Viernes, 10 de diciembre de 2004
La col de Tamerl?n
Jos? Carlos G? Fajardo


?Es preciso relativizar la propia forma de vida para legitimar las exigencias de otras formas de existencia: no proyectar como universal la propia identidad, no marginar lo que se desv?a de esta ?ltima; facilitar un aumento incesante de la tolerancia?.


Esta sugerente reflexi?n del fil?sofo alem?n, J?rgen Habermas, me ha tra?do a la memoria lo que sucedi? durante una cena en palacio a la que el poderoso rey mogol Tamerl?n invit? al sabio Maestro Hodja. Para la ocasi?n, el cocinero real, entre otros platos, hab?a preparado uno a base de col.

Terminada la cena, Tamerl?n pregunt? a Hodja:

? ?Le gust? la col?
? Estaba exquisita, Majestad.
? A m? me pareci? horrible, dijo Tamerl?n.
? Tiene raz?n, agreg? Hodja, estaba demasiado blanda.
? Pero, Maestro, acabas de decirme que te pareci? exquisita, ?observ? Tamerl?n.
? S?, pero estoy al servicio de Su Majestad, no de la col, ?replic? Hodja llevando su vaso de vino a los labios que celaban una sonrisa .

Esto sucedi? hace casi mil a?os. La gente todav?a busca opini?n y consejo, no s?lo preguntando a los sabios sino en libros y en Internet. Pocas de estas fuentes son tan honestas como Hodja en admitir a qui?n sirven y de qui?nes son las opiniones que expresan. En lugar de eso, se llenan la boca con una pretendida ?objetividad?.

Hasta en la selecci?n misma de un tema sobre el que se va a hablar o a escribir se manifiesta una subjetividad.

En lugar de expresar lo que gusta o no gusta a quienes est?n en el poder, la actitud radical de nuestra vida puede elegir la afirmaci?n y la defensa de la vida, de la libertad y del derecho a la b?squeda de la felicidad.

Sobre todo, en la opci?n preferencial por los m?s pobres, por los marginados, por los que no son nadie a los ojos del mundo y, sin embargo, lo son todo en el sentido radical de la existencia. Como una flor, como el murmullo del agua o el vuelo de las ?guilas sobre las monta?as.

Como t? mismo que cada ma?ana puedes decir ?!Yo s? qui?n soy!?





Publicado por carmenlobo @ 14:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios