Mi?rcoles, 29 de diciembre de 2004
Sergio Valdivia


Muchos estudiantes se acercan a mi consulta pidiendo desarrollar m?s concentraci?n y memoria. No saben c?mo resolver la situaci?n que se produce al haber estudiado muchas veces una materia, estar seguros que la dominan, para luego lograr un pobre rendimiento en los ex?menes. M?nica me dice: ?por m?s que estudio, no logro acertar a la alternativa correcta en la pregunta que me hacen?.

En un grupo de estudios pido que intenten argumentar sobre un concepto. La mayor?a responde con opiniones o definiciones. Pero no dan razones para defender la idea propuesta.

Patricia y Enrique se quieren. Est?n casados y sienten que no pueden vivir uno sin el otro. Sin embargo, casi cualquier intercambio de ideas termina en una pelea. Aunque hasta ahora siempre ha habido reconciliaciones, temen que esto termine por arruinar su matrimonio.

Muchas veces atiendo consultas y orientaciones sobre situaciones como estas. ?Qu? tienen en com?n? Respuesta: no han aprendido a escuchar correctamente. O?r no es lo mismo que escuchar, leer no es lo mismo que comprender, mirar no es lo mismo que observar.

Un estudiante piensa que responde en forma correcta, porque lo que est? escribiendo o eligiendo corresponde a lo que estudi?. En realidad, est? bien lo que ha respondido. El ?nico problema es que le preguntaron otra cosa. No dedic? la atenci?n y concentraci?n necesaria para comprender primero lo que se le est? pidiendo. Sus pensamientos se mezclaron con sus opiniones, sin detenerse en los hechos objetivos. La pregunta, es un hecho concreto desde el cual hay que partir.

Para llegar a argumentaciones correctas, primero hay que entender la premisa sobre la cual se discute. Para que una relaci?n de pareja sea productiva, ambos deben aprender a escucharse, a esforzarse por entender lo que el otro dice. Hay que evitar suponer o prejuzgar. Antes de suponer una intenci?n en el otro, pregunta si es as? como t? lo est?s percibiendo.

Una de las causas m?s frecuentas de las discusiones en el hogar, escuela o lugar de trabajo, tiene su origen en suposiciones y no en hechos. Separa los hechos de las opiniones y con toda seguridad tu vida ser? m?s feliz, m?s productiva, m?s armoniosa y m?s f?cil. Es una aplicaci?n pr?ctica del amor por el otro.


Publicado por carmenlobo @ 19:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios