Mi?rcoles, 29 de diciembre de 2004
Alguien

Fernando Silva dirige el hospital de ni?os, en Managua.

En v?speras de Navidad, se qued? trabajando hasta muy tarde. Ya estaban sonando los cohetes y empezaban los fuegos artificiales a iluminar el cielo, cuando Fernando decidi? marcharse. En su casa lo esperaban para festejar.

Hizo un ?ltimo recorrido por las salas, viendo si todo quedaba en orden, y en eso estaba cuando sinti? que unos pasos lo segu?an. Unos pasos de algod?n: se volvi? y descubri? que uno de los enfermitos le andaba atr?s. En la penumbra, lo reconoci?. Era un ni?o que estaba solo. Fernando reconoci? su cara ya marcada por la muerte y esos ojos que ped?an disculpas o quiz? ped?an permiso.

Fernando se acerc? y el ni?o le roz? con la mano:

?Decile a ... ?susurr? el ni?o? Decile a alguien que yo estoy aqu?...


Hermoso relato de Eduardo Galeano


Publicado por carmenlobo @ 19:16  | Galeano, Eduardo
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Walter_Carrillo
Martes, 04 de enero de 2005 | 1:19
El relato es hermoso. Lei a Galeano sobre todo "Las venas abiertas de Am?rica Latina" en mi ?poca de estudiante universitario y no hab?a leido un relato como este que nos demuestra la soledad, la esperanza o la desesperanza de un ni?o