dec?a una vez: "Si votando una guerra en la cual la Argentina se viera mezclada, yo ganara un mill?n de pesos, votaba esa guerra"...
Aqu? lo que hace falta es una concepci?n pol?tica que tenga apariencia de democracia y que no lo sea, que responda a todos los deseos y a ninguno, que est? contra todos y con todos. ("?C?mo enga?ar al electorado?")

*** -Sab?s que te pas?s de c?nico...

Mi gran hombre da un pu?etazo en la mesa, y luego: -?Pod?s decirme vos que tiene que ver la verg?enza, la decencia, la honestidad, el pudor, los buenos sentimientos con la pol?tica? ?Quer?s explicarme y dejarte de decir macanas? Cuando entr?s a una zapater?a no es para hacerte un traje sino un par de botines, ?no?. Bueno, cuando vas a lo de un pol?tico no es a comprar decencia, ni honestidad ni ninguna de esas pavadas...Somos francos, vive Dios, yo no pido goller?as. Pido robar, robar honradamente como cualquier hijo de vecino. ?Es eso pecado?. No....Vamos muertos porque falta una gran mentira con que mover la masa ciudadana. El que la encuentre, cr?alo, el que encuentre la gran mentira podr? llegar hasta ser Presidente de la Rep?blica. ("El c?nico")

Roberto Arlt

Hijo de un inmigrante prusiano y una italiana, Roberto Godofredo Christophersen Arlt naci? en Buenos Aires, en el barrio de Flores, el 2 de abril de 1900.
Public? El juguete rabioso, su primer novela, en 1926. Por entonces comenzaba tambi?n a escribir para los diarios Cr?tica y El mundo. Sus columnas diarias Aguafuertes porte?as, aparecieron de 1928 a 1935 y fueron despu?s recopiladas en el libro del mismo nombre. Se divert?a contando de sus amistades con rufianes, falsificadores y pistoleros, de las que saldr?an muchos de sus personajes. Las Aguafuertes se convirtieron con el tiempo en uno de los cl?sicos de la literatura argentina.


Al mismo tiempo de su actividad como escritor, Arlt busc? constantemente hacerse rico como inventor, con singular fracaso. Form? una sociedad, ARNA (por Arlt y Naccaratti) y con el poco dinero que el actor Pascual Naccaratti pudo aportar instal? un peque?o laboratorio qu?mico en Lan?s. Lleg? incluso a patentar unas medias reforzadas con caucho, que no fueron comercializadas, y al decir de un amigo, "parecen botas de bombero".


En 1935, viaj? a Espa?a y ?frica enviado por El Mundo, de donde salen sus Aguafuertes Espa?olas. Pero salvo este viaje y alguna escapada a Chile y Brasil, permaneci? en la ciudad de Buenos Aires, tanto en la vida real como en sus novelas, Los siete locos y su continuaci?n, Los lanzallamas.


Muri? de un ataque card?aco en Buenos Aires, el 26 de julio de 1942.


Publicado por carmenlobo @ 19:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios